Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

A bordo del Titanic del euro

Estonia sufrió un duro ajuste fiscal para entrar en la eurozona; ahora es el miembro de la UE que crece más rápido, pero su clase media se está yendo a pique

Ampliar foto
Carteles en Tallín con el lema "El euro es nuestra moneda". GETTY

Mientras las ratas ya abandonaban el barco, y los viajeros de primera soñaban con poder hacerlo, un pequeño aspirante pasajero báltico se sometía a terribles sacrificios para lograr subirse al Titanic del euro. Su historia es un laboratorio que encierra varias lecciones sobre virtudes y aberraciones del undécimo mandamiento que impera en el continente: no tendrás déficit.

Tras un pavoroso ajuste presupuestario que, en medio de una recesión de caballo, le permitió cumplir con los parámetros de Maastricht, Estonia obtuvo el pasado mes de enero la admisión en el buque insignia europeo. La cura fiscal del Gobierno de Tallín fue equivalente a “un 4% del PIB en 2008, un 9% en 2009 y un 2% en 2010”, según indica Andrus Säälik, jefe del departamento de política macroeconómica del Ministerio de Finanzas estonio. Una cifra que, en proporción, hace palidecer los recortes de los países mediterráneos, y que fue posible alcanzar gracias a la casi nula resistencia de la frágil sociedad civil estonia y a “un sistema de protección del empleo entre los más bajos de la OCDE”, según afirma la propia organización.

Los principales datos estadísticos apuntan a que con la cura fiscal Estonia ha salido del estado de coma: el país terminará 2011 con una tasa de crecimiento del 8%, mejor marca de la UE; el paro se redujo de casi un 20% a principios de 2010 a menos de un 11% hoy; el déficit está bajo control. Economistas, políticos y cabeceras derechistas y neoliberales gritan el milagro desde varios lares del mundo y elevan el país a estandarte de su modelo.

Indudablemente, se trata de resultados impresionantes, que contrastan con la angustiosa parálisis de los países latinos. Pero el paso de los informes y estadísticas a las calles de Tallín permite comprender el doloroso precio del rebote. La historia de Kadi-Liis Säre, de 28 años, lo simboliza.

El país terminará 2011 con una tasa de crecimiento del 8%, la mejor marca de la UE

Kadi-Liis es una de los muchos atropellados por el desregulado mercado estonio. Sentada en un café de la capital –que por ironía del destino se llama C’est la vie- relata cómo fue despedida en septiembre de un centro de servicios de asistencia social del municipio de Tallín en el que había trabajado durante cuatro años. Cobraba un raquítico sueldo de apenas 400 euros. En la enésima vuelta de tuerca del ajuste fiscal, el Ayuntamiento le exigió que aceptara trabajar 20 horas más al mes por el mismo salario. A diferencia de la gran mayoría de sus conciudadanos, Kadi-Liis trató de resistirse. La echaron enseguida, según cuenta, junto con los compañeros que también se opusieron. Ahora ha llevado el asunto a los tribunales.

“Estoy enfurecida. Me siento indefensa, y disgustada con un país que trata así a sus ciudadanos y trabajadores. ¡Por cualquier lado que uno mire, ocurren cosas así! Los recortes de salarios en los sectores público y privado están aniquilando la clase media. Veo a mi alrededor mucha gente que solo puede comprar alimentos básicos, y los comedores sociales están llenos”, dice. Transmite una indignación sincera y vibrante, una ruptura con la sociedad en la que vive que se percibe difícil de coser.

A su lado, Ave Tämm, una compañera de 32 años que como Kadi-Liis se resistió y fue despedida, se lamenta: “¡El coste de la vida es insostenible!”. La inflación este año rondará el 5%. A través del espeso velo del pudor y de la dignidad, se comprende que Ave, que tiene un hijo, no lo está pasando nada bien. El susidio de paro de Ave y Kadi-Liis no llega a 200 euros.

“La situación es difícil porque la gran mayoría de los trabajadores ha sufrido recortes de salario, y al mismo tiempo los precios suben y los servicios sociales han perdido calidad al tener menos recursos”, observa, en su modesto despacho, Harri Taliga, presidente de la Confederación de Sindicatos estonia.

El subsidio de paro de Ave y Kadi-Liis no llega a los 200 euros al mes

Sin duda tener un empleo mal pagado o precario es mejor que el paro sin opciones; pero el milagro estonio no ha brotado gratis.

“Desafortunadamente, la gente aquí no cree que con sus protestas pueda influenciar las maniobras del Gobierno, así que no hubo grandes movilizaciones”, prosigue Taliga. Entre falta de protestas y mercado desregulado, Ejecutivo y sector privado tuvieron manos libres, lo que hace de Estonia un caso perfecto para entender qué pasa aplicando el manual neoliberal.

En el sector público, el Estado hizo una poda del gasto del 25%, según la OCDE. En cuanto a los ingresos, hubo una subida del IVA, que todos pagan por igual, pero el impuesto sobre la renta permaneció invariable, un 21%, independientemente del nivel de renta.

En el sector privado, el paro subió del 5% a casi el 20% en dos años y hubo generalizados recortes de salarios. “Hubo negociaciones colectivas en casos limitados. Por lo general, los empresarios exigieron bajar los salarios un 20% o hasta un 30% y los trabajadores han terminado aceptando, por el temor a ser despedidos como represalia”, dice Taliga. “Ahora que las cosas están yendo mejor, claro está, no hemos visto ninguna mejoría de las condiciones salariales”, añade.

El Gobierno podría haber diluido en el tiempo los recortes si no se hubiese empeñado en entrar en el euro. La adhesión, además, significa que el país tiene ahora que contribuir a los fondos de rescate pese a que la renta per cápita de los rescatados sea superior a la suya. Pero a pesar de todo, el euro tiene tantos atractivos para países pequeños que en Estonia no hubo grandes dudas.

“Estar en el euro ha incrementado la confianza de los inversores hacia Estonia. De hecho hemos notado un significativo flujo de inversiones desde que hemos entrado”, dice Ülo Kaasik, vicegobernador del Banco Central de Estonia. “El problema no es el euro, sino la actuación de algunos países”, afirma.

Algunos creen que el recorte y el euro tienen el mérito de la recuperación de Estonia. Otros consideran que es un repunte fisiológico tras una gran caída del PIB y la aceleración de varios países de la región. Quizá, ambas partes tengan razón. El juicio final sobre la maniobra estonia depende de donde se hallará dentro de unos años esa clase media ahora deslizada hacia abajo. Si reflota, el éxito será indiscutible; si permanece al borde de la pobreza, el repunte habrá tenido un precio caro. Si se hunde el Titanic, sálvese quien pueda.