Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía pedirá mañana al juez el proceso inmediato de Berlusconi

El primer ministro planea leyes a medida para frenar el curso de la justicia. El ministerio público presentará cargos de prostitución de menores y cohecho

La Fiscalía de Milán ha anunciado hoy de forma oficial que el miércoles pedirá a la juez Cristina de Censo que el primer ministro, Silvio Berlusconi, sea procesado de inmediato por el caso Ruby, apodo de la joven marroquí Karima El Mahgour, que asistió a una decena de fiestas en Arcore cuando todavía era menor de edad. Edmondo Bruti Liberati, fiscal jefe de Milán, ha aclarado que los cargos atribuidos a Berlusconi (cohecho y prostitución de menores) "no han cambiado", y ha informado de que finalmente solo hay una menor envuelta en el caso, y no dos como se especulaba.

Los fiscales han decidido pedir el proceso inmediato para los dos supuestos delitos: el de cohecho, por el que Berlusconi arriesga hasta 12 años de cárcel, y el de trata de menores cuya máxima condena son tres años. De momento, la causa contra los supuestos proxenetas de Arcore, la diputada regional Nicole Minetti y sus amigos Lele Mora y Emilio Fede, acusados de inducción a la prostitución de menores y adultos, ha sido desgajada del sumario principal.

Según dijeron medios locales, los fiscales de Milán se habrían reunido hoy con sus homólogos de Nápoles para estudiar la posibilidad de unir al proceso la investigación de un segundo circuito de prostitución supuestamente relacionado con Berlusconi y generado en ambientes cercanos al paparazzo Fabrizio Corona y a la Camorra, pero la idea, afirmó Bruti, ha sido desechada.

El fiscal ha revelado también que la táctica de los abogados del primer ministro, Niccolò Ghedini y Piero Longo, no se basa en negar los hechos sino en afirmar que realidad Ruby no nació el 1 de noviembre de 1992, sino justo un año antes, en 1991, y que por tanto no era menor cuando participó en las noches del bunga bunga (sexo colectivo) presidencial.

La sorprendente coartada podría acaso enmarañar el cargo de prostitución de menores, pero parece más difícil que influya sobre la acusación de cohecho, que Berlusconi afronta por haber presionado a la policía para que liberara a su joven amiga cuando estaba detenida por un hurto de 3.000 euros.

De cualquier manera, Berlusconi y sus abogados han emprendido una estrategia distinta y de mayor calado: aprobar en el Parlamento una o varias leyes a medida para detener el curso no solo de este proceso sino de los otros tres (Mills, Mediaset y Mediatrade) que el político tiene pendientes.

La mayoría de centro derecha ha desempolvado dos intentonas, fracasadas en el pasado por la oposición de Gianfranco Fini: la norma sobre el proceso breve (que extinguiría miles de juicios por delitos de cuello blanco) y la ley mordaza, que cercena las escuchas policiales y su difusión. Berlusconi negoció el lunes en Arcore con los socios de la Liga Norte su apoyo a esas iniciativas a cambio de sacar adelante el decreto sobre la fiscalidad federal, ley bandera de la formación norteña, que ahora debe regresar al Parlamento tras haber sido devuelto al Gobierno por el presidente de la República.

Reanudación del Caso Mills

Además fuentes judiciales han confirmado que el próximo 11 de marzo se reanudará otro juicio al primer ministro italiano, por supuesta corrupción en acto judicial en el llamado caso Mills. Este caso juzga el supuesto pago de 600.000 dólares por parte de Berlusconi a su ex abogado David Mills a cambio de que éste falseara el testimonio a su favor en dos juicios. Por estos hechos el letrado británico fue declarado culpable de corrupción en primera y segunda instancia, mientrasel mandatario finalmente salió absuelto.

El proceso Mills había sido suspendido el pasado abril por el Tribunal de Milán a la espera de que el Constitucional se pronunciara sobre la ley del legítimo impedimento, que permitía al primer ministro ausentarse de los tribunales alegando compromisos oficiales en su agenda. El pasado 13 de enero el Tribunal Constitucional invalidó parcialmente el escudo judicial que amparaba a Berlusconi, que tiene ahora que enfrentarse a la reanudación de este proceso y a la celebración de los nuevos, por cohecho y prostitución de menores.