Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre dispara en un acceso a la misa del Papa en Alemania

Aunque en un primer momento se informó de que había un herido, la policía lo ha desmentido.- El oficio religioso se celebra con normalidad

Un hombre ha disparado esta mañana con un arma de perdigones contra el personal de seguridad de un control de acceso a la misa papal en Erfurt. La ceremonia religiosa se ha llevado a cabo con toda normalidad ante 30.000 personas. Los cientos de policías desplegados para vigilar el acto en los alrededores de la Plaza de la Catedral no daban señales de preocupación por el incidente, que muchos incluso desconocían. El breve tiroteo ha tenido lugarunas dos horas antes de la misa, que comenzó a las nueve. El portavoz policial Dirk Sauter ha confirmado que "hubo disparos con algún tipo arma de aire comprimido". No hirieron a nadie. El sospechoso está detenido. La policía, que ha registrado su vivienda, no da razón de sus posibles motivos ni tampoco de su estado mental.

Benedicto XVI se reunió anoche en Erfurt con varias víctimas de abusos sexuales en instituciones de la Iglesia. El encuentro no figuraba en la agenda de la primer visita oficial del Papa a su país natal, pero se esperaba un gesto de este tipo durante los cuatro días que está pasando en Alemania. La Iglesia alemana se vio sacudida durante 2010 por una serie de escándalos por los abusos sexuales a menores perpetrados desde hace décadas en diversas instituciones católicas. Según el comunicado de la Conferencia Episcopal alemana, el Papa "aseguró a los presentes que los responsables de la Iglesia trabajan en el esclarecimiento de estos delitos y se esfuerzan en aplicar medidas efectivas para la protección" de los niños cuya custodia se les confía.

Antes del encuentro, un pequeño grupo de víctimas se había reunido en Erfurt para pedir a la Iglesia que combata con más decisión los abusos a menores por parte de religiosos. Acusan a las instituciones católicas de haber evitado sistemáticamente el castigo de los culpables. Diversas asociaciones de víctimas de abusos sexuales denuncian que, durante décadas, las diócesis alemanas se han limitado a cambiar de destino a los sacerdotes sobre los que pesan este tipo de acusaciones. Ayer en Erfurt, el Papa se dijo "conmovido y muy impresionado" por el relato de los sufrimientos de los tres hombres y las dos mujeres. Los acompañó a la reunión el obispo de Tréveris Stephan Ackermann, comisionado por al Conferencia Episcopal alemana para el esclarecimiento de los delitos sexuales en el seno de la iglesia.

Diversas asociaciones de víctimas de abusos han criticado el gesto del papa como "insuficiente". Benedicto XVI se había reunido anteriormente con víctimas de abusos sexuales perpetrados por personal de la Iglesia católica en Estados Unidos, Australia, Malta y Reino Unido.

La multitudinaria misa de hoy, acompañada por el buen tiempo, atrajo a miles de personas desde la madrugada. Después de la ceremonia en la capital de Turingia, Benedicto XVI ha embargcado en un avión que lo llevará a Friburgo, cuya archidiócesis es un importante foco católico del suroeste alemán. Ayer celebró en Erfurt una ceremonia ecuménica con religiosos de la iglesia evangélica, que en Alemania tiene tanto miembros como la católica. Antes de reunirse con las víctimas de los abusos, Benedicto XVI ofició una misa para 90.000 fieles en las proximidades de Erfurt. La visita del papa Ratzinger a su país termina mañana domingo.