Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se eleva a nueve el número de fallecidos tras estrellarse un avión en una exhibición aérea en EE UU

Decenas de heridos al caer un Mustang P-51 de la Segunda Guerra Mundial en la zona de tribuna de los espectadores en Reno

Al menos nueve personas han muerto y alrededor de 50 han resultado heridas, algunas de gravedad, al estrellarse un avión contra las gradas en las que cientos de espectadores contemplaban una competición aérea en Reno, en el estado de Nevada (EE UU). El presidente de las Carreras Aéreas de Reno, Mike Houghton, ha señalado en una rueda de prensa que han muerto el hombre, Jimmy Leeward de 74 años, que pilotaba el avión de combate Mustang P-51 de la Segunda Guerra Mundial que se ha estrellado y dos espectadores, que han perecido ya en el hospital. Los responsables del evento no descartan que aumente el número de fallecidos.

Muchos de los heridos están en estado crítico y están siendo atendidos en hospitales de la zona. Ha concretado también que en el momento del accidente había unas 7.500 personas viendo el espectáculo. Houghton también ha señalado que aún es pronto para saber con seguridad las causas del accidente, pero ha apuntado que parece que un fallo técnico en el avión, bautizado como Fantasma galopante, hizo que el piloto perdiera el control. Jimmy Leeward era un reconocido piloto de carreras y de escenas de riesgo en películas.

Testigos del accidente afirman haber visto a decenas personas tiradas en el suelo con heridas de gravedad y sangre por todas partes. El Campeonato Nacional de Carreras Aéreas reúne cada mes de septiembre en Reno a miles de personas que quieren ver exhibiciones y competiciones de aviones civiles y militares. Las actividades previstas para el fin de semana se han cancelado a raíz de este accidente, según indicaron los organizadores.

Las autoridades locales no han determinado aún qué llevó al antiguo avión a precipitarse sobre las gradas del famoso espectáculo aéreo. Un equipo de la Oficina Nacional de Seguridad en el Transporte ha llegado ya a Reno para unirse a los investigadores de la Administración Federal de Aviación y de los miembros locales de la Guardia Nacional, además de a la policía estatal de Nevada, según la CNN