Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El barrio londinense de Tottenham vive una noche de disturbios raciales

Al menos 300 personas se concentran frente a una comisaría de policía al norte de la ciudad en protesta por la muerte de un jóven en un tiroteo con agentes

Un explosivo cóctel de racismo social y policial exacerbado por un sentimiento de gueto, por la llegada la gran inmigración de Europa del Este, por las dramáticas consecuencias de la crisis económica y por las tensiones generadas por los recortes sociales estalló el sábado por la noche en Tottenham, un barrio del norte de Londres de marcada personalidad, convertido en mosaico de los problemas de las grandes urbes de Europa occidental.

Un conflicto con inconfundible aroma de banlieue parisina derivó en los disturbios más espectaculares que padece Londres desde que policías y manifestantes se enfrentaron también en Tottenham en 1985. Al igual que en París en 2005, el detonante ha sido la muerte de un presunto delincuente. Esta vez, un joven negro de 29 años, Mark Duggan, acribillado a balazos por la policía el pasado jueves cuando iba a ser detenido. El sábado por la tarde, unos 300 vecinos se concentraron ante la comisaría central de la Policía Metropolitana, en la calle mayor del barrio. Sin que nadie sepa muy bien ni cómo ni por qué, la manifestación acabó transformándose en una revuelta violenta a partir de las ocho de la tarde.

Tottenham se transformó en una batalla campal de manifestantes contra policías, pero también de violentos contra todo: ardió un autobús, varios coches policiales y muchos comercios. En algunos casos, el fuego arrasó edificios enteros. A mediodía de ayer, los bomberos aún luchaban para apagar las brasas de una manzana de casas que habían ardido durante la noche. Una veintena de policías y al menos tres civiles fueron atendidos de heridas sin mayor gravedad y 40 personas fueron detenidas. Dos grandes interrogantes persistían ayer tarde: la incógnita de que pueda haber algún cadáver en los edificios en los que aún no han podido entrar los bomberos y el temor de que esta noche se repitan los incidentes.

Padre de cuatro hijos, sus amigos definían ayer a Mark Duggan como "un chaval que había hecho sus cosas, eso no se puede negar, pero que nunca fue violento". El problema es que los negros de Tottenham sienten que la policía les considera a todos violentos hasta que se demuestra lo contrario. Se sienten perseguidos. "El otro día vi cómo la policía detenía a un negro. Eran cuatro contra uno. ¡Cuatro¡ ¿No bastaba con dos?", se quejaba ayer Pascal.

Pascal es uno de los varios vecinos que ayer a media mañana debatían sobre los incidentes. Están en la calle mayor, pasados los restos de un coche patrulla calcinado y justo antes de la barrera policial que impide llegar hasta la comisaría. "Es un problema de comunicación" , proclama uno de los tertulianos. "Los manifestantes querían explicaciones sobre la muerte de ese joven, pero nadie salió a decirles ni media palabra", añade, entre la aprobación general de los presentes.

El poder ha reaccionado condenando la violencia callejera, el pillaje y las agresiones a la policía. Pero el diputado local, el laborista David Lammy, ha puesto también el acento en los errores policiales y en el significado de un conflicto que, a su juicio, "no se puede comparar con el de 1985 porque entonces era entre policías y manifestantes y hoy es un ataque a Tottenham, a su gente, a los tenderos, a las mujeres, a los niños, a los que ahora se han quedado sin casa".

Los vecinos se quejaban ayer de que gran parte del pillaje lo cometió "gente de fuera". Twitter y las redes sociales expandieron de inmediato el relato de los disturbios "y enseguida vinieron jóvenes de Hackney y de otros barrios para robar todo lo que pudieron", asegura otro vecino.

"Esto es solo el principio. Y no solo va a ser Tottenham. La gente ya está harta", asegura Ras Yaw mientras contempla la batalla de los bomberos por apagar los rescoldos de los cuatro o cinco edificios consecutivos que han ardido por completo en Wilson's Avenue, esquina con Dowsett Road. Está ante la parte trasera de los edificios. La fachada da a la calle mayor y desde la esquina se atisban los restos irreconocibles de un típico autobús londinense de dos pisos.

Junto al rasta de edad indefinible, la joven Linda transpira emociones confusas. Por un lado se declara "conmocionada y sorprendida" por lo que ha ocurrido en la zona, "porque es un barrio muy hermoso, con muy buena gente". Por otro lado, su relato sobre las condiciones de vida en Tottenham hace pensar que los disturbios estaban en la agenda del destino. "Me han pedido los papeles cuatro veces", se queja. Ras Yaw le quita pronto la palabra para hacer hincapié en que la población de Tottenham ha crecido muchísimo con la llegada de miles de inmigrantes de Europa del Este "y ahora no hay trabajo, ni para ellos ni para la gente que ya estaba aquí", se lamenta.

Lize trabaja en una escuela primaria y se está dando una vuelta en bicicleta para contemplar los destrozos. El sábado por la noche llegó a casa a las dos de la mañana porque las calles estaban cortadas. "Lo peor es que han destruido las tiendas en las que compraba la gente más pobre", se lamenta. "Esto es lo último que le hacía falta a Tottenham", sentencia. Un comentario común al de muchos vecinos, que se lamentan de la mala fama que estos disturbios le van a traer a un barrio al que si algo le sobra es mala fama.

Una muerte a tiros, origen de la violencia

La polémica muerte de un joven de 29 años y padre de cuatro hijos, Mark Duggan, está en el origen de los disturbios de Tottenham. Duggan fue tiroteado en la calle Ferry Lane poco después de las seis de la tarde del jueves en una acción enmarcada en la llamada Operación Tridente por la que Scotland Yard intenta acabar con el uso de armas de fuego en la comunidad afro-caribeña. Desde el principio, la muerte de Duggan ha estado rodeada de polémica, con versiones contradictorias sobre lo ocurrido. Unas versiones señalan que Duggan, que viajaba en un taxi, disparó a los agentes antes de que estos le abatieran. Otras versiones hablan del ajusticiamiento de un hombre que ya estaba en el suelo cuando le dispararon.

La llamada Comisión Independiente de Quejas de la Policía (IPCC) abrió una investigación, como suele ocurrir cuando alguien muere a manos de la policía, pero todo tipo de rumores se dispararon a través de las redes sociales, contribuyendo a que subiera la temperatura en un barrio en el que, como en muchos otros, no faltan tensiones sociales y raciales. Según la IPCC, la policía disparó dos tiros y un arma ilegal fue encontrada en el lugar de los hechos.

El sábado, a las cinco de la tarde, unas 300 personas se concentraron ante la comisaría de Tottenham tras acudir en manifestación desde el complejo de viviendas de Broadwater Farm, pidiendo "justicia" para Duggan y su extensa familia. La policía cierra High Road y desvía el tráfico.

A las 20.20 de la tarde empiezan a lanzarse botellas contra dos coches policiales aparcados cerca de la comisaría. Se extiende el rumor de que esos incidentes empezaron tras un altercado entre la policía y una chica. Acuden policías antidisturbios y aumenta la violencia de los manifestantes.

A las 20.45 los bomberos reciben la primera llamada. Acabarían atendiendo 49 incidentes de fuegos "primarios" en la zona de Tottenham y más de 250 llamadas de emergencia.

A las 22.45 la violencia es ya generalizada y arde un autobús de dos pisos en la calle mayor. Se conocen los primeros casos de pillaje en tiendas de cadenas nacionales como Vision Express, Boots, Argos y JD Sports. Los vecinos creen que muchos de los ladrones son jóvenes de otros barrios que se han enterado de los disturbios a través de las redes sociales y quieren sacar partido. Los bomberos dan por controlados los incendios a partir de medianoche, pero muchos edificios siguen ardiendo durante la madrugada.

Hoy la policía ha hecho un balance de 48 personas detenidas y 26 policías heridos, ninguno de gravedad. Scotland Yard afirmó que "no había ningún indicio de que la protesta podía derivar en los niveles de criminalidad y desórdenes violentos que vimos". "Creemos que algunos elementos, que no estaban implicados en la vigilia, aprovecharon la oportunidad para cometer desórdenes y atacar físicamente a los oficiales de la policía, abusar verbalmente de los bomberos y destrozar vehículos y edificios", añade un comunicado de Scotland Yard.

En un comunicado posterior, la policía londinense alertó de que había detectado en Internet la convocatoria de nuevos disturbios para esta noche del domingo.

Más información