Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El expresidente Lula será tratado de un cáncer de laringe, según fuentes médicas

El exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva fue ingresado ayer por la tarde en un hospital de São Paulo, donde se le diagnosticó un cáncer en la laringe, informaron fuentes médicas

Ampliar foto
La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y el ministro de Finanzas visita en un hospital de Sao Paulo a su antecesor, Lula da Silva, que padece un cáncer de laringe. AP

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva sufre de cáncer de laringe, según el equipo de médicos del Hospital Sirio Libanés de Sâo Paulo. Los seis médicos que cuidan al exmandatario han preferido no operarle. Lula comenzará el lunes un tratamiento de quimioterapia, que consistirá en varias sesiones durante unos tres meses.

"El expresidente de la República, Luiz Inácio Lula da Silva, fue sometido a exámenes en el Hospital Sirio Libanés, de São Paulo, donde se le ha diagnosticado un tumor localizado en la laringe", dice un comunicado del centro médico difundido ayer, que indica que en los próximos días será iniciado un tratamiento de quimioterapia. El exmandatario fue dado de alta esta madrugada.

Lula, quien celebró 66 años este jueves, "se encuentra bien y deberá realizar el tratamiento de quimioterapia en carácter ambulatorio", señala la nota, firmada por el médico Antonio Carlos Onofre de Lira, director del Hospital Sirio Libanés. El director del Departamento de Oncología del hospital, Paulo Hoff, dijo que el paciente recibió la noticia con preocupación, pero mantiene un buen ánimo y se mostró "obediente" con los médicos.

Una de las recomendaciones inmediatas de los médicos para Lula es que deje definitivamente de fumar, un hábito que ha mantenido durante décadas

“El tratamiento de quimioterapia suele ser aconsejado cuando se trata de un tumor grave”, opina el oncólogo Jacob Kligerman, exdirector del Instituto Nacional del Cáncer (INCA) y cirujano especialista en cáncer de garganta, consultado por este diario.

Uno de los especialistas que está tratando a Lula, el médico Artur Katz, asegura que se trata de un “carcinoma epidermoide, de origen epitelial”. El médico afirma que el tumor “no es muy grande” y que “el deseo es que Lula pueda conducir una vida normal en cantidad y calidad, después del tratamiento de quimioterapia”.

Según fuentes del centro, una de las recomendaciones inmediatas de los médicos para Lula es que deje definitivamente de fumar, un hábito que ha mantenido durante décadas y que, aunque ha reducido, nunca ha podido controlar del todo.

La noticia corrió como la pólvora en todo el país y en Brasilia, donde cogió a todos de sorpresa. "En los últimos días se había estado quejando de que su voz, que siempre fue muy grave, estaba ahora más ronca que nunca", dijo a periodistas Paulo Okamoto, presidente del Instituto Ciudadanía y unas de las personas más cercanas a Lula.

Según declaró a la agencia O Globo el director del Departamento de Oncología del Hospital Sirio Libanés, Paulo Hoff, la persistente ronquera y su agravamiento es "un síntoma típico" de un cáncer de laringe.

En ese mismo hospital ha sido tratada con éxito la actual jefa de Estado de Brasil, Dilma Rousseff, de un cáncer que le fue detectado en el sistema linfático en 2009, y también se atiende el presidente de Paraguay, Fernando Lugo, de una dolencia similar a la que padeció la mandataria brasileña.

El equipo médico del Hospital Sirio Libanés también fue ofrecido por el Gobierno brasileño al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, quien optó por seguir con médicos cubanos el tratamiento contra un cáncer en la región pélvica.

Así mismo, allí recibió tratamiento durante 13 años el exvicepresidente brasileño José Alencar, quien falleció a inicios de este año tras una larga lucha contra un cáncer en la región estomacal.

Lula, el líder más popular de la historia política brasileña, llegó al poder en 2003 y el pasado 1 de enero entregó el poder a Rousseff, su pupila política y ganadora de las elecciones celebradas en octubre del 2010.

Durante los últimos meses, Lula ha tenido una intensa actividad y ha viajado a decenas de países, donde ha sido homenajeado por su empeño en la lucha contra la pobreza y el hambre.