Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

De los 15 a los 24 años encarcelado

El canadiense Jader es el único 'niño de Guantánamo' que continúa en el presidio.- El saudí Al Zahrani se suicidó a los 17 en la base militar

De los 15 a los 24 años encarcelado

Niños de 14 años que iban a recoger alfalfa y adolescentes capaces de matar a soldados estadounidenses. Los papeles del Departamento de Defensa cuentan la biografía de los menores que han pasado por Guantánamo y en algunos casos asumen con sorprendente naturalidad que los detenidos no tenían nada que ver con talibanes, ni con la yihad ni con Al Qaeda. Dos casos destacan sobre los demás: el canadiense Omar Ahmed Khader, el único que sigue entre rejas, y el saudí Yasser Al Zahrani, que se suicidó en el penal a punto de cumplir la mayoría de edad.

OMAR AHMED JADER

Hijo de un lugarteniente de Osama Bin Laden

Omar Ahmed Jader entró en Guantánamo siendo un adolescente y, si tiene suerte, saldrá habiendo cumplido los 24. Es el único de la lista de menores que sigue encerrado. Para explicar esta situación, los documentos del Pentágono, fechados en enero de 2004, dicen que es un importante miembro de Al Qaeda, y le atribuyen un alto nivel de riesgo y un alto valor por la información que posee. En la ficha se puede leer que su padre es un importante financiador de Al Qaeda, el cuarto al mando en la organización por debajo de Osaba Bin Laden. "El detenido y su hermano viajaron a Afganistán para luchar contra EE UU. A pesar de tener solo 16 años en esa época, era inteligente y educado y comprende la gravedad de sus actos. Sobresalió en sus entrenamientos en Afganistán, que incluían armas pequeñas, explosivos, minas y la preparación de aparatos explosivos para detonarlos a distancia. Admite su participación en varias operaciones con minas, ataques a fuerzas estadounidenses, además de haber lanzado una granada que mató a un soldado de EE UU. Nunca ha expresado remordimientos por este asesinato", dice la ficha.

UMAR ALÍ AL UMAR

Capturado en la frontera con Pakistán

El saudí Ibrahim Umar Alí Al Umar iba a Pakistán a estudiar el Corán en una escuela islámica, donde estuvo cuatro meses. Cuando empezaron las hostilidades entre EE UU y Afganistán, el director de la escuela pidió al adolescente que abandonara el país por su propia seguridad y para que los estadounidenses no cerraran el centro educativo.

Él se fue en dirección a Karachi en un coche que conducía un hombre que atropelló a otro, se asustó, la policía paquistaní les cogió en la frontera y detuvo a todos los del coche en febrero de 2002. Después de pasar 45 días en la prisión de ese país, las fuerzas estadounidenses le llevaron a la base militar en Cuba. El chico se mostró dispuesto a cooperar, según reconoce el mando militar, y se identificó desde el primer momento. La información que se obtuvo de él no tenía ningún valor para los militares estadounidenses. Al año siguiente le trasladaron a Arabia Saudí.

YASSER AL ZAHRANI

"Voy a abrirte el estómago y beber tu sangre"

Yasser Al Zahrani, hijo de un importante funcionario en el Ministerio del Interior saudí, decidió viajar a Afganistán como un "deber religioso". Viajó a Kabul a finales de 2001, cuando tenía 15 años, donde recibió entrenamiento con los talibanes. Los militares estadounidenses le capturaron y unos meses más tarde le llevaron a Guantánamo. La ficha da cuenta de las amenazas que profirió ?"No olvides el 11-S. No olvides el 11-S", repitió a un guardia antes de echarse a reír; en otra ocasión le dijo a otro guardián que usaría un cuchillo para abrirle el estómago, cortarle la cara y beber su sangre? y de las tres huelgas de hambre que inició. El informe está fechado en marzo de 2006. Un mes más tarde, Zahrani y dos reclusos más se colgaron en sus celdas con unas sábanas.

NAQIB ULLÁ

Violado por 11 talibanes y un año encerrado

Naqib Ullá, un paquistaní de 15 años, estaba haciendo un recado para su padre cuando fue secuestrado y violado por 11 hombres, que lo llevaron a un campamento talibán donde fue encarcelado y forzado a hacer trabajos manuales. El adolescente llevaba unos tres días en el campo de entrenamiento cuando llegaron los militares norteamericanos. Los talibanes le ordenaron que se pusiera en la retaguardia en la batalla entre los norteamericanos y los afganos. Los soldados le vieron con un arma y se lo llevaron a Guantánamo.

El redactor del informe admite que Naqib Ullá es una víctima de violación y que fue obligado a unirse a una tribu local aliada con los talibanes. Los estadounidenses reconocen que pese a que podrían obtener alguna información de él es mejor que crezca fuera de la influencia de los ambientes islamistas de Guantánamo. Por lo tanto, recomiendan su liberación o traslado a otro país. Naqib Ullá pasó un año encerrado.