Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una bomba mata a 11 miembros de una familia en Afganistán

Entre las víctimas, que regresaban al país desde Pakistán, había cuatro mujeres y dos niños

Once civiles miembros de una misma familia han muerto esta mañana por la explosión de una bomba de fabricación casera al paso del vehículo en el que se desplazaban en la provincia de Zabul, en el conflictivo sur de Afganistán, según una fuente oficial. Los fallecidos son cinco hombres, cuatro mujeres y dos niños, según Mohammad Jaan Rasulyar, un responsable provincial, que ha explicado que se trataba de una familia de refugiados afganos que regresaban al país desde la vecina Pakistán. El Ministerio del Interior eleva los fallecidos a 13.

El suceso se ha producido sobre las 7.50 (3.20 en la España peninsular) en la zona de Zanzeer del distrito de Shamalzai, en la frontera con Pakistán. El grupo se dirigía a la provincia oriental afgana de Ghazni, según una fuente de seguridad citada por la agencia local AIP.

También hoy en la provincia sureña de Helmand un líder tribal, identifcado como Mohamad Jan Abdul, ha fallecido por los disparos de insurgentes en el distrito de Greshk, según un comunicado oficial. En la misma provincia, ha muerto un militar italiano, también por la explosión de un artefacto al borde de la carretera, mientras que otro ha resultado herido.

El pasado jueves 26 civiles afganos murieron víctimas de las explosiones de dos minas al paso de sendos vehículos en el sur y suroeste de Afganistán. Las minas y los artefactos explosivos improvisados son tácticas habituales de los insurgentes talibanes para hostigar a las fuerzas de seguridad en el país, pero en la práctica acaban causando un elevado número de víctimas civiles. Con 2.777 fallecidos, el año 2010 fue el más sangriento para la población civil desde la llegada de las tropas internacionales al país hace casi una década, según la ONU, que atribuyó la mayoría de las víctimas a las acciones de los talibanes.

En un informe reciente, el organismo multilateral explicó además que el pasado mes de mayo -con 368 muertos- fue el mes con mayor mortalidad para este colectivo desde 2007, cuando Naciones Unidas empezó a registrar estadísticas.

Las tropas extranjeras comienzan este mes a retirarse de Afganistán y a traspasar gradualmente la competencia de la seguridad al Ejército y Policía afganos, en un proceso que culminará en 2014 si se cumplen los plazos previstos.