Un atentado doble golpea Noruega

Confirmadas siete muertes en la capital por una bomba que ha dañado varios edifcios gubernamentales y 10 en un tiroteo contra una reunión de las juventudes laboristas en una pequeña isla.- Un noruego ha sido arrestado en relación con ambos ataques y la policía apunta a "grupos locales"

AGENCIAS Oslo 22 JUL 2011 - 19:30 CET
Sigue la última hora en este canal de Eskup.

Al menos 17 personas han muerto en un doble atentado terrorista en Noruega. Una decena más permanecen heridas de gravedad y la policía espera que algunas de ellas pasen en las próximas horas a engrosar la lista de decesos. Al menos siete de las víctimas son el resultado de la explosión de una bomba en el centro de la capital, Oslo, producida ayer a las 15.30 horas, y 10 más de un ataque con armas de fuego una hora y media después. La policía ha detenido a un hombre de nacionalidad noruega. El presunto autor del atentado y del tiroteo en la isla de Utoya sería un hombre de 32 años de nombre Anders Behring Breivik, según recoge la televisión noruega TV2, que no cita sus fuentes.

El estallido sacudió varios edificios gubernamentales (mapa), entre ellos, las oficinas del primer ministro, el laborista Jens Stoltenberg, quien no estaba allí. Las fuerzas de seguridad noruegas han cerrado el centro de la ciudad, que tiene en total algo más de medio millón de habitantes, y ha pedido a todos los que quedan allí que abandonen la zona. El terror se ha intensificado cuando, poco después, un tiroteo en una isla al sur de la ciudad ha provocado el caos durante una reunión de las juventudes laboristas. La policía ha confirmado que hay al menos 10 víctimas mortales en este segundo ataque, aunque un testigo citado por Reuters ha asegurado que ha visto una veintena de cadáveres tendidos en el suelo.

Un detenido, noruego

La policía está interrogando al único detenido, un hombre de nacionalidad noruega de 1,90 metros y 32 años. El portavoz de la Policía de Oslo, Ander Frydenberg, ha declarado a la BBC que el detenido está siendo interrogado en una comisaría local de Policía de la isla de Utoya. La televisión noruega Tv2, ha informado de que al parecer Anders Behring Breivik tendría vínculos con partidos de la extrema derecha. Según este mismo canal, la policía noruega está registrando un piso en la zona occidental de Oslo donde residía el detenido. Por ahora las investigaciones apuntan que los ataques no se pueden atribuir al terrorismo internacional o a grupos islamistas, sino que estarían relacionados con "movimientos locales antisistema".

La detención se ha efectuado en Utoeya, una isla situada a varias decenas de kilómetros al sur de la capital donde estaban reunidas las juventudes del partido laborista y donde el arrestado ha sembrado el caos al abrir fuego contra los asistentes. El autor del tiroteo iba vestido de policía y está relacionado también con la explosión, según fuentes oficiales. A última hora de la noche se ha localizado su coche, que contenía más material detonable.

Algo más de dos horas después del estallido, el propio Stoltenberg ha confirmado que tanto él como el resto de los miembros de su Gabinete estaban "bien". El primer ministro, que no ha hablado de atentado hasta una segunda aparición televisiva horas después, ha calificado la situación de "muy grave" y ha convocado a los ministros de Defensa y de Exteriores para reunirse en un Comité de Emergencia. Hacia las diez y media de la noche, Stoltenberg compareció una tercera vez en la televisión pública junto al ministro de Justicia para condenar los atentados y confirmar las cifras oficiales de muertos, heridos y desaparecidos. También aseguró que su país responderá con más democracia a ataques violentos y que el Gobierno británico ha ofrecido compartir sus servicios de inteligencia con Noruega. El ministro de Justicia, Knut Storberget, declaró que aún no se conocen los móviles del crimen y aseguró que las fuerzas de seguridad no tenían nociones de ninguna amenaza de esa envergadura. También explicó que el país no elevará la alerta terrorista tras el suceso.

"Una zona de guerra"

Einar Hagvaag, periodista del diario noruego Dagbladet, explicó en conversación telefónica que la explosión tuvo lugar en las inmediaciones del cuartel general del Gobierno noruego. En concreto informa de que el acceso al edificio de 16 plantas donde tiene su oficina el primer ministro quedó completamente destruido. "Parece una zona de guerra", describió Hagvaag desde las calles próximas al lugar del estallido.

Precisamente la sede de otro periódico, VG, el de mayor tirada en Noruega, quedó afectada por la explosión. "Veo rotas las ventanas del edificio del VG y de la sede gubernamental", señalaba un periodista testigo de la explosión a la radio NRK.

Junto a los cristales caídos de las ventanas de los edificios afectados en la zona, los testigos han relatado que quedaban restos de un vehículo destrozado, además de humo por encima de los inmuebles. La sirenas, según las grabaciones que han llegado a la Red, saltaron en medio del caos que agentes de la policía trataban de controlar en la calle entre heridos ensangrentados y desorientados, personal hospitalario y ciudadanos que tratan de asistirlos. El mes de julio es el que los noruegos eligen para las vacaciones. No obstante, a la hora en la que la bomba hizo explosión, muchos ciudadanos de Oslo dejaban sus oficinas para comenzar el fin de semana.

Francisco Valseca, ingeniero informático español de 30 años, explicó a este periódico -aquí puedes leer otros testimonios- que cuando se encontraba en su puesto de trabajo a unos siete kilómetros de donde ocurrió la explosión, se escuchó un estruendo. "Hemos notado un fuerte temblor del edificio y hemos pensado que era un trueno porque hoy está lloviendo".

Noruega había recibido amenazas de islamistas radicales por su implicación en la guerra de Afganistán y su participación en la campaña militar de la OTAN en Libia. Un experto consultado por la agencia Reuters, John Drake, apuntado que este atentado no es muy diferente al que golpeó Estocolmo en diciembre y que, posteriormente, relacionaron sus autores con el papel de Suecia en la guerra afgana.

Otras noticias

Este viernes, la explosión de una bomba cerca de la sede del Gobierno en Oslo ha dejado al menos dos muertos y un número indeterminado de heridos. Todos los edificios de la zona se han visto afectados por la onda expansiva. Hasta el momento nadie ha asumido la autoría del atentado, aunque la policía sigue la pista del terrorismo islamista y tampoco se descarta que pueda haber más dispositivos explosivos preparados para ser detonados.  En relación a la explosión, los agentes han arrestado a tres personas. Entre los edificios gubernamentales afectados se encuentran las oficinas del primer ministro, Jens Stoltenberg, que no ha resultado herido por encontrarse en ese momento fuera de su despacho.  La cifra de muertos también podría aumentar. / AGENCIA ATLAS

FOTOGALERIA: Evacuación

Un mujer herida en la explosión de Oslo es evacuada del lugar del atentado. / CHRISTOPHER OLSSON (REUTERS)

El Gordo

-----

2º Premio

-----

3º Premio

-----

4º Premio

  • -----
  • -----

5º Premio

  • -----
  • -----
  • -----
  • -----
  • -----
  • -----
  • -----
  • -----

Comprueba tu número

El sorteo aún no ha comenzado.

ESCUCHA EL SORTEO ENSER

Patrocinio

OpenbankAdvertisement

Últimas noticias

Ver todo el día

Hacia un repliegue militar en Cuba

La normalización con EE UU puede impulsar el acceso de civiles a la cúpula cubana

Vigilias de dolor en Brooklyn

Los homenajes a los policías asesinados congregan en el barrio a representantes de todas las religiones y colectivos

El laboratorio del infierno

Camden, la ciudad más peligrosa de EE UU, logra reducir la violencia con una policía semiprivada e integrada en la comunidad

Venezuela renueva poderes en medio de una pugna en el chavismo

La votación de magistrados y otros altos funcionarios se demora porque las facciones de Maduro y Diosdado Cabello no coinciden

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana