Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los funcionarios toman el Capitolio en Wisconsin

Protestaban por el proyecto de ley que promueven los republicanos y que quiere reducir los derechos de negociación colectiva de los empleados públicos

Durante toda la mañana del jueves, miles de trabajadores públicos comenzaron a congregarse en el exterior del Senado del estado de Wisconsin. Algunos golpearon las ventanas y manifestaron su intención de impedir que los senadores entraran en el edificio. Al menos un senador tuvo que llamar a la policía del Capitolio para abrirse camino a través de la multitud y poder entrar. "La libertad, la democracia, los sindicatos", cantaron los manifestantes.

Los senadores acudían al debate sobre el recorte salarial de los trabajadores públicos del estado de Wisconsin (EE UU), promovido por el partido republicano. Sin embargo, terminó mucho antes de comenzar porque los demócratas no comparecieron en la Cámara y no sepudo alcanzar el quorum necesario para iniciar el debate. Y esto provocó un hecho insólito: que los funcionarios de la Cámara estuvieran buscando durante horas a los congresistas demócratas.

Ante la pregunta de dónde se habían metido los representantes demócratas surge como respuesta su oposición frontal a la medida respaldada por los republicanos que reduciría considerablemente los derechos de negociación colectiva así como una reducción de beneficios de la mayoría de los trabajadores del sector público estatal, incluídos los docentes. El partido republicano controla el Senado de Wisconsin por un margen de 19 a 14, pero se necesitan 20 senadores para aprobar un proyecto de ley, por lo que se precisa un voto demócrata.

"Este es el último cierre", dijo Scott Fitzgerald, líder de los republicanos en el Senado, tras quedar claro que los demócratas no se presentarían. "Lo único que han conseguido ha sido no aparecer, nada más". El Gobernador republicano Walker paras intentar defender los recortes llegó a manifestar que "no se trata de los sindicatos, se trata de equilibrar el presupuesto." Su intención es reducir los 137 millones de dólares défict que tiene el Estado en la actualidad.

Algunos analistas ven la batalla de Wisconsin como la primera de las luchas similares en otros estados. Incluso Barack Obama llegó a manifestar durante una entrevista el miércoles a una cadena de televisión de Wisconsin: "Creo que es muy importante para nosotros entender que los empleados públicos, son nuestros vecinos, son nuestros amigos. Estas son las personas que son maestros y están los bomberos y son los trabajadores sociales y son policías".