Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Romney gana más de 16 millones al año y paga menos del 14% en impuestos

El empresario y candidato republicano dice que ganó 21,6 millones de dólares en 2010

Prevé unas ganancias de 20,9 millones en 2011

El candidato republicano Mitt Romney, en el debate de la noche del lunes.

El candidato Mitt Romney cedió finalmente a la presión ejercida por sus contrincantes en las primarias republicanas e hizo pública su declaración de impuestos. El tipo impositivo aplicado al matrimonio Romney en 2010 fue de un 13,9%, el mismo que correspondería a una familia que gane unos 50.000 dólares anuales, que son, aproximadamente, los ingresos medios en EE UU, según datos del censo. La diferencia es que los Romney ganaron 432 veces esa cantidad. En 2010 sus ingresos fueron de 21,6 millones de dólares (16,6 millones de euros). De ellos pagaron tres millones de dólares al fisco. La campaña del candidato reveló también las estimaciones de ingresos e impuestos de 2011. El año pasado, los Romney ganaron 20,9 millones, de los que pagarán un 15,4% en impuestos, lo que suponen 3,2 millones.

Los norteamericanos tienen hasta el 15 de abril para presentar sus declaraciones de la renta. El candidato dijo en un principio que haría pública su declaración en ese mes. Para entonces ya se habrá decidido, teóricamente, quién será el vencedor en la contienda de primarias. Sin embargo, su derrota en las primarias de Carolina del Sur, en las que quedó segundo, 12,6 puntos por debajo de Newt Gingrich, le llevó a hacer públicas sus declaraciones de la renta.

Su padre, George Romney, que se presentó a las primarias en 1968 y perdió contra Richard Nixon, reveló las declaraciones de impuestos relativas a un periodo de 12 años. Las encuestas a pie de urna en Carolina del Sur indicaron que la riqueza de Mitt Romney, y su gestión al mando de la empresa Bain Capital, ejercieron una influencia negativa en los votantes, sobre todo los de recursos medios y bajos. Ahora, los ingresos de Romney colocan a su familia entre el 1% que más gana en EE UU.

El motivo por el que Romney paga tan pocos impuestos es que una buena parte de sus ingresos se consideran intereses devengados de las inversiones de la compañía Bain Capital, que se dedica a comprar, sanear y vender empresas. El candidato dirigió esa empresa entre 1984 y 1999 y una de las condiciones para abandonarla fue seguir recibiendo beneficios de sus inversiones. En 2010 obtuvo 7,4 millones de ella. Al año siguiente, 5,5 millones.

Si esos ingresos se consideraran como derivados de la actividad laboral, Romney pagaría un 35% en concepto de impuestos, que es el tipo impositivo máximo. Pero el exgobernador de Massachusetts no presenta en realidad ningún empleo ni ningún sueldo entre sus declaraciones de ingresos. Son todo beneficios e intereses por sus muchas inversiones. En total, su fortuna se estima en 250 millones de dólares.

Además, Romney pagó en 2010 y 2011 más dinero a obras caritativas que al fisco. En total, se desgravó más de siete millones de dólares, un 16,5% de sus ingresos totales en ambos años. El candidato, de fe mormona, es probablemente uno de los que más ha dado a una iglesia en la historia reciente. La fe mormona, formalmente conocida como Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, recibió de los Romney en ambos años 4,1 millones, en acciones y en metálico.

El mormonismo establece que sus feligreses deben pagar un 10% de sus ingresos a la iglesia, en concepto de diezmo. En el pasado, la presidencia de esa fe, radicada en Utah, ha invertido dinero en defender causas conservadoras, como la lucha contra el matrimonio homosexual en California en 2008. Romney, que fue misionero mormón en los años 60, evita a toda costa hablar de su fe en público, ya que muchos votantes evangélicos la consideran una secta y recelan de ella.

En las declaraciones de la renta, Romney se identifica como “ejecutivo” y su mujer, Ann, como “ama de casa”. Ambos son dueños de tres casas en Belmont, Massachusetts; La Jolla, California, y Wolfeboro, New Hampshire. Su residencia fiscal se halla en Massachusetts. En 2010 pagaron 20.600 dólares a cuatro empleados del hogar. Ese gasto no figura en la declaración de 2011.

Sus declaraciones de la renta muestran también cuentas en diversos paraísos fiscales. La familia tuvo tres millones en el Union Bank de Suiza, en un depósito que cerró en 2010, justo cuando el Departamento de Justicia investigaba a esa entidad financiera por evasión fiscal por parte de ciudadanos norteamericanos. Romney sigue teniendo cuentas en las Islas Caimán, Bermuda e Irlanda.

Más información