El Pentágono presionó a Turquía para que aceptara el escudo antimisiles

El Gobierno de Erdogan se ha resistido a instalar un radar clave para el sistema defensivo.- Ankara exigió a EE UU garantías para no enfrentarse con Irán

JUAN CARLOS SANZ Madrid 30 DIC 2010 - 20:46 CET

Estados Unidos necesita imperiosamente instalar en Turquía un sistema de radar y otros equipos de lanzamiento del escudo de defensa anunciado en septiembre de 2009 por el presidente Barack Obama, que sustituye al polémico proyecto antimisiles de George Bush. El Gobierno de Ankara solo se ha mostrado dispuesto a aceptarlo si había consenso en el marco de la OTAN, lo que finalmente se produjo en la cumbre de Lisboa del pasado noviembre. La presión del Departamento de Estado y el Pentágono para que el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, autorice el escudo se intensificó al inicio de 2010, en plena crisis interna entre el Ejecutivo islamista y el Ejército turco.

Ankara tampoco ha querido enfrentarse con Teherán, su principal proveedor de energía (36% de su petróleo, 11% del gas natural). Por eso impuso en la última cumbre de la OTAN que no figurara en el acuerdo ninguna mención a Irán, a pesar de que sus misiles representan la principal amenaza para los miembros de la Alianza.

Según reconoce la Embajada de EE UU en Ankara, a Erdogan le preocupa que la implicación turca en el sistema antimisiles sea vista por Teherán como una medida de protección para Israel ante un eventual contraataque iraní.

Los lazos entre Ankara y Teherán

"Los máximos responsables civiles y militares turcos parecen haber llegado a la conclusión de que una operación militar contra Irán puede ser más perjudicial para los intereses de Turquía que [la eventualidad de] un Irán dotado de armas nucleares", informa el embajador en Ankara al secretario de Defensa, Robert Gates, antes de su visita a Ankara del 6 de febrero de 2010.

Cuando Hillary Clinton alertó en septiembre de 2009 a las principales embajadas del planeta de que el presidente Barack Obama iba a anunciar el sistema de defensa antimisiles (cable 225980) justificó la decisión precisamente en "la amenaza de los misiles balísticos de Irán, que se ha desarrollado más rápidamente de lo esperado" y en que "cientos de misiles [iraníes] pueden amenazar a países vecinos en Oriente Próximo, Turquía y el Cáucaso".

La Embajada de EE UU en Ankara describe en un informe secreto (cable 235183) la tensa reunión de 40 minutos de duración mantenida el 12 de noviembre de 2009 entre el ministro de Exteriores turco, Ahmet Davutoglu, y el secretario de Estado adjunto Philip H. Gordon. "Irán dominó el encuentro", precisa. Turquía se había ofrecido entonces para mediar ante Teherán y permitir el paso por su territorio de uranio iraní para que sea enriquecido en el exterior. Gordon le plantea a Davutoglu que deje clara cuál es la postura del Gobierno de Ankara sobre un Irán dotado de armas atómicas.

"Por supuesto que estamos al tanto del riesgo. Precisamente por eso trabajamos tan intensamente con los iraníes", dijo el ministro de Exteriores. Gordon le replicó que EE UU apreciaba el papel mediador de Turquía, pero expresó su preocupación ante las declaraciones de "amistad" de Erdogan hacia el régimen de los ayatolás. "El resultado final", intentó justificarse el jefe de la diplomacia turca, "es que estamos limitando la influencia de Irán en la región".

Un radar en suelo turco

El Pentágono puso las cartas del escudo antimisiles sobre la mesa de Ankara (cable 229345) en octubre de 2009. EE UU quiere emplazar en Turquía un radar TPY-2, que desempeña una función vital en el sistema defensivo, y, probablemente, una instalación de misiles del tipo THAAD (antiaéreos) para proteger el radar y, de paso, centros militares clave del este de Anatolia.

Para preparar la difícil negociación, la Embajada norteamericana en Ankara advirtió a los responsables del Departamento de Estado de que debían ofrecer a los turcos -donde existe "una cambiante y difícil relación entre civiles y militares"- garantías de que el escudo antimisiles estará bajo el paraguas de la OTAN y no en manos exclusivas de EE UU. "Hay una larga historia de decisiones militares unilaterales de EE UU sobre Turquía, como la retirada de los cohetes Júpiter [en 1963, tras el acuerdo con Moscú que puso fin a la crisis de los misiles con Cuba] o el [rechazo turco a abrir un] frente en el norte de Irak en 2003", reza uno de los documentos consultados.

Estas recomendaciones -dirigidas a la subsecretaria de Estado para Control de Armamento, Ellen Tauscher- tuvieron al parecer un efecto incierto. La embajada informó así dos meses después al jefe del Pentágono, Robert Gates (cable 245496): "Los turcos piden posponer la nueva visita de Tauscher (...) las cuestiones clave son ahora políticas, y no solamente técnicas".

Así las cosas, el jefe del Pentágono plantea sin tapujos el 6 de febrero de 2010 al ministro de Defensa turco, Mehmet Gonul (cable 248937), que sin un radar basado en Turquía -"la ubicación óptima"- grandes áreas del este del país no estarán protegidas por el sistema defensivo.

Sin objeción entre los militares

El número dos de las Fuerzas Armadas turcas, general Aslan Guner, ya había recibido un mes antes información diplomática para despejar las dudas técnicas de Turquía sobre el escudo, en especial el peligro que implicaba para la población civil la caída de los restos de los misiles interceptados en el espacio aéreo turco.

El 18 de febrero, el subsecretario de Estado William Burns se volvió a reunir con el general Guner (cable 250813). Este le reconoció que los militares ya no plantean ninguna objeción y solo esperan una decisión política del Gobierno de Ankara.

Una semana después, Burns insistía en su presión ante el subsecretario turco de Exteriores, Feridun Sinirlioglu, pero el diplomático turco le reveló que Erdogan no va a aceptar que EE UU siga subrayando la amenaza iraní para justificar el emplazamiento de elementos del sistema antimisiles en Turquía.

En el momento clave de la negociación intervino en paralelo el jefe del Estado Mayor turco, general Ilker Basbug. En una reunión distinta a la mantenida en Ankara con el ministro de Defensa, el número uno de las Fuerzas Armadas pide al jefe del Pentágono más ayuda de EE UU para combatir a la guerrilla separatista kurda del PKK en el norte de Irak. Basbug reconoció que los informes de inteligencia militar obtenidos gracias al empleo de aviones no tripulados (drones) de EE UU había permitido al Ejército turco hacer progresos contra la guerrilla desde finales de 2007.

Pero el máximo jefe militar turco pidió más apoyo, y puso como ejemplo las "acciones transfronterizas que EE UU realiza en Pakistán". Basbug reconoció que Turquía necesita "liquidar" el problema del PKK antes de EE UU haya completado su retirada de Irak.

Puedes contactar en Eskup con el autor de esta información, Juan Carlos Sanz | Comenta esta noticia en la red social de EL PAÍS | La mayor filtración de la historia | Preguntas y respuestas | Ir al especial

Otras noticias

Buscador de cables

Ver todos los documentos »

Últimas noticias

Ver todo el día

El 75% de los canarios está en contra de las prospecciones

Un sondeo del Gobierno canario muestra que la población preferiría apostar por el turismo

La Audiencia confirma la fianza civil de tres millones para Rato

El tribunal cree que este medio de pago estaba “al margen de cualquier atisbo de legalidad”

Three priests arrested in Granada over pedophilia claims

Judge orders detention of clergymen in response to complaint filed by alleged abuse victim

Matan a tiros dos perros y atrapan vivo un tercero de la jauría de Serós

Los canes mataron 224 ovejas de un corral de Serós

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana