Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una fuerte tormenta de nieve y viento paraliza la costa este de EE UU

Comienzan a reabrir a medianoche del lunes los aeropuertos de Nueva York, donde se ha emitido una alerta por ventiscas. - La nieve impide a los 'brokers' llegar a Wall Street

Estados Unidos está en alerta con motivo de la gran tormenta que entró ayer por el este del país y que está impactando hoy con toda su fuerza. Las autoridades decretaron el estado de emergencia durante la tarde del lunes (noche en España) y los tres principales aeopuertos de Nueva York (JFK, Newark y La Guardia) se vieron obligados a cerrar durante unas horas, según informa el organismo nacional de control el tráfico aéreo.

La Guardia y JFK reabrieron a las cinco y seis de la tarde de la tarde respectivamente (10 y 11 de la noche en España). Además, las condiciones meteorológicas han obligado a suspender cerca de 1.500 vuelos en la costa este, impidiendo a millones de pasajeros regresar a sus casas tras las vacaciones de Navidad. Según datos de AENA a las 14.44 de hoy, también se habían cancelado 14 vuelos entre aeropuertos españoles y estadounidenses de las 33 operaciones que había programadas durante la jornada entre ambos países. De las cancelaciones, nueve correspondían a Madrid (cuatro salidas y seis llegadas) y los otros cinco a Barcelona (dos salidas y tres llegadas).

Las nevadas están azotando con especial virulencia la ciudad de Nueva York, donde antes del cierre del JFK se habían cancelado ya más de un millar de vuelos en este aeropuerto y en el de La Guardia. El Servicio Meteorológico Nacional ha señalado que las condiciones para viajar son "extremadamente peligrosas" debido a la nieve y a los vientos de hasta 70 kilómetros por hora que se esperan hoy. Además, ha advertido que es posible que se produzcan "cortes de electricidad debido a la intensidad de la tormenta, ya que los fuertes vientos y el peso de la nieve pueden tumbar algunas líneas".

La combinación de viento y nieve ha llevado a la Oficina Federal de Gestión de Emergencias a decretar el estado de alerta en el área de la mayor ciudad estadounidense por ventiscas de nieve. "Los neoyorquinos deben mantenerse fuera de las carreteras. Hay que quitar la nieve y retirar los vehículos abandonados para que los servicios de seguridad pública puedan atender las emergencias", ha advertido el organismo. La alerta se mantuvo hasta las seis de la tarde (medianoche, hora peninsular española). A esa misma hora reinició su actividad el aeropuerto JFK, mientras que el de La Guardia tenía una pista operativa dos horas antes.

La nieve ahoga Wall Street

La propia Bolsa vivió ayer una jornada de reducidos movimientos a causa del temporal. En la Bolsa de Valores de Nueva York (NYSE) el volumen de contratación fue inferior a los 2.000 millones de acciones, cuando la media diaria de este año ha rondado los 4.800 millones de títulos.

Si ya se preveía que la jornada fuera tranquila en el parqué a causa de la temporada navideña, la tormenta de nieve impidió además a muchos brokers acercarse hasta los mercados neoyorquinos, que sin embargo mantuvieron el horario normal.

Pero Nueva York no es ni mucho menos la única ciudad que se ha visto afectada. El temporal afecta a la mayor parte de la costa este de Estados Unidos, por lo que las principales aerolíneas del país han anunciado numerosas cancelaciones en varios de estos destinos. American Airlines ha suspendido 393 vuelos, la mayoría entre Washington y Boston; Continental Airlines, unos 265, y Delta Airlines ha anulado cerca de 850, según portavoces de estas compañías.

Millones de viajeros permanecen varados en los aeropuertos y también en las carreteras del país, donde la situación también se ha complicado en una de las jornadas más intensas de traslados que se viven a lo largo de todo el año en Estados Unidos, ya que corresponde a la vuelta a casa tras las vacaciones de Navidad.

En la ciudad de Washington, más de 200 camiones con sal y vehículos quitanieves han salido a las carreteras para hacer frente a los cerca de 20 centímetros de nieve que se esperan este lunes. Y en Boston se esperan nevadas de hasta 50 centímetros durante este lunes. En Filadelfia, el alcalde Michael Nutter recomendó ayer a los ciudadanos quedarse hoy en sus casas. "La tormenta llegará en breve. Y cuando lo haga, golpeará fuertemente", explicó en rueda de prensa este domingo. En esta misma ciudad, la Liga de Nacional de Fútbol Americano (NFL) decidió aplazar hasta el martes el partido previsto para este domingo entre los Filadelfia Eagles y los Minnesota Vikings.

La tormenta viaja en dirección noroeste. Los Estados de Maryland y Virginia ya han declarado también el estado de emergencia. "Estamos recomendado la máxima prudencia en los viajes. Intenten llegar a casa pronto y si no tienen que viajar es preferible no hacerlo", explicó Bob McDonnell, gobernador de Virginia.

El Servicio Meteorológico prevé que la tormenta todavía se sentirá a lo largo de toda esta semana, con rachas de viento superiores a los 60 kilómetros por hora y acumulaciones de hasta 20 centímetros de nieve. Por ello, los gobernadores de los estados de Virginia, Maryland y Massachuetts y los alcaldes de Filadelphia, Boston, Providence, Portland, Maine y Nueva York han activado sus respectivos planes de emergencia.