EDITORIAL

Debut de año electoral

Virtual empate en las primarias de Iowa para elegir al candidato republicano contra Obama

No eran las elecciones del siglo, pero sí de las más esperadas. La que puede ser una larga carrera del partido republicano para elegir candidato contra el presidente Obama comenzó el martes en Iowa, confirmando lo ya sabido, pero añadiendo varios interrogantes. Hay partido.

Mitt Romney, centrista reconvertido a una derecha sin denominación de origen, ganó pero solo por ocho votos entre 120.000 republicanos e independientes. Y lo que es más grave para el exgobernador de Massachusetts, el segundo ha sido Rick Santorum, de la derecha profunda, que gracias a Iowa representa hoy al candidato cualquiera-menos-Romney. Ambos recibieron un 24,6% de apoyos, e incluso un tercero en relativa discordia, el libertario Ron Paul, que propugna que Estados Unidos se encierre en una burbuja nacional dejándose de guerras exteriores, les talonea con un 21% de sufragios.

Lo sabido era que Romney, mormón —lo que no deja de presentar problemas al electorado del protestantismo más conservador—, tiene mucha más gente en contra que a favor. En Iowa tres cuartas partes de los asistentes a los caucuses —asambleas electorales— no solo no le prefirieron sino que votaron en contra de su candidatura porque lo consideran un oportunista capaz de cambiar de camisa muchas más veces de lo que la higiene aconseja. Pero lo que no estaba previsto era que Santorum, con muchos menos recursos y organización que su rival, nada menos que empatara. Aceptable para la extrema derecha del Tea Party, cuya candidata era, sin embargo, Michele Bachmann, que no llegó al 5%, el exsenador debería saber que sus posibilidades de hacerse con la candidatura son insignificantes, pero su valoración como estorbo ha quedado catapultada a las estrellas.

Buenas noticias para Romney son, con todo, que dos candidatos verosímiles, Newt Gingrich, expresidente de la Cámara de Representantes, y Rick Perry, gobernador de Tejas, han salido malparados, y este último, junto con Bachmann, podrían retirarse de la carrera.

Las primarias apenas han comenzado y las votaciones, no en forma de deliberaciones o caucuses como en Iowa, en la moderada New Hampshire el día 10 pueden responder a algunos de esos interrogantes, pero se diría que un partido republicano, petrificado a la derecha, quiere darle todas las oportunidades imaginables y más a la reelección de Barack Obama.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

El Consell cierra 2014 con un déficit del 2,39% del PIB

La Generalitat incumplió el objetivo del 1% y fue la cuarta autonomía con mayor desviación

Pakistán se distancia del ataque saudí contra los Huthi en Yemen

La coalición militar asegura que no van a permitir la llegada de suministros a los rebeldes

“Merece la pena jugársela a una carta”, dice Garrido en el Cocherito

El diestro extremeño tomará la alternativa el 22 de abril, en la Maestranza, de la mano de Enrique Ponce y con Sebastián Castella como testigo

EL PAÍS RECOMIENDA

¿Quo vadis, Barça B?

Juan I. Irigoyen Barcelona

Con una plantilla juvenil endiosada y dispersa, el filial azulgrana sufre una crisis de identidad y de resultados

El oro del narco

Las mafias mexicanas del narcotráfico tienen a los pueblos mineros de la sierra de Guerrero en su punto de mira

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana