Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Congresistas de EE UU piden a 31 países que rechacen la petición de Palestina ante la ONU

Un grupo de 70 líderes del Congreso estadounidense comparten una paz "mediante negociaciones directas entre Israel y los palestinos, no con resoluciones"

Un grupo de 70 líderes del Congreso de Estados Unidos ha instado a 31 países, entre ellos España, a que rechacen las "acciones unilaterales" de Palestina en busca de su adhesión a Naciones Unidas.

En su carta, el presidente del subcomité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de EE UU, el republicano Steve Chabot, y otros 69 legisladores calificaron la histórica solicitud palestina como "una inminente amenaza para la paz en Oriente Próximo". Fue enviada después de que el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas, presentara ayer ante la ONU la solicitud formal de adhesión de Palestina al organismo mundial.

En la misiva, los congresistas piden un voto "en contra de cualquier resolución que permita a la misión Palestina su adhesión plena o como Estado observador ante la ONU". "Nos oponemos firmemente a este esfuerzo desestabilizador y contraproducente y pedimos respetuosamente que se opongan a cualquier resolución de la ONU que lo promueva", indicaron los legisladores.

Haciéndose eco de la postura del Gobierno de EE UU, los legisladores dijeron que comparten el apoyo a "una paz real y duradera entre Israel y los palestinos" pero que ésta sólo puede producirse "mediante negociaciones directas entre Israel y los palestinos, no con resoluciones en la ONU". Según los congresistas, entre ellos, Ileana Ros-Lehtinen, Pete Sessions y la precandidata presidencial republicana Michele Bachmann, un apoyo de la ONU a la ANP torpedearía las oportunidades para las negociaciones directas.

El Centro para Políticas Responsables, que rastrea las donaciones a los líderes políticos, señaló que algunos signatarios de la carta recibieron fondos de los grupos de presión judíos en EE UU. Ros-Lehtinen recibió, entre 1989 y 2010, 562.509 dólares en donaciones de los "comités de acción política" (PAC, en inglés) pro-israelíes, y para 2011-2012 unos 14.000 dólares, según el centro no partidista.

La carta se envió a Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Bosnia-Herzegovina, Bulgaria, Colombia, Chipre, la República Checa, Dinamarca, España, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Francia, Gabón, Grecia, Holanda, Hungría, Irlanda, Italia, Latvia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Nigeria, Polonia, Portugal, el Reino Unido, Rumania y Suecia.