Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cerrado el laboratorio nuclear de Los Álamos por la cercanía de un incendio

El centro científico donde se creó la primera bomba atómica no corre peligro, según su director

Entre los muros del laboratorio de Los Álamos (Nuevo México) se concluyó el Proyecto Manhattan y llegó al mundo la primera bomba atómica, que se probó el 16 de julio de 1945 en Alamogordo. De la culminación final del proyecto nacieron Little Boy y Fat Man, la primera bomba detonaba en Hiroshima el 6 de agosto de 1945; la segunda se lanzaba sobre Nagasaki el día 9 de ese mismo mes y año. El resto es historia.

Los Álamos sigue siendo una de las instituciones científicas y de investigación nuclear más grande e importante del mundo y desde ayer permanece cerrado debido a la proximidad de un incendio que está devastando amplias zonas de Nuevo México. A pesar de que los bomberos han logrado contener las llamas en las inmediaciones, otros importantes focos siguen activos y han devorado 25.000 hectáreas. Los Álamos almacena grandes depósitos de residuos radioactivos pero el director de operaciones del laboratorio, Carl Beard, ha asegurado que no ve "ningún escenario posible donde el público vaya a verse afectado".

Sin embargo, activistas antinucleares consideran que sí existe peligro. "Nuestra preocupación es que el calor caliente tanto los contenedores que acaben explotando", dijo a la agencia Associated Press Joni Arends, director del grupo Ciudadanos por la Seguridad Nuclear. "Todos deberíamos estar preocupados". Según el máximo responsable del laboratorio, Charles McMillan, no se ha detectado la presencia de ningún material radioactivo en el aire.

En Los Álamos se llevan a cabo en la actualidad investigaciones clasificadas sobre el diseño de armas nucleares en Estados Unidos. El presupuesto del centro, que emplea a unas 10.000 personas, es de unos 2.200 millones de dólares anuales.

Estados Unidos está viviendo el inicio del verano con intensos incendios forestales en varios Estados de la Unión. Arizona lleva ya perdidas miles de hectáreas por las llamas. Florida también ha visto cómo 80.000 hectáreas sucumbían al fuego.

Junto con Los Álamos, otras dos instalaciones nucleares permaneces bajo alerta estos días. Es el caso de dos centrales de Nebraska, que desde hace casi dos semanas están cercadas por la crecida del río Misuri a su paso por la ciudad de Omaha, que ha creado grandes inundaciones.