Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA REPRESIÓN DEL RÉGIMEN DE DAMASCO

Turquía anuncia nuevas sanciones contra el régimen sirio

Erdogan lamenta que el Consejo de Seguridad no castigue a Damasco

El primer ministro turco Erdogan con el presidente sudafricano Jacob Zuma
El primer ministro turco Erdogan con el presidente sudafricano Jacob Zuma REUTERS

Aunque el Consejo de Seguridad de la ONU no haya aprobado hoy sanciones contra el régimen sirio Turquía, antiguo aliado de Siria, sí lo va a hacer por su cuenta. El primer ministro turco, Recep Tayip Erdogan, las anunciará el próximo fin de semana cuando visite en el este del país a los 7.000 refugiados sirios que Turquía acoge.

“Visitaré probablemente a nuestros huéspedes sirios en sus campamentos este fin de semana y entonces haremos nuestra valoración de las sanciones y las anunciaremos paso a paso”, declaró Erdogan en Pretoria durante una rueda de prensa con el vicepresidente surafricano Kgalema Motlanthe, según la agencia de prensa Anatolia.

Coincidiendo con este anuncio el EstadoMayor turco informó de que, a partir de hoy y hasta el 13 de octubre,llevará a cabo unas maniobras militares en la provincia de Hatay, fronteriza con Siria y donde se encuentran el grueso de los refugiados sirios. Aunque es modesto –solo moviliza a una brigada de infantería mecanizada ya 800 reservistas- este ejercicio se interpreta en círculos diplomáticos como una advertencia al régimen del presidente Bachar el Asad.

El veto de Rusia y de China impidió que el máximo órgano de la ONU adoptase una resolución que preveía medidas contra un régimen cuya represión ha causado desde mayo, según el Alto Comisionado para los Derechos Humanos, unos 2.700 muertos. Líbano, Brasil,India y África del Sur se abstuvieron en la votación.

Los promotores de la resolución (EE UU y los países europeos) expresaron hoy su disgusto por el resultado de la votación, pero Bouthaina Chaabane, consejera del presidente Asad, se felicitó, en cambio, del veto “histórico” ruso-chino. En varias ciudades sirias se produjeron ayer manifestantes en las que los jóvenes esgrimían pancartas,en árabe y en inglés, en las que se podía leer: “Rusia no destruyas nuestro futuro”.

“Me ponen en apuros”, empezó contestando Erdogan a una pregunta sobre lo sucedido en el Consejo de Seguridad porque iba a poner de manifiesto sus discrepancias con Motlanthe.Acabó, no obstante, afirmando que le hubiera gustado que Suráfrica “esté al lado del pueblo sirio y formule una rotunda advertencia al Gobierno sirio”.“Eso hubiese sido lo correcto porque miles de inocentes están siendo asesinados a sangre fría”.

“Este veto no nos va a impedir seguir adelante e imponer sanciones”, añadió. “Vamos a poner en práctica un paquete de sanciones”. “Mi corazón sigue estando al lado de los que luchan por la libertad”, concluyó.

Hace tan solo tres años Erdogan y su familia veranearon con los Asad poniendo así de relieve la cordialidad de la relación. Este se empezó a deteriorar cuando Damasco ignoró los llamamientos de Ankara para detener la represión. Turquía ha impuesto ya un embargo armamentístico a su vecino, pero hasta ahora era reacia a sancionarle económicamente por temor a dañar los intereses de sus hombres de negocios. Pese a la crisis que atraviesa Siria, Turquía logró exportarle, en el primer semestre de este año, mercancías por 753 millones de euros.

El último emisario turco que fue recibido por Asad fue, el 9 de agosto, el ministro turco de Exteriores, Ahmed Davutoglu, que le instó a restringir el uso de la fuerza contra los manifestantes y a emprender reformas. Davutoglu estuvo reunido durante seis horas con el presidente sirio que amenazó con provocar una conflagración regional si la OTAN intervenía en Siria como lo hizo en Libia.

Amenazas del presidente sirio

Casi dos meses después la agenciade prensa semi oficial iraní FARS ha revelado parte del contenido de esta conversación de la que Teherán fue informado. “Si se toman medidas disparatadas contra Damasco, no necesitaré menos de seis horas para transferir cientos de misiles a los Altos del Golán y dispararlos sobre Tel Aviv”, le anunció Asad a su huésped omitiendo que, probablemente, una rápida reacción israelí se lo impediría. También dejó claro que pediría a Hezbola que ataque desde Líbano a Israel.

“Todos estos acontecimientos se producirán en las tres primeras horas, pero en las tres horas siguientes Irán atacará a los barcos de guerra de EE UU en el Golfo Pérsico”,añadió. “Los intereses de EE UU y de los europeos estarán también en la diana”,concluyó.