Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez permite a Assange apelar al máximo tribunal británico

El juez ha apreciado que hay que dilucidar si la fiscalía puede emitir una orden de arresto europea

Julian Assange en una reciente comparecencia de prensa.
Julian Assange en una reciente comparecencia de prensa. Reuters

La Justicia británica ha dado permiso a Julian Assange, fundador de Wikileaks, para que pida directamente al Tribunal Supremo que decida su batalla para evitar su extradición a Suecia, donde las autoridades quieren interrogarle como sospechosos de varios delitos sexuales, incluido un delito de violación.

Según Gareth Peirce, una abogada especializada en casos de extradición que ha tomado la defensa de Assange desde que este apeló la primera decisión de la justicia de apoyar la extradición, el juez ha autorizado el recurso al Supremo porque ha apreciado que hay que dilucidar si la policía y la fiscalía suecas tienen autoridad judicial y por lo tanto tienen poder para emitir una orden de arresto europea. Otras interpretaciones señalan que el juez no ha visto motivos para llegar al Supremo pero ha autorizado a Assange a pedir directamente a la última instancia judicial que vea su caso debido a la “importancia pública general” del asunto.

En Inglaterra el recurso al Tribunal Supremo –que desde hace poco ha sustituido a la Cámara de los Lores como última instancia judicial del país– no es automático y debe autorizar el juez si aprecia que puede haber dudas legales que hasta ese momento no se habían planteado a lo largo de la experiencia judicial.

Assange fue arrestado hace ahora un año al pedir Suecia su extradición después de que dos mujeres le acusaran de abusos sexuales y violación mientras tuvo relaciones en principio consentidas con ellas, por separado durante una estancia en el país en el verano de 2010. El fundador de Wikileaks considera que es un proceso político, un intento liderado por Estados Unidos para acabar con la difusión de documentos secretos.

Más información