Los países de la UE adelantan a EE UU los temas del Consejo de Exteriores

Diplomáticos de los Estados miembros informan de los debates programados

GUILLERMO ALTARES Madrid 14 DIC 2010 - 19:34 CET

Los despachos diplomáticos muestran que estos intercambios de información se producen antes de todos los consejos. Esto es, por ejemplo, lo que ocurrió antes de una reunión que se celebró en Luxemburgo el 26 y 27 de octubre, bajo la presidencia sueca de la Unión. El 23 de octubre de 2009, un diplomático español mantuvo un encuentro con un consejero político de la Embajada, para explicarle los temas que estarían sobre la mesa en el Consejo de Ministros. "Indicó que la agenda del GAERC sigue creciendo y que ahora cubre los Balcanes, Irán, Pakistán, Afganistán, el proceso de paz en Oriente Próximo, Sri Lanka, Guinea, Uzbekistán, Moldavia, Indonesia, Sahel y la región de los Grandes Lagos".

"Confirmó que Irán estará sobre la mesa el 26 de octubre en la cena de ministros y recordó que España apoya la aproximación en dos niveles. Dijo que la UE trabajará para encontrar un consenso en el paquete de sanciones, pero que España apoyará el paquete solo si las negociaciones no producen resultados", señala el apartado referido a las negociaciones en torno al programa nuclear de Teherán. "Afganistán: el Gobierno español encuentra que es prematuro plantear consideraciones sobre el proceso electoral, que todavía no ha terminado, y que cualquier plan que vaya más allá solo complicará la situación".

El mismo día, en París, tuvo lugar un encuentro idéntico entre un diplomático francés y un consejero político de la Embajada de EE UU, también sobre el GAERC de finales de octubre. El diplomático francés "explicó que gran parte de la cena del 26 de octubre estará dedicada a discutir sobre Irán e incluirá un informe del ministro de Exteriores francés sobre las negociaciones en Viena para alcanzar un acuerdo sobre el enriquecimiento de uranio, cuyo resultado debería ser conocido entonces. Dijo que Francia era optimista, con cautela, sobre ese particular momento de las negociaciones y que Kouchner iba a instar a sus socios europeos a recapitular sobre el estado las negociaciones 'hasta el final del año' con la idea de imponer sanciones más duras, incluso con la ausencia de una resolución de la ONU".

Unos días antes, el 15 de octubre de 2009, se produjo una reunión idéntica en Estocolmo con un funcionario de Exteriores de Suecia, país que en esos momentos ocupaba la presidencia de la Unión. "Irán: la cena del lunes estará centrada en asuntos de no proliferación y tal vez políticos y de derechos humanos. A petición sueca, el secretario del Consejo está trabajando en una auditoría de las sanciones adoptadas hasta ahora. Algunos estados miembros observan esto como el primer paso para renovar las sanciones, pero señaló que ministro de Exteriores Bildt ha explicado que esto no es así".

En Atenas, Berlín, Bratislava, Budapest, Copenhague, Dublín, Nicosia, Tallín, Varsovia, o Vilna se celebraron encuentros similares, aunque no todas las entrevistas se centraron en los mismos temas. Por ejemplo, en la reunión con un representante del Ministerio alemán de Exteriores apenas se habla de Irán, mientras que en el despacho fechado en Bratislava se cita de pasada y en la nota sobre la agenda del GAERC de Vilna ni siquiera se menciona. Sólo se habla de Afganistán, Pakistán, los Balcanes y Oriente Próximo, los mismos asuntos que se analizaron en Dublín y en Budapest.

Con el Ministerio de Exteriores austriaco tampoco se habla de las posibles sanciones a Teherán pero sí se trata, por ejemplo, el hecho de que se haya quitado de la agenda el acuerdo de asociación UE-Siria.

En la entrevista con los diplomáticos estonios el tema iraní es tratado a fondo ("Irán debe probar al mundo que su programa nuclear es pacífico y cumplir los requerimientos del OIEA y de Naciones Unidas", asegura el cable), mientras que en Atenas se despacha con una frase dentro del mismo apartado dedicado a Afganistán y Pakistán: "La posición griega no ha cambiado, prefiriendo las sanciones", una postura bastante similar a la que expresa el Ministerio de Exteriores polaco.

En el caso de Dinamarca, el diplomático adelanta incluso las posibles posiciones de otros socios, entre ellos España. "El GAERC de septiembre decidió encargar un análisis de las posibles sanciones y posible eficacia teniendo en cuanto el hecho de que Irán está descendiendo mucho sus intercambios comerciales con Europa. Este análisis no se está realizando tan rápido como Dinamarca quiere. El ministro de Exteriores Per Stieg Moeller urgirá la necesidad de completarlo y discutirlo antes de diciembre. Confesó que España, Bélgica, Grecia y Suecia (la presidencia de la UE) son poco dispuestos a ello. Y citó expresamente al ministro de Exteriores sueco Bildt porque tiene dudas sobre la eficacia de las sanciones".

Puedes contactar en Eskup con el autor de esta información, Guillermo Altares | Comenta esta noticia en la red social de EL PAÍS | La mayor filtración de la historia | Preguntas y respuestas | Ir al especial

Otras noticias

Buscador de cables

Ver todos los documentos »

De izquierda a derecha, los ministros de asuntos exterior des Hungría, Eslovenia, Austria y Lituania, durante una reunión antes del Consejo de Asuntos Exteriores. / AFP

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana