Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Explosión social en Reino Unido

Twitter levanta las escobas

Cientos de vecinos organizados en la Red se lanzan a las calles para limpiar los destrozos de los alborotadores

Hace 11 segundos. Hace 12, 20, 24... Los mensajes de la red de microblogs Twitter que caen bajo el flujo titulado #riotcleanup han prendido una mecha, si cabe, más viva y rápida que la que hizo detonar este fin de semana los disturbios en Londres y otras ciudades de Reino Unido. Y se mantiene viva también desde la Red, pero con un fin bien distinto. Cientos de personas, voluntarios congregados a través de las redes sociales, se han lanzado a las calles para limpiar lo que los vándalos ensuciaron y destrozaron. Y mostrar su rechazo.

"Si quieres ayudar con la limpieza en #Croydon", dice uno de los tuits del hilo de mensajes, "por favor, llama al 02087266000 #riotcleanup". O chequea la dirección de Internet riotcleanup.co.uk, web que organiza a las brigadas de ciudadanos allí donde se les necesita y a la hora en la que pueden acudir cepillo en mano. Tal fue el arranque de la iniciativa que la página estuvo caída durante gran parte del día por un exceso de tráfico imprevisto.

Facebook, con un grupo de más de 12.000 seguidores, se ha unido también a una campaña que, si mantiene el pulso, no solo dará brillo de nuevo a las calles londinenses, sino también al buen nombre de las redes, manchado por amplificar el ruido de los alborotadores, sobre todo, a través del escurridizo chat del móvil de nueva generación Blackberry.

La empresa propietaria de este smartphone, la canadiense Research in Motion, se ha comunicado ya con la policía para colaborar en la investigación tras conocerse que su servicio de mensajería, el más usado por los adolescentes británicos, fue el principal canal para extender la revuelta a diferentes barrios y ciudades de Reino Unido.

"Eres increíble Clapham", decía un usuario de Twitter tras la limpieza de una de las zonas más castigadas por las protestas. "Has restaurado mi fe en la humanidad". Hasta ese barrio londinense acudieron decenas de personas con las escobas por lo alto y camisetas de repulsa hacia los alborotadores. "Los saqueadores son escoria", pintó en su pecho una de las voluntarias. "Londres odia a los saqueadores", se rotuló otra.

La marea de limpiadores de Clapham pudo hasta con el alcalde de la capital, Boris Johnson. Ante los abucheos de los ciudadanos, el primer edil londinense levantó una escoba y se sumó a la ira de quienes le rodeaban dando nombre al movimiento: "El espíritu de Londres".

La idea corrió durante la madrugada del martes a cargo del artista Dan Thompson. Fue él el que acuñó el hashtag (hilo de comunicación) #riotcleanup. Durante las primeras horas, esta conversación abierta en Twitter se aupó entre los cuatro primeros puestos de lo más leído. "Espero que no tengamos que limpiar mañana", decía el propio Thompson en el perfil creado (alrededor de 80.000 seguidores) para la tarea por el músico Sam Duckworth. "Pero si lo tenemos que hacer, contamos con el apoyo del Gobierno". Las brigadas de limpiadores están en contacto con las autoridades para saber dónde pueden actuar y cuándo están a salvo de los encapuchados. Utensilios para la misión: bolsas de basura, escoba, recogedor, guantes, cinta adhesiva y rotuladores.

Thompson y Duckworth han puesto la primera piedra para formar esta suerte de escuadrones de limpieza. Pero voces bien conocidas en Reino Unido, como la del cantante Kate Nash o el actor Simone Pegg, han tirado de los internautas hacia las calles. También en Twitter, el futbolista Rio Ferdinand o el cantante Justin Bieber han enganchado el enfado de los británicos contra los disturbios. "Si ellos vuelven a hacerlo, nosotros también", relataba en #riotcleanup uno participante en las labores de limpieza. "Solidaridad para nuestras comunidades. Muéstrales que no pueden ganar", cerraba el tuit.