Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mauricio Macri gana por amplia mayoría su segundo mandato en Buenos Aires

El candidato conservador se impone en las elecciones locales al candidato de Cristina Fernández

Mauricio Macri renovó ayer domingo su cargo como intendente de la ciudad de Buenos Aires frente al candidato kirchnerista, Daniel Filmus. Con el 99,2% de las mesas escrutadas, Macri obtenía el 64,3%, frente al 35,7% de su competidor, lo que supone un resultado superior al que consiguió en 2007 (60,9%). A última hora de la tarde, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner telefoneó al vencedor para felicitarle, gesto que Macri agradeció públicamente.

La certeza de que Macri, de 52 años, empresario, expresidente del Boca Junior, era un seguro ganador (en la primera vuelta, el pasado 10 de julio, no logró el 50% necesario pero le sacó casi 20 puntos a Filmus) no le ha quitado emoción a unas elecciones locales que se leen en clave nacional y en la que lo que importaba eran los porcentajes finales. La votación se desarrolló sin incidentes, en uno de los días más fríos del año, con la ciudad barrida por viento helado de la Patagonia.

Macri, un político conservador, que presidente el PRO, (Propuesta Republicana) aspiraba a mejorar el resultado de 2007 y el kirchnerismo (que controla el Partido Justicialista), a que Filmus llegara al 40% y rebasara, aunque fuera ligeramente, su resultado de hace cuatro años (39,04%), para poder atribuirlo al empuje de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. El número de votos en blanco o nulos, que según los sondeos será más alto que en otras ocasiones, tendrá también una interpretación política. Aun así, la participación se acercó al 68%, la misma cifra que votó en 2007.

En cualquier caso, Macri dispondrá solo de 26 de los 60 escaños de la legislatura local, frente a los 13 de los kirchneristas y sus aliados, los 11 de Proyecto Sur, un grupo de izquierda que encabeza el director de cine Fernando Pino Solanas, y los cinco que logró el partido de Elisa Carrió, Coalición Cívica, que, probablemente, pueda ejercer un cierto papel arbitral

La amplia diferencia registrada en la primera vuelta hizo que Daniel Filmus, de 56 años, un sociólogo que fue ministro de Educación en época de Néstor Kirchner, cambiara el aire de su campaña, muy vinculada inicialmente al Gobierno de la nación, y optara por una imagen más desenfadada. Filmus denunció también en los tribunales la difusión, mediante llamadas telefónicas programadas, de mentiras ofensivas sobre su familia, operación que atribuyó al principal asesor de Macri. La justicia no ha emitido aún un fallo al respecto.

Los resultados de Buenos Aires ciudad son importantes para el kirchnerismo porque se suman al mal porcentaje obtenido en las recientes elecciones de Santa Fe, donde quedó tercero, por detrás de un inesperado candidato a gobernador del PRO, y a la previsible derrota, el próximo domingo, en la provincia de Córdoba, tradicionalmente esquiva a Cristina Fernández.

Los tres distritos electorales suponen un total del 25% del censo nacional, y aunque los resultados provinciales no tienen por qué traducirse literalmente en las presidenciales del próximo octubre, sí pueden romper la imagen de invencible que mantiene desde hace meses Cristina Fernández. Sobre todo porque las derrotas kirchneristas se han producido en fechas muy cercanas a las elecciones primarias, simultáneas y obligatorias que todos los partidos tienen previsto celebrar el 14 de agosto, por primera vez en la historia, y que se van a convertir en una auténtica encuesta nacional sobre el estado de ánimo de los argentinos y la ventaja real que tiene la actual presidenta. Las primarias obligatorias para que partidos y coaliciones designen a sus candidatos presidenciales fueron impulsadas por Cristina Fernández y aprobadas por ley.