Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mubarak nombra al nuevo Gobierno

Los ministros de Defensa y Exteriores mantienen su cargo, mientras el ex director de Instituciones Penitencias asume la cartera de Interior

Después de horas de especulaciones y confusión, Hosni Mubarak ha nombrado hoy al nuevo Gobierno, encabezado por un nuevo primer ministro, el general Ahmed Safiq, hasta ahora titular de Aviación Civil. En el nuevo gabinete, el ministro de Defensa, el general Husein Tantaui, mantiene su cargo, así como Ahmed Abul Gheit, que sigue con la cartera de Asuntos Exteriores. En un momento en el que el papel del Ejército es crucial para el desenlace de la revuelta, Mubarak no sólo mantiene al titular de Defensa, sino que le asciende a viceprimer ministro.

Entre las nuevas caras que entran en el gobierno figuran Samir Mohamed Radwan, como ministro de Finanzas, Samiha Fawzi Ibrahim, como titular de Comercio así como el de Justicia, Mahmud Mohiedín. Por su parte, el general Mahmoud Wagdy, hasta ahora jefe del departamento de investigaciones criminales de El Cairo y también ex director de Instituciones Penitenciarias, será el nuevo ministro del Interior. Además, Faruk Hosni, hasta ahora titular de Cultura y el ministro que más tiempo llevaba en el Gobierno egipcio, ha sido reemplazado por Gaber Ahmed Sayed.

Los integrantes del nuevo gabinete han prestado juramento de su cargo ante el presidente Mubarak, en una ceremonia retransmitida por la televisión estatal. Los nombramientos se producen después de que el Gobierno anterior presentara su dimisión el pasado sábado, día que Mubarak encargó al general Ahmed Safiq formar un nuevo gabinete. Estas decisiones políticas no han conseguido poner fin a las protestas que comenzaron el pasado martes para pedir reformas políticas y que exigien la renuncia del presidente egipcio.

El sábado Mubarak, acosado por las protestas que desde la semana pasada se han propagado por todo el país y en la que los manifestantes piden su dimisión, nombró como vicepresidente a Omar Suleiman, su jefe de inteligencia y confidente. Desde que asumió el poder en 1981, Mubarak mantenía ese cargo vacante y era el puesto que ocupaba antes de que fuera promovido a presidente tras el asesinato de su predecesor, Anwar Sadat. Suleiman también es considerado uno de los candidatos para sustituir a Mubarak, y esta decisión indica por primera vez que se está concibiendo un plan de sucesión. Sin embargo, la población egipcia considera al nuevo vicepresidente una continuación del régimen de Mubarak y por eso siguen las protestas para exigir un verdadero cambio político que ponga en marcha una reforma democrática.