La revolución egipcia fuerza la dimisión de Mubarak

El vicepresidente, Omar Suleimán, anuncia que el 'rais' deja el poder en manos del Ejército.- El anuncio desata la euforia entre los manifestantes que exigían su marcha desde hace 18 días.

Egipcios celebran la caída de Mubarak sobre el puente de Qasr al Nil, en El Cairo. CLAUDIO ÁLVAREZ

La revolución egipcia ha logrado su primer objetivo. El presidente, Hosni Mubarak, ha abandonado el cargo que ocupaba desde 1981 después de 18 días de protestas. El vicepresidente del país, Omar Suleimán, ha anunciado que el rais deja el poder en manos del Ejército. Sus palabras han desatado la euforia en la plaza de la Liberación de El Cairo, donde centenares de miles de personas pedían desde el 25 de enero la caída del hombre que ha dirigido durante tres décadas al país más poblado del mundo árabe.

El clamor popular ha sido irremediablemente escuchado. La multitud congregada en el centro de El Cairo había decidido ignorar el llamamiento del Ejército, esta mañana, para que desistiera de la protesta. A cambio, decían, sus demandas serían atendidas. Los manifestantes han redoblado entonces sus esfuerzos para que el dictador abandonara el poder. La plaza de la Liberación de la capital egipcia se había convertido en una olla a presión cargada de frustración popular porque ayer Mubarak negó las palabras que todos esperaban.

Primero han sido los rumores, confirmados horas después por un portavoz del partido oficial, de que el rais había abandonado la capital egipcia para poner rumbo junto a su familia hacia la localidad turística de Sharm el Sheij (este del país, junto al mar Rojo). El siguiente paso ha sido el anuncio de la televisión estatal, cuya sede había sido rodeada por los manifestantes, de que iba a emitir un importante comunicado. Minutos después, tres helicópteros militares han llegado al palacio presidencial, igualmente cercado por la multitud. Y finalmente Suleimán ha pronunciado las palabras que los egipcios querían oír.

"El presidente Mohamed Hosni Mubarak ha decidido renunciar a su cargo de presidente de la República y ha encargado al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas administrar los asuntos del país". Ha sido la única frase del vicepresidente (ve aquí el vídeo en inglés).

Los militares, clave

El mensaje -al fin uno inequívoco- sitúa al Ejército como actor clave en el proceso político que se abre. El siguiente paso podría ser un nuevo comunicado del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas anunciando la revocación del Gobierno en pleno y la disolución de las dos cámaras parlamentarias, según la televisión Al Arabiya. La cadena ha añadido que la intención de los militares es dejar el poder en manos de la Corte Constitucional y que todo eso lo anunciarán esta noche. De momento, en su primera aparición en la televisión estatal tras la marcha del rais, el portavoz del consejo militar ha señalado que "no hay alternativa a la legitimidad popular" y ha anunciado que en breve concretaran las primeras medidas políticas.

La salida de Mubarak ha llegado horas después de un decepcionante comunicado de los militares, reunidos con el ministro de Defensa, Mohamed Husein Tantaui, a la cabeza. Los generales exigían en torno al mediodía el fin de las protestas para recuperar la normalidad en el país. También se comprometían a levantar el estado de emergencia, una de las exigencias clave de la oposición, siempre y cuando los manifestantes regresasen a sus casas.

Tras comprobar que el Ejército continuaba en la calculada ambigüedad que ha mantenido en los 18 días de protestas, el imán de la mezquita de Tahrir aprovechaba el sermón de la oración del viernes para reclamar a los manifestantes que se mantuvieran "firmes" y perseverantes en sus demandas. También animaba a "celebrar el triunfo de la dignidad". La plaza, abarrotada con centenares de miles de personas, prorrumpía en gritos de "fuera, fuera", el mensaje más repetido desde que se iniciaron las revueltas. Ríos de gente ocupaban no solo la plaza que ha servido de emblema a la protesta, sino todas las calles del centro de El Cairo. También las de otras localidades como Alejandría o Suez. Nada que no fuera la dimisión del rais les contentaría.

La renuncia ha aliviado así una situación que no paraba de tensarse con cada hora en la que Mubarak decidía continuar aferrado al poder . El líder opositor Mohamed el Baradei ha celebrado la dimisión a través de su Twitter: "El país ya está libre". "Este es el mejor día de mi vida", se ha emocionado. Los Hermanos Musulmanes, considerados la principal fuerza opositora, han felicitado a los egipcios por lograr "la principal meta de la revolución". "Saludo al pueblo egipcio y sus mártires. Este es el día de la victoria para el pueblo egipcio", ha dicho un dirigente de la organización a Reuters.

Suiza congela los fondos de Mubarak

Es también un respiro para la comunidad internacional. La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, ha hecho un llamamiento inmediato a una "transición ordenada a la democracia", con elecciones "libres y limpias", mientras Israel ha dicho que espera que esa transición se desarrolle "sin sobresaltos". En EE UU, el país que más claramente había apostado por la marcha de Mubarak en los últimos días -tanto como lo sostuvo en el poder en los 30 años anteriores- el presidente, Barack Obama, ha reunido al Comité de Seguridad Nacional. "Los EE UU continuarán siendo un compañero de Egipto", ha dicho Obama en una comparecencia posterior ante los medios en la que ha recordado la importancia del país del Nilo en el mundo árabe. El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, ha asegurado que la organización que dirige está lista para ayudar a Egipto a transitar hacia la democracia.

En Zúrich, el portavoz del Ministerio de Exteriores de Suiza, Lars Knuchel, ha anunciado la congelación de los activos que Mubarak tiene en el país. La medida se ha aplicado de manera inmediata y será de aplicación durante los tres próximos años. Knuchel no ha aclarado de cuánto dinero se trata, pero sí ha dicho que la medida podría extenderse a otros fondos relacionados con el expresidente egipcio. Se trata de una actuación similar a la que siguió a la caída de Zine al Abidine Ben Alí en Túnez.