Selecciona Edición
Iniciar sesión

Un Casio barato, el distintivo de Al Qaeda

La posesión de un determinado tipo de reloj servía para identificar al detenido como terrorista

El kuwaití Abdallah Saleh Ali, el libio Ismael Ali Bakush, el tunecino Abel Mabrouk Bin, el argelino Ghalaab Bashir... Estos hombres y medio centenar más tienen dos cosas en común: todos han pasado por el presidio de Guantánamo y todos llevaban en el momento de la detención un reloj Casio que los convertía en sospechosos. El más habitual era el modelo F91W, pero también era frecuente otra versión de este reloj barato, básico y fácil de encontrar en cualquier parte del mundo, el A159W. "Es la marca de Al Qaeda, que usa el reloj para fabricar bombas", según el testimonio de varios reclusos recogidos en las fichas secretas del Departamento de Defensa.

"La posesión del F91W y de la versión plateada A159W corrobora los informes que le identifican como un experto en explosivos", señala la ficha militar secreta de Ismael Alí Bakush. Los estadounidenses señalan que los miembros de Al Qaeda entregaban estos relojes a los estudiantes en los cursos de entrenamiento que se celebraban en Afganistán para fabricar bombas. Y añaden que aproximadamente uno de cada tres detenidos que fueron capturados con los Casio tenían algún tipo de relación con los explosivos, ya fuera por haber fabricado las bombas, por haber asistido a cursos de entrenamiento o simplemente por tener alguna relación con alguien "identificado como un experto en explosivos". Así, la mera posesión de un objeto que suelen utilizar los terroristas convertía a los detenidos en terroristas.

También llevaba un Casio Abdallah Saleh Alí. En esta ocasión se trataba de un A159W negro. "Este modelo se ha usado en ataques con bomba relacionados con Al Qaeda y con grupos islámicos radicales", señala la ficha de octubre de 2004, que describe a Saleh Alí como un muyahidín "confeso". Pese a que la autoridad militar recomienda trasladar al recluso a otro país donde siga estando detenido, el kuwaití salió del penal rumbo a su país en 2005. Murió en Irak tres años más tarde al inmolarse en un atentado suicida.