Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acusados siete exejecutivos de Siemens por sobornos en Argentina

La Comisión de Valores de EE UU investiga el supuesto pago a funcionarios de los Gobiernos de Carlos Menem y Fernando de la Rúa entre 1996 y 2007

En la trama corrupta de Siemens en el mundo se ha escrito hoy un nuevo capítulo. La Comisión de Valores de EE UU (SEC, según sus siglas en inglés) ha acusado hoy de cuatro delitos a siete exejecutivos de la empresa alemana de tecnología de pagar sobornos por más de 100 millones de dólares (76 millones de euros) a dos expresidentes argentinos, Carlos Menem (1989-1999) y Fernando de la Rúa (1999-2001), y a funcionarios de sus gobiernos.

La SEC ha presentado los cargos contra los antiguos empleados de Siemens ante el tribunal del Distrito Sur de Nueva York en una causa en la que se investiga un esquema de cohecho que se extendió desde 1996 hasta 2007 para que la compañía mantuviese un contrato de 1.000 millones de dólares (763 millones de euros) para proveer de DNI a todos los argentinos. La SEC se involucró en el caso porque desde 2001 Siemens participa del mercado de acciones y bonos de EE UU.

En la justicia argentina también se investiga este caso de sobornos, pero de momento solo se encuentra bajo arresto domiciliario un exejecutivo de la filial local de Siemens, Carlos Sergi, que es uno de los siete que hoy han sido acusados por las autoridades norteamericanas. En Argentina, el juez Ariel Lijo también ha imputado a Menem, a su exministro del Interior Carlos Corach, a su exsecretario de Población Aldo Carreras y a otros exempleados de la firma alemana.

Entre los acusados en EE UU también figuran cinco exejecutivos alemanes de Siemens (Uriel Sharef, que era miembro del consejo de administración; Ulrich Bock, Stephan Signer, Herbert Steffen y Bernd Regendantz) y otro argentino, Andrés Truppel. Siemens ya había sufrido otras acusaciones por violación a la ley de prácticas corruptas en el exterior, concretamente en Venezuela, Israel, México, Bangladesh, Vietnam, China, Rusia, Irak y Argentina (también por el caso de los DNI), y las había resuelto pagando 1.600 millones de dólares (1.221 millones de euros) por los cargos que le habían impuesto la SEC, el Departamento de Justicia de EE UU y la Fiscalía General de Munich. Pero la trama corrupta de Siemens también abarcó Nigeria, Grecia, Italia, España, Liechtenstein, Hungría, Azerbaiyán, Noruega y Taiwán, según el libro Las coimas del gigante alemán, del periodista argentino Hugo Alconada Mon.

Una subasta polémica

El caso de los DNI argentinos comenzó cuando el Gobierno del peronista Menem comenzó a preparar la subasta para renovar el carné de identidad de sus ciudadanos. Fue entonces que Siemens consiguió un contrato tan ventajoso que provocó el escándalo en la prensa y en la oposición. Por eso el sucesor de Menem, el radical De la Rúa, lo canceló. Se supone que Siemens pagó sobornos al Gobierno de De la Rúa para que no suprimiera el acuerdo y, después de que lo diera de baja, siguió abonando más dinero para resucitarlo. Ante la cancelación del negocio, Siemens demandó a Argentina ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones, que depende del Banco Mundial, pero siguió sobornando a los exfuncionarios argentinos hasta 2007 para que no ventilaran ante ese tribunal de arbitraje que el contrato se había conseguido con pagas debajo de la mesa, según consta en la investigación judicial.

Otro de los sospechosos en el Gobierno de Menem es el exdirector de Migraciones Hugo Franco. La investigación, que se nutrió con confesiones que hizo la propia Siemens para evitar que se la expulsara del mercado bursátil estadounidense, también menciona que los intermediarios de las coimas, como se llama a los sobornos en Argentina, decían que debían darle dinero al ministro del Interior de De la Rúa, Federico Storani, y a dos de sus colaboradores, pero persiste la duda de si era sólo un invento de aquellos operadores para quedarse con el dinero.

Menem continúa en forma activa en la política argentina. En octubre pasado fue reelecto senador con el apoyo de un sector del kirchnerismo. De la Rúa, en cambio, permanece retirado de la escena pública, aunque en los últimos días ha concedido algunas entrevistas a propósito de que el 20 de diciembre próximo se cumplirán 10 años de la caída de su gobierno, en plena crisis del corralito y los saqueos populares a los supermercados.

Más información