Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
El debate nuclear

Merkel suspende el plan para alargar la vida de las centrales nucleares en Alemania

El Ejecutivo alemán aprueba una moratoria de tres meses para decidir sobre una ley aprobada el año pasado en un contexto electoral complicado.- Suiza cancela todos las licencias en curso y Austria pide nuevas pruebas de resistencia en sus plantas

EL PAÍS

El debate nuclear, nunca dormido del todo en Europa, se ha reabierto con fuerza a raíz de las amenazas de las centrales nucleares en Japón por culpa del terremoto que sacudió al país el pasado viernes. Sobre la mesa está la cuestión de analizar las lecciones del accidente nipón y si merece la pena ampliar la vida de las centrales nucleares.

La canciller alemana, Angela Merkel, aplazará por tres meses la prolongación de la vida útil de la centrales nucleares del país. Se trata de una moratoria para la reforma legal aprobada en 2010, con la que el actual Gobierno de centro-derecha aplazó por una media de 12 años el apagón de las centrales nucleares. En 2002, socialdemócratas y Verdes habían decidido desconectar todas las centrales atómicas alemanas para el año 2021. Con la decisión de hoy, Merkel da un viraje a la política pronuclear de su segunda legislatura, que es la primera en coalición con los liberales del FDP.

Merkel ha cambiado de opinión en apenas dos días. El sábado aún defendía la "seguridad" de las centrales nucleares alemanas. En un esfuerzo por controlar los efectos domésticos de la grave amenaza nuclear japonesa, Merkel y su vicecaciller, el líder liberal Guido Westerwelle, aseguraban el sábado que Fukushima era un "punto de inflexión" para el mundo. No obstante, Merkel se cuidó entonces de aclarar las consecuencias prácticas. Solo anunció que se comprobará de nuevo la seguridad de las 17 centrales atómicas alemanas. Que, sin embargo, calificó de "seguras".

La presión de la calle y de la opinión pública pesan más que nunca cuando se acercan unas elecciones importantes. Las del próximo día 27 en Baden Württemberg lo son: la Unión Demócrata Cristiana gobierna el próspero land desde 1953. Es uno de sus principales bastiones. Tras las derrotas en las regionales de Renania del Norte-Westfalia, el pasado mayo, y el varapalo de Hamburgo en febrero, un revés en Stuttgart podría salirle muy caro a Merkel. Las encuestas previas al desastre japonés daban un empate entre la coalición que preside Stefan Mappus (CDU), que es análoga a la de Merkel, y el tándem de SPD y Los Verdes.

Mappus fue un significado defensor de la prolongación de la vida útil de las nucleares. El desastre de Fukushima ha despertado en Alemania el recuerdo latente de la nube radioactiva de Chernóbil en 1986. 60.000 de ellos salieron el sábado a la calle, precisamente junto a la vieja central de Neckarwestheim en Baden Württemberg, para protestar contra la el uso de la energía nuclear.

De pronto, los democristianos se han convertido en escépticos de la fisión nuclear como fuente de energía. Así, el Ministro de Medio ambiente de Baviera Markus Söder, de la CSU, acaba de anunciar hace unos minutos que desconectará la controvertida central Isar I. La Oposición , que se oponían en bloque a la postergación del apagón nuclear, descalifica las decisiones de hoy como "trucos transparentes"

El actual comisario europeo de Energía, Guenther Oettinger, que antes fue primer ministro de ese estado del suroeste de Alemania, ha asegurado que se debe comprobar rigurosamente la seguridad en las centrales más antiguas y no ha descartado cerrar algunas en caso de que fuese necesario.

Suspensión en Suiza

El debate en Suiza (cinco plantas nucleares) también se ha zanjado temporalmente. El Gobierno ha decidido suspender todos las licencias en curso para autorizar nuevas centrales nucleares mientras se examina la seguridad de las ya existentes en el país, según ha anunciado hoy la ministra de Energía, Doris Leuthard.

Según ha comunicado el Ministerio de Energía, Leuthard ha ordenado "volver a examinar la seguridad de las centrales existentes". La Inspección Federal de la Seguridad Nuclear analizará las causas exactas del accidente nuclear en Japón y de ahí podría decidirse la revisión de las normas actualmente en vigor en Suiza.

Austria quiere nuevas pruebas

Si en Alemania la política nuclear es controvertida, en Austria fue tan intenso el rechazo popular que el país es constitucionalmente no nuclearizable. El ministro austríaco de Medio Ambiente, Nikolaus Berlakovich, ha pedido hoy que se lleven a cabo pruebas de resistencia de las centrales nucleares europeas para revisar los niveles de seguridad tras la alarma que han provocado las explosiones en las plantas japonesas. La reacción de los ministros del ramo de la UE, reunidos hoy en Bruselas, ha sido "muy favorable" a esta propuesta de Austria, según la secretaria de Estado española de Cambio Climático, Teresa Ribera.

Austria, un país tradicionalmente contrario a la energía nuclear y especialmente crítico con las decisiones de países como Alemania y España de alargar la vida de las centrales, cuestionó el grado de preparación de las plantas europeas para resistir terremotos, así como el funcionamiento del sistema de refrigeración de los reactores.

La UE, dividida

Las plantas atómicas producen alrededor del 15% de la energía consumida en la Unión Europea. Bruselas ha convocado una reunión urgente de responsables de la seguridad nuclear en la Unión junto a fabricantes y operadores de centrales, "para evaluar las consecuencias del accidente de Fukushima y tomar nota de las lecciones aprendidas".

Los Veintisiete están divididos casi a la mitad con respecto a la energía nuclear, con ligera mayoría de países nuclearizados: 15 de los socios cuentan con centrales atómicas. La campeona imbatible es Francia, que genera a partir de 58 reactores nucleares el 75% de su energía eléctrica, el récord mundial. Reino Unido es la segunda potencia nuclear comunitaria con 19 reactores en funcionamiento, 11 más que España.

La presidencia húngara de turno de la UE ha comentado que, en su opinión, el Consejo de Ministros europeos de Medio Ambiente, que ya estaba convocado hoy para abordar otros asuntos, "no es el lugar adecuado para abordar estas cuestiones", pero ha dicho que no iba a oponerse al deseo de las delegaciones de comentar la situación.

También tratarán de la situación en Fukushima los ministros de Exteriores del G-8 que se reúnen desde esta tarde en París. Tras la cena de bienvenida, la primera sesión de trabajo será mañana por la mañana. Se espera que el responsable de Exteriores francés, Alain Juppé, ofrezca a Tokio la experiencia de su país en seguridad nuclear. La rueda de prensa conjunta de los participantes en la reunión está programada para mañana, martes, a las dos de la tarde.