Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Putin volverá a la presidencia de Rusia

En el congreso del partido gubernamental Rusia Unida, Medvédev propone su candidatura para las elecciones presidenciales de 2012

Ya se conoce el nombre del próximo presidente de Rusia: Vladímir Putin. En el congreso del partido gubernamental Rusia Unida, el actual jefe de Estado, Dmitri Medvédev, propuso la candidatura de hombre fuerte del país para las elecciones presidenciales de 2012. Minutos antes, Putin había propuesto a Medvédev que encabezara la lista de Rusia Unida en las parlamentarias de diciembre próximo. La noticia -que fue una sorpresa pues los analistas esperaban que la decisión de quién sería el candidato presidencial se tomaría a último minuto., es un balde de agua fría sobre las cabezas de quienes tenían esperanzas en un programa reformas democráticas.

Liberales y demócratas asociaban sus esperanzas de democratización del Kremlin con un segundo mandato de Medvédev. Putin, por el contrario, era relacionado con un estancamiento de las reformas. Putin nuevamente en el Kremlin significa para ellos que el régimen autoritario continuará en Rusia.

El que la élite que está en el poder haya dilucidado quién será el próximo jefe de Estado -nadie duda de que Putin arrasará en los comicios- es un alivio para los políticos que consideraban que el Gobierno estaba paralizado debido a la incertidumbre en el futuro.

El tándem que ha venido gobernando Rusia los últimos años continuará y Medvédev encabezará el Gobierno bajo la presidencia de Putin. En su discurso, Medvédev dijo que está dispuesto a continuar trabajando por la «modernización del país» en el nuevo «Gobierno» y Putin, en el suyo, dijo estar seguro de que Medvédev reunirá un equipo eficaz en el nuevo Gabinete.

Medvédev, que dijo que la decisión sobre la candidatura presidencial había sido tomada «conjuntamente» hacía tiempo, alabó al partido gubernamental, al que calificó de «generoso» por haber «mejorado las condiciones para la competencia política en el país».

Putin después comenzó a desarrollar su programa económico, cuyo punto central es la «defensa social» de los ciudadanos, para lo cual es necesario continuar modernizando el país y elevando el nivel de vida de los rusos.

Rusia Unida ocupa un lugar hegemónico en el sistema político del país, papel que se ha visto reforzado últimamente después de la desbandada producida en Rusia Justa, partido que había sido ideado como contrapeso al primero, y de la división, la semana pasada, del renovado partido de derecha.