Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La ultraderecha antieuropea emerge como partido clave en Finlandia

El partido populista Auténticos Finlandeses, contrario a cualquier tipo de rescate financiero en la Eurozona y partidario de duras políticas antiinmigración, arrasa en las urnas y debilita al Gobierno

La ultraderecha finlandesa arrasó en las elecciones legislativas celebradas este domingo en el país nórdico, dejando en vilo la mayoría conservadora de la coalición gubernamental y la aprobación del plan de rescate financiero europeo a Portugal por parte del Parlamento de Helsinki.

Aunque el ganador de las elecciones fue el Partido de Coalición Nacional (conservador), con el 20,4% de los votos y 44 de los 200 escaños del Parlamento, los verdaderos triunfadores son los Auténticos Finlandeses, formación populista, contraria a los rescates europeos y partidaria de duras políticas antiinmigración, que se ha convertido en la tercera fuerza política del país con el 19% de los votos y 39 diputados, 34 más que en los comicios de 2007.

Prácticamente empatados en porcentaje de votos con los Auténticos Finlandeses, los Socialdemócratas, actualmente en la oposición y también contrarios al rescate europeo a Portugal aunque de manera más matizada, lograron el segundo lugar, con el 19,1% de los sufragios y 42 diputados.

Rezagado en el escrutinio, el Partido de Centro de la primera ministra, Mari Kiviniemi, se sitúa en cuarto lugar con un 15,8%, más de siete puntos menos que en los comicios de 2007. Es el gran perdedor de las elecciones, al perder 16 diputados con respecto a 2007. Esta legislatura tendrá 35.

Los resultados definitivos dejan a la actual coalición en el poder en minoría y apuntan a un escenario político de complicada gobernabilidad. Con estos datos, la coalición de Gobierno, que encabezaban el Partido de Centro y el Partido de Coalición Nacional, sería inviable, por lo que es de prever que los Auténticos Finlandeses fuercen algún tipo de pacto de gobierno vinculado, sobre todo, al veto de Finlandia al rescate financiero a Portugal. La tarea de formar Gabinete corresponderá casi con seguridad a Jyrki Katainen, actual ministro de Economía y líder del partido más votado, quien anoche reconoció su derrota y aseguró que los verdaderos ganadores de los comicios son los populistas: "Tenemos que darles la enhorabuena porque el pueblo se ha puesto de su lado".

Para Timo Soini, líder de los Auténticos Finlandeses, la Unión Europea es la fuente de todos los males. Tras conocer los primeros resultados, Soini subrayó que el rescate financiero de la UE a Portugal no saldrá adelante. "Este paquete [de ayudas] que hay ahora, no creo que se mantenga", manifestó el líder populista en la radiotelevisión estatal Yle. El político ultra lanzó un claro mensaje a Katainen, advirtiéndole que las negociaciones entre los partidos de ambos serán "muy complicadas".

"Esta es una gran victoria, es el triunfo del sentido común de los finlandeses, que no quieren seguir siendo gobernados por los mismos partidos que llevan décadas en el poder", añadió Soini.

La retórica directa e irreverente le ha dado excelentes resultados a este eurodiputado de 48 años, licenciado en Ciencias Políticas. Soini es católico en un país de confesión luterana. El catolicismo lo heredó de su madre. Desde su época de estudiante se vio cautivado por un líder populista que en su momento dividió el Partido Agrario, antecesor del Partido del Centro y formación determinante en el día a día de la política finlandesa. Soini dirige el partido de los Auténticos Finlandeses desde 1997. Durante una década, su partido se presentó a diversas contiendas electorales y nunca sobrepasó el 2% de los votos. Su anterior momento cumbre fue en las legislativas de 2007, donde logró el 4,05%. Ahora, multiplicó ese éxito por 15.