Las claves de la crisis griega

EL PAÍS Madrid 16 JUN 2011 - 21:04 CET

Archivado en:

La grave situación económica y política de Grecia ha vuelto a disparar las alarmas en la eurozona, que está atravesando una fase convulsa por la crisis de la deuda pública. Tras el rescate financiero del año pasado, al que también tuvieron que recurrir Irlanda y Portugal, Atenas se encuentra otra vez en una complicada situación financiera que amenaza con desembocar en el primer impago de un país del euro en la historia de la moneda única. Las ayudas que recibió Grecia desde la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional no han sido suficientes y se plantea la necesidad de otro rescate para evitar la quiebra del país.

¿Cuales son los orígenes de esta crisis?

El Gobierno griego se endeudó fuertemente y el gasto público se disparó en la última década, sobre todo por la organización de los Juegos Olímpicos de 2004. Además, al haber un 35-40% de economía sumergida, los ingresos fiscales se vieron muy reducidos. Durante los últimos años, el Gobierno maquilló sus deudas, presentando a la Unión Europea unos informes que no reflejaban la gravedad de la situación. La cruda realidad llegaría a finales de 2009, cuando tras un cambio de Gobierno y la llegada al poder del socialista Yorgos Papandreu, el nuevo Ejecutivo ponía al descubierto la dramática realidad económica de su país con un déficit público superior a lo anunciado sobre el 13% del PIB.

¿Cómo afecta la crisis griega a la Eurozona?

El impacto más inmediato lo soportan las 15 economías de la zona euro. Son los contribuyentes de estos países los que de manera efectiva van a compartir la carga económica del rescate de Grecia. También existe el temor de que la situación de Grecia genere problemas en los mercados internacionales, lo que provocaría un efecto dominó que pondría en serio peligro a los miembros más débiles de la eurozona, los llamados PIIGS (Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España). Los temores también se han visto exacerbados por las agencias de calificación. Estas entidades privadas evalúan en qué países, empresas o productos financieros es más seguro invertir.

Si quiebra Grecia, ¿quién paga?

La banca europea dispone del 81% de la deuda pública griega, en especial son las entidades francesas y alemanas las que tienen una mayor exposición. Concretamente, la de la banca francesa es la mayor, con 46.000 millones de euros. Del total, 10.610 millones de euros corresponden a deuda pública. El resto se reparte entre deuda bancaria y privada. Le sigue la alemana con 28.314 millones de euros, de los que 24.095 corresponden a deuda pública. También el Banco Central Europeo, que ha venido aceptando en el último año deuda griega como garantía o aval para prestar dinero, está expuesto a un eventual impago por parte de Atenas.

¿Qué está haciendo Atenas para solucionar el problema?

Grecia ha aprobado varios planes de austeridad desde 2010. La primera de ellas, presentada en febrero de ese mismo año, tenía por objetivo situar el déficit por debajo del 3% en 2012. Entre las medidas previstas en este Plan de Estabilidad, se preveía la subida del IVA, de entre el 0,5% y el 2% según los productos. El alcohol y el tabaco, por ejemplo, subieron un 20%, mientras que a la propiedad inmobiliaria se aplicaron tipos impositivos mayores. Subieron los impuestos para las rentas superiores a 100.000 euros al 45%. El aumento de la presión fiscal iría acompañado de un plan de lucha contra el fraude, que en Grecia es una práctica generalizada por su economía sumergida. Un año después, Grecia tiene que hacer frente a nuevas medidas de austeridad si pretende contar con el siguiente tramo de ayuda del rescate acordado en mayo de 2010 (18.000 millones de euros) que Atenas debería recibir en julio. Pero que Grecia reciba esta ayuda económica dependerá de que el Parlamento apruebe el plan de rescate, algo que tiene que suceder antes del 29 de junio, condición exigida por la UE y el FMI, los dos prestamistas). Un segundo plan de ajuste que se está debatiendo para el periodo 2012-2015 prevé ahorrar al Estado 28.000 millones de euros y recortar 150.000 de los alrededor de 700.000 empleos públicos, entre otras medidas.

¿Cómo ha reaccionado el país ante los planes de austeridad?

El pueblo griego se ha movilizado en contra a través de manifestaciones masivas, algunas de ellas violentas. En concreto, en mayo de 2010 murieron tres personas durante una marcha multitudinaria cuando un grupo de desconocidos arrojó un cóctel molotov contra una sucursal del banco Marfin Egnatia en el centro de Atenas, que permanecía abierta pese a la convocatoria de huelga. Los principales sindicatos del país han tildado las medidas del Gobierno de "antipopulares y brutales". Los llamamientos a la huelga general se suceden y ya se han convocado tres en lo que va de año.

¿Qué coste político está teniendo la crisis sobre el gobierno griego?

Desde la concesión del rescate de 110.000 millones de euros a Grecia, en mayo de 2010, el primer ministro, el socialista Yorgos Papandreu, ha remodelado dos veces su Gobierno: la primera en otoño pasado y la última, más importante, hoy mismo, con la sustitución de Yorgos Papaconstantinu por Evánguelos Venizelos al frente del Ministerio de Finanzas. Las draconianas medidas de ajuste que contemplan los programas de austeridad -uno aprobado en mayo de 2010 y otro pendiente de debate en el Parlamento- han causado una grave crisis en el seno del gubernamental Movimiento Socialista Panhelénico (PASOK), parte del cual se ha rebelado contra Papandreu. Los cambios se interpretan como una victoria de la línea dura del partido. La oposición solicita la convocatoria de elecciones anticipadas y ha rechazado los llamamientos al consenso y la unidad por parte del Gobierno.

¿Qué efectos está teniendo la crisis griega sobre España?

La incertidumbre que se cierne sobre Grecia y la hipótesis del segundo rescate financiero ha extendido la presión a la deuda del resto de países periféricos, entre ellos España. La prima de riesgo española (la diferencia que hay que pagar entre un bono español a 10 años y uno alemán, el más seguro) ha llegado a alcanzar los 280 puntos básicos, casi el nivel máximo que tocó el 30 de noviembre de 2010, cuando se estaba negociando el rescate de Irlanda. Si sube la prima de riesgo, un país tiene que pagar más intereses para sus bonos en las subastas públicas que realizan periódicamente para financiar su deuda y esto afecta directamente a las arcas del Estado.

¿En qué nivel está la solvencia financiera de Grecia?

Standard & Poor's ha rebajado la nota de solvencia de Grecia hasta CCC, dejándola ligeramente por encima de la calificación de impago efectivo (selective default). Según la agencia de calificación de riesgos, el recorte se debe a la cada vez más alta probabilidad de que el Estado griego no cumpla con sus compromisos de pago en tiempo y forma. La calificación de Grecia pasa a ser la peor de todos los países del mundo examinados por Standard & Poor's. La deuda griega tiene peor calificación que la de países como Zambia, Líbano, Camerún, Ghana, Pakistán, Granada, Ecuador o Jamaica, algunos de los países que tienen una calificación de su deuda más baja entre aquellos considerados bonos basura.

Otras noticias

Imagen de la manifestación convocada en la tercer huelga general del año en Grecia en su recorrido hacia el Parlamento. / EFE

Últimas noticias

Ver todo el día

Centro Penitenciario de Alcalá de Guadaíra

Entrada en la cárcel de Isabel Pantoja: protocolo de ingreso en prisión

Mexicans say “enough is enough” at huge protest rally

Tens of thousands from all walks of life call for changes to prevent another Iguala case

Grammy para la argentina residente en Valencia Claudia Montero

"¡Los sueños se cumplen, pero hay que trabajar para lograrlo!", proclama la compositora camino de Nueva York

Hernando despide y felicita a las personas acogidas en Euskadi

La directora del departamento del Gobierno vasco se ha reunido con los extranjeros que regresan a su país, donde estaban amenazados, después de seis meses

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana