Selecciona Edición
Iniciar sesión

Ataques en Internet a las empresas que marginan a Wikileaks

Organizaciones de internautas boicotean en oleadas los portales de MasterCard, Paypal, Amazon y de otras webs que niegan sus servicios a Julian Assange

La red se revoluciona. Si los poderosos intentan ahogar a Wikileaks, los internautas acuden en su rescate. La encarcelación de Julian Assange y el progresivo estrangulamiento de la web de las filtraciones ha desencadenado en los últimos días un movimiento de respuesta en Internet, que tira de sus mejores armas para bloquear a los que han seguido las consignas y la presión de la Administración estadounidense. El ataque de los últimos días, que este miércoles se intensificó, tiene un nombre: Operación Payback (Venganza). Aunque, de momento, las únicas web que han logrado bloquear son la de la fiscalía sueca. También atacaron momentáneamente Visa y a la página de la ex gobenadora de Alaska, Sarah Palin, según confirmó ella misma a la cadena ABC, que acusó de la acción a los seguidores de Assange.

El grupo Anonymous se postula como adalid de esta megaoperación que ha pillado por sorpresa a los grandes. Este miércoles, este grupo que cuenta con activistas en todo el mundo, desde Austria a Sierra Leona, se ha responsabilizado del ataque a PostFinance, el banco suizo que congeló las cuentas de Assange, y del que sufrió la empresa PayPal, que también canceló los servicios de transferencias monetarias que prestaba a Wikileaks. Anonymous es la misma organización que hace unos meses bloqueó la página de la Sociedad General de Autores (SGAE) y del Ministerio de Cultura español. En el foro de Anonymous se ha reclamado ahora la incorporación de más voluntarios. En el chat de Anonops.net, activistas de varias nacionalidades reclamaban la necesidad de contar con al menos 5.000 voluntarios para tumbar del todo a Paypal.

Los objetivos del ataque han sido las organizaciones que en los últimos días han cortado el grifo a Wikileaks: el gigante MasterCard, el servicio de pago online Paypal, que interrumpió el flujo de donaciones a la web comandada por Assange; Amazon, que retiró el alojamiento web a Wikileaks esta misma semana, y PostFinance, que cerró la cuenta de Assange alegando que había proporcionado información falsa sobre su lugar de residencia.

Contra la fiscalía sueca

Los ataques se han producido contra la fiscalía sueca y contra el abogado de Miss A. y Miss W., las mujeres que han presentado denuncia contra Assange por varios delitos sexuales. "Bueno, no sé si hay una conexión entre el ataque a nuestro sitio web y Wikileaks, pero supongo que sí", ha declarado el abogado Claes Borgstrom.

Anonymous ha mandado este mensaje vía Twitter: "Nos satisface informarles de que MasterCard está caída y está confirmado", ha informado la cadena de televisión británica BBC. Poco después, su cuenta, en la que enlazaban con una página en la que se revelaban datos bancarios, ha sido suspendida. El grupo, no obstante, no ha tardado en abrir otra. El grupo está vinculado al foro 4chan, uno de los más destacados de Internet, informa Efe.

MasterCard no ha tardado en comunicar que el alcance no ha producido ningún impacto en las transacciones con tarjetas de crédito de la compañía y ha asegurado que su página funcionaba con normalidad. "MasterCard está sufriendo un intenso tráfico en su página corporativa externa, MasterCard.com, pero sigue siendo accesible", ha explicado un portavoz de la empresa, Doyel Maitra, en declaraciones a la BBC. En varios momentos del día se pudo comprobar que la página no funcionaba.

Un portavoz de PostFinance, Marc Andrey, ha señalado que la empresa atribuye el ataque a "amigos de Wikileaks". Empezó a notar sus efectos el lunes por la mañana.

La fiscalía sueca también ha sentido los efectos del ataque pirata. "Por supuesto, es fácil pensar que tiene relación con Wikileaks, pero no lo podemos confirmar", ha explicado el editor de la web de la fiscalía, Fredrik Berg, en declaraciones a Reuters.

Anonymus confirma la autoría

La web de la fiscalía (www.aklagare.se) ha permanecido caída durante varios intervalos a lo largo del martes y del miércoles. Ha sido víctima de los llamados ataques distribuidos de negación de servicio (DDoS), que se ejecutan mediante redes de ordenadores cautivos que colapsan los servidores de las webs atacadas.

Anonymous ha confirmado la autoría de los ataques: "En respuesta a la detención de Julian Assange, Anonymous ha tumbado PostFinance.ch, que ha cancelado la cuenta bancaria de Wikileaks, utilizando un ataque de negación de servicio (DDoS). Posteriormente, Anonymous ha atacado http://www.aklagare.se, la oficina de la fiscalía sueca, también empleando un ataque DDoS, y tumbó el sitio 10 segundos después del inicio del ataque", explicó el grupo.

El activista Gregg Housh ha declarado en una entrevista telefónica a The New York Times que el ataque había contado con la participación de 1.500 activistas de distintos foros y chats como Anonops.net. Housh ha afirmado que este movimiento considera que Assange es un "preso político". De hecho vinculan la detención de Assange como sospechoso de varios delitos sexuales al estrangulamiento que ha sufrido Wikileaks en los últimos días con la retirada de Amazon, Mastercard y Paypal. Para ellos, son hechos íntimamente ligados y todos forman parte de una misma operación.

Por su parte, Kristinn Hrafnsson, portavoz de Wikileaks, ha comunicado en Twitter poco después de la detención del líder de la organización que los ataques no sofocarán a la organización ni evitarán que siga liberando cables: "No seremos amordazados, ni por la acción judicial, ni por la censura de la empresas", en alusión a las acciones de Visa, Masterdcard, Paypal y Amazon.

Comenta esta noticia en la red social de EL PAÍS | La mayor filtración de la historia | Preguntas y respuestas | Ir al especial