Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las autoridades egipcias prorrogan 15 días más la detención de Mubarak

Se le acusa de varios delitos, entre otros, de enriquecimiento ilícito

Las autoridades egipcias han prorrogado otros quince días la detención del presidente derrocado Hosni Mubarak, a quien acusan de un delito de enriquecimiento ilícito, entre otros, según informa la agencia de noticias MENA. El expresidente fue puesto bajo arresto por la represión de la revuelta y por corrupción por orden de la Fiscalía de su país el 12 de abril, aunque su estado de salud obligó a hospitalizarle el mismo día.

La decisión se ha tomado después de que agentes anticorrupción de la Autoridad de Especulación Ilícita interrogaran el jueves durante más de tres horas al ex mandatario y su mujer, Suzanne Thabet, en Sharm el Sheij, según ha explicado el presidente de este organismo, Essam al Gohari, en declaraciones recogidas por BBC.

Jaled Selim, jefe de la investigación, se ha trasladado para el interrogatorio hasta el Hospital Internacional de dicha ciudad, donde se encuentra ingresado Mubarak, de 83 años,desde que sufrió un ataque al corazón cuando estaba siendo cuestionado.

Los medios de comunicación egipcios señalan que el exdirigente podría tener una fortuna de miles de millones de dólares, que habría obtenido por su cargo. Además, afronta otras causas por su implicación en la muerte de cientos de personas en el marco de las revueltas populares que le forzaron a abandonar el poder el 11 de febrero.

La revolución egipcia que logró acabar en 18 días de protestas callejeras con el régimen costó la vida a por lo menos 846 personas (incluidos 26 policías), según las conclusiones de una comisión oficial, integrada por jueces, que ha investigado lo sucedido aquellos días.

Más de una veintena de personas vinculadas al régimen de Mubarak han sido detenidas en los últimos tres meses. La semana pasada su exministro del Interior Habib al Adly fue condenado a doce años de prisión por blanqueo de dinero y especulación, aunque todavía debe ser juzgado por su implicación en dichas muertes.

El Tribunal Supremo Administrativo del Cairo ordenó el 16 de abril la disolución del Partido Nacional Democrático (PND),dirigido por Mubarak. Acordó ademásla incautación de todos sus fondos, sedes y edificios, que han pasado a ser propiedad del Estado. La disolución del PND era una de las principales demandas de los manifestantes de la Revolución del 25 de enero.