Castro rechazó ser operado tras la primera hemorragia en un avión

Los cables reconstruyen el secreto mejor guardado de Cuba: la enfermedad que alejó a Fidel del poder.- El dirigente rechazó un tipo de cirugía intestinal que limitaba su actividad pública

JUAN JESÚS AZNÁREZ Madrid 15 DIC 2010 - 22:18 CET

La hemorragia intestinal que hace cuatro años puso a Fidel Castro al borde de la muerte se produjo a bordo de un avión que cubría la ruta entre Holguín y La Habana, distantes 734 kilómetros, sin médico a bordo, por lo que la nave debió aterrizar para el urgente ingreso hospitalario del paciente, de acuerdo con un informe médico cubano asumido como creíble por la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana y transmitido al Departamento de Estado . Las circunstancias y características de la enfermedad de Castro, de 84 años, originada en el intestino grueso, son un secreto de Estado desde el mismo día en que fueron movilizados los mejores médicos de Cuba y, cuatro meses después, viajara a la isla el español José Luis García Sabrido, jefe de Cirugía del hospital Gregorio Marañón de Madrid, para reconsiderar el tratamiento. Durante meses, corresponsales, diplomáticos y servicios de inteligencia se movilizaron para acumular toda la información posible sobre el caso, y, en ocasiones, la disparidad de los datos recibidos fue notable.

El 14 de marzo de 2007, la Sección de Intereses recibió un informe que describe el agravamiento de la salud de Fidel Castro en base a la documentación aportada por una persona que supuestamente tuvo acceso al contenido del historial clínico: "Castro atraviesa un estado terminal y sufrirá un inevitable deterioro de sus facultades mentales hasta el momento de su muerte. Pero no va a morir inmediatamente", escribe Michael Parmly, el entonces jefe de la misión diplomática, que contrapone el informe recibido a los comunicados públicos de destacadas figuras del Partido Comunista Cubano (PCC) sobre el regreso a la vida pública de Castro. "Creemos que un regreso definitivo es improbable, pero Fidel Castro es ahora más una presencia entre bastidores, e incluso sobre el escenario, que lo que fue hace varios meses".

Apenas se han filtrado datos oficiales y precisos sobre la crisis que derrumbó al jefe de la revolución cubana, enchufado durante meses a sondas, ingresado durante dos años en una dependencia del Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas (CIMEQ) y trasladado hace uno, aproximadamente, a la vivienda familiar, donde desarrolla una vida bastante activa. Algunas de las intervenciones quirúrgicas practicadas para atajar sus graves lesiones estomacales fallaron, al igual que la primera estrategia hacia la rehabilitación del enfermo, cuya convalecencia ha sido complicada, y sujeta a sobresaltos y puntual vigilancia médica. Otros cables de la misión diplomática mencionan la enfermedad de Fidel Castro, aventuran escenarios políticos y comentan las ausencias y presencias de Castro, pero ninguna aborda su situación clínica porque no disponen de información para hacerlo.

El informe médico despachado a Washington por la Sección de Intereses fue redactado con la entrevista efectuada por la persona que proporcionó el informe. El cable nada dice sobre las fuentes informativas de esta persona para redactarlo, aunque a juzgar por su contenido parece haber tenido acceso a algunos elementos relevantes. Así arranca el informe médico: "La enfermedad comenzó en el avión de Holguín a La Habana (nota: después de un día de intensas actividades, el 26 de julio del 2006. Fin de la nota)". Al ser un vuelo corto y no haber médico a bordo tuvieron que aterrizar urgentemente al detectarse la hemorragia. Le fue diagnosticada diverticulitis de colon, que consiste en la inflamación de los divertículos, protuberancias en el tramo final del intestino, que en el caso de Fidel Castro le causaron una gran hemorragia.

Perforación del intestino grueso

Presentaba una perforación en el intestino grueso y necesitaba una colostomía, una abertura en la parte exterior del abdomen para eliminar los productos de desecho hasta que sane el colon o se le efectúe otra cirugía para sustituir el ano, "a la que (Castro) se opuso, diciendo que debían cortar la parte infectada y empalmar el intestino al colón. El doctor (Eugenio) Selman, jefe del equipo, estuvo de acuerdo, pero el resto de médicos se opuso. Fidel, caprichosamente, se opuso", prosigue el informe. "Con el paso del tiempo, y al haberse infectado el colon, la operación falló y la parte empalmada se separó. Tuvieron que operarle de nuevo, pero se toparon con una fístula (una conexión anormal entre dos órganos), cuya existencia desconocían".

El informe recogido por la legación diplomática de EE UU agrega que normalmente una fístula bloquea la digestión de la comida, con lo que Fidel Castro perdió cerca de 18 kilos y hubo de ser alimentado con suero "y utilizaron un aparato fabricado en Corea para tratar la fístula, aunque sin mucho éxito". Fue entonces cuando fue llamado el médico español José Luis García Sabrido, quien descartó la existencia de un cáncer, "y dijo que el equipo cubano había hecho lo que creyó conveniente pero que lo correcto hubiera sido una colostomía", según se indica en el cable del jefe de la Sección de Intereses. "En ese momento, se procedió a la retirada del doctor Selman del equipo, quien ahora trabaja en un empleo de menor categoría en algún lugar". A la edad de Fidel Castro la enfermedad no es curable, según el informe, y no le permitirá volver a la cúspide del mando activo en Cuba. "No morirá inmediatamente, pero progresivamente perderá sus facultades y se debilitará más hasta que sobrevenga el fallecimiento".

La Sección de Intereses efectúa sus propias valoraciones: "El informe es consistente con nuestra propia evaluación de que probablemente Fidel Castro casi se muere en julio y octubre de 2006 (...) nos faltan demasiadas variables para predecir cuantos meses más vivirá Fidel Castro. Francamente, ni el propio Castro puede determinarlo. Sin embargo, mientras siga vivo, incluso discapacitado, su presencia tiene un escalofriante y retardador efecto en la sociedad cubana. Las altas expectativas por el cambio están ahí, pero se asocian fundamentalmente a la idea de que el dictador tiene que morir para que algún cambio sustancial se produzca". "¿Qué pasará cuando él muera?", titula otro despacho, que tampoco prevé un escenario de convulsiones sociales, ni alteraciones en cuestiones de seguridad nacional, y que anticipa que el Gobierno cubano mostrará su mejor cara, tanto interna como internacionalmente. Y se pondrá especial cuidado en "asegurar que la sociedad cubana entienda que Raúl y el resto del Gobierno permanecen al mando". La Sección de Intereses "ha revisado sus procedimientos ante la muerte de Fidel y está preparada para afrontar potenciales contingencias".

Un año después de la crisis intestinal sufrida por Castro, otro telegrama de la misión diplomática alude a la muerte de Vilma Spin, esposa de Raúl Castro, el 18 de junio de 2007, para indicar que el actual hombre al mando de Cuba "siempre tuvo fama de ser un hombre de familia. Él y Vilma Spin fueron mucho más que Fidel y cualquiera de sus parejas. Algunas informaciones indican que cuando Fidel Castro cayó incapacitado, Raúl Castro sufrió una depresión , causada por la paralela enfermedad terminal de su hermano y de su esposa, y más a causa de (la pérdida) de su esposa que por su hermano".

Comenta esta noticia en Eskup | La mayor filtración de la historia | Preguntas y respuestas | Ir al especial

Otras noticias

Buscador de cables

Ver todos los documentos »

Fidel Castro posa con un ejemplar del diario Granma, tras ser operado del estómago en Cuba en 2006. / AFP

El Gordo

13437

2º Premio

92845

3º Premio

07637

4º Premio

  • 07617
  • 67009

5º Premio

  • 46984
  • 32306
  • 98538
  • 74012
  • 91363
  • 60090
  • 67924
  • 52028

Comprueba tu número

Buscador provisional. Sorteo terminado

Patrocinio

OpenbankAdvertisement

Últimas noticias

Ver todo el día

Alexander Mora, un campesino que anhelaba ser maestro

El joven es el único de los 43 estudiantes desaparecidos cuyos restos fueron identificados

Hablan los sonidos, suenan las palabras en el universo del 'lied'

El barítono Christian Gerhaher y el pianista Gerold Huber interpretan a Schubert, Schumann y Mahler, la pureza artística del universo del 'lied'

El Papa advierte de las 15 enfermedades que golpean la Curia

Francisco pide a la jerarquía católica autocrítica sobre "el complejo de los elegidos", la mundanidad, el exhibicionismo y la vanagloria

El FMI socavó el sistema de salud de los países castigados por el ébola

Los recortes impuestos debilitaron la capacidad de respuesta de los estados afectados, según un análisis de las políticas de austeridad aplicadas en la zona

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana