Análisis:

¿Qué es un tsunami?

ALICIA RIVERA Madrid 11 MAR 2011 - 15:44 CET

Las ondas sísmicas viajan cien veces más rápido que el tsunami, por lo que, aunque los científicos no pueden predecir cuándo y dónde se producirá un terremoto (ni de qué magnitud), una vez que se ha detectado uno, puede haber un margen de tiempo para, a partir de los datos del seísmo, predecir a dónde puede llegar el tsunami, la hora de llegada y la altura de las olas. Los centros de tsunamis, en el Pacífico sobre todo, hacen ese trabajo. La palabra tsunami viene del japones puerto (tsu) y ola (nami).

Las olas del mar normales se generan por las mareas, el viento, las condiciones meteorológicas y las corrientes, mientras que el tsunami se desencadena por algo que provoca un desplazamiento de un gran volumen de agua, como avalanchas de tierra, erupciones volcánicas y terremotos, informan los expertos de la NOAA (Agencia Nacional del Océano y la Atmósfera estadounidense). Son precisamente losterremotos que se producen en las zonas de subducción (donde se encuentran dos placas tectónicas presionando una contra otra e introduciéndose una bajo la otra), donde más típicamente se puede generar un tsunami.

Una vez que se desencadena el tusnami, las olas se desplazan a una velocidad de unos 800 a 1.000 kilómetros por hora, como un avión comercial, aunque es más lento en aguas someras. Sus olas pueden alcanzar los 10 metros de altura al llegar a la costa y son olas que, a diferencia de las normales de mar, superficiales, implican movimiento de toda la columna de agua, hasta el fondo. Y no tiene por qué ser una, sino que pueden ser varias, más espaciadas en el tiempo que las normales: suelen pasar varios minutos entre una cresta de ola y otra, pero a veces puede transcurrir hasta una hora, por lo que la situación de peligro para la población costera se mantiene durante bastante tiempo.

Al acercarse el tsunami a la costa, el agua puede retroceder, retirarse, y a continuación llega el embate de la ola. La gente que regresa a sus casas una vez que ha pasado la primera ola corre un altísimo riesgo de encontrarse con las siguientes, advierten los especialistas. Y no siempre la primera que llega es la mayor, sino que a veces es la quinta o la sexta.

El tsunami no sólo viaja a gran velocidad, sino que puede alcanzar grandes distancias con una pérdida limitada de energía, por lo que puede atravesar todo un océano y golpear en costas lejanas con enorme fuerza.

Los sistemas de alerta de tsunamis aprovechan esas horas que puede haber entre el terremoto y la llegada de las olas gigantescas. Se basan en redes de sensores de presión instalados en el fondo marino y boyas de superficie que transmiten la información sobre la situación del mar, en tiempo real, por satélite. Con esta información y los datos del fenómeno que ha desencadenado el tsunami, el terremoto en este caso (la zona del sismo, el tipo, la profundidad del epicentro, etcétera, con datos esenciales) los especialistas pueden analizar con modelos informáticos el desarrollo de la situación, calcular las horas de llegadas a las diferentes costas y las alturas previstas de las olas. Esa información se pasa inmediatamente a las autoridades responsables de alertar a la población y de tomar medidas ante la catástrofe inminente.

Instrucciones a seguir

Ante una alerta de tsunami, todos los centros de emergencia dan más o menos las mismas recomendaciones a la población. El Servicio Meteorológico australiano, por ejemplo, indica: si uno está en la playa, desplazarse inmediatamente hacia un suelo elevado; si está en una embarcación mar adentro, permanecer en la misma posición; si el bote está atracado o en aguas poco profundas, asegurarlo y dirigirse hacia una zona elevada tierra adentro; si está en la costa y no puede desplazarse tierra adentro, buscar refugio en los pisos altos de un edificio estable; no regresar a la costa hasta que no cese la advertencia de peligro de las autoridades y, por supuesto, seguir todas las instrucciones de los servicios de emergencia.

Otras noticias

Un terremoto de magnitud cercana a los 9 puntos en la escala de Richter ha arrasado la costa del Pacífico de Japón. De momento, una primera ola ha inundado campos y dejado casas aisladas, donde sus habitantes han tenido que refugiarse en la parte alta de las viviendas y esperan que los puedan rescatar, una misión, que de momento, se antoja muy complicada. Incluso el temblor y la pared de agua han llegado hasta una refinería que ahora se encuentra en llamas. Especial: Terremoto, Tsunami y Alerta Nuclear en Japón / AGENCIA ATLAS

FOTOGALERIA: Casas flotantes

La fuerza de las olas ha arrancado muchas casas de sus cimientos. / REUTERS / KYODO

Últimas noticias

Ver todo el día

El legado de Vallcorba

Colegas y amigos rinden homenaje al creador de Quaderns Crema, Sirmio y Acantilado

Impuestos que nos encarecen las facturas

Hay productos y servicios a los que la carga fiscal convierten en mucho más costosos

Hallados ocho niños muertos a puñaladas en el noreste de Australia

La policía encontró también a una mujer herida, supuesta madre de siete de los menores

Se alquila habitación por 1.000 euros al mes

El precio se encarece al incluir pensión completa y limpieza de la vivienda

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana