Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
TEMPORAL EN EUROPA

La ola de frío polar causa más de dos centenares de muertos en Europa

En Ucrania los termómetros se han desplomado a los 33 grados y son ya 122 las víctimas mortales

En Rumanía, la gente hace acopio de víveres

Caída acelerada del suministro de gas ruso a varios países europeos

Mendigos en uno de los albergues abiertos en la ciudad ucrania de Lviv.
Mendigos en uno de los albergues abiertos en la ciudad ucrania de Lviv. AFP

Europa (y en las últimas horas el norte de África) sigue petrificada por la ola de frío polar que está azotando severamente, sobre todo en Ucrania, donde ya han muerto 122 personas, Rumanía y Polonia. Las intensas nevadas caídas en las últimas horas han provocado el caos entre muchas poblaciones que se han quedado aisladas por el cierre de numerosas carreteras y el transporte marítimo, con puertos congelados en el Mar Negro, y la anulación de muchos vuelos tras el cierre del aeropuerto de Budapest. Las bajas temperaturas han llevado además a una caída acelerada del suministro del gas que provee Rusia.

Según un portavoz de energía de la Unión Europea, Marlene Holzner, el suministro de gas ha disminuido en Polonia, Eslovaquia, Austria, Hungría, Bulgaria, Rumania, Grecia e Italia. Holzner ha matizado, no obstante, que la situación no ha alcanzado niveles de emergencia. El gigante gasista ruso Gazprom ha señalado que suministran el gas que pueden. "Estamos haciendo todo lo posible... Todos los sistemas están funcionando de forma estable", ha manifestado Sergei Komlev, uno responsable de la compañía.

En Rumania, seis personas más han fallecido en las ultimas horas y la cifra de víctimas mortales se ha eleva a 30 desde que se inició el frente siberiano el pasado 26 de enero. Se prevé que el temporal, azotado por lluvias heladas, se mantenga los próximos días.

Los servicios de urgencia han trasladado a cientos de personas a los hospitales y a centros de acogida por síntomas de hipotermia a causa de las bajas temperaturas que llegaron a rozar los 30 grados bajo cero. Las autoridades rumanas han recomendado a los ciudadanos que se provisionen de alimentos y que permanezcan en sus casas. Muchos asaltaron el jueves los hipermercados en Bucarest como si fueran días navideños. “La gente se ha asustado por lo que nos puede venir. Hay alimentos que ya están agotados”, señaló un comprador ante un mostrador completamente vacío.

Este fuerte temporal siberiano está recordando a las nevadas sufridas en 1954, cuando se necesitaron los tanques para apartar la nieve que llegó a alcanzar los dos metros de altura. “No hay que retroceder decenios, ahora vivimos en una ciudad más civilizada”, lamentó un consumidor sorprendido por la avalancha de personas.

La gélidas temperaturas se tradujeron en un aumento sustancial del consumo de gas. En Rumania alcanzó un nivel récord, superando los 70 millones de metros cúbicos al día, un 30% más que un día normal de invierno.

En la vecina Ucrania, la situación está siendo realmente crítica. La ola de frío se ha cobrado en este país en 24 horas la vida de otras 21 personas, lo que eleva la cifra de muertos por las bajas temperaturas de los últimos ocho días a 122 (78 de los cadáveres fueron encontrados en la calle). Representantes de Cruz Roja ya han advertido de que miles de indigentes están expuestos ante la ola de frío polar procedente del sur de Siberia.

La mayoría de estas víctimas son vagabundos que han permanecido a la intemperie durante las noches. Las autoridades de la capital, Kiev, han abierto las puertas del metro para que los vagabundos puedan resguardarse y se han instalado más de 3.000 tiendas de campaña en todo el país para proporcionar calefacción y alimentos a los sin hogar.

En Rusia, al menos 64 personas fallecieron por congelación, aunque el responsable del Ministerio de Sanidad, Maksim Topilin, añadió que la cifra podría incrementarse ya que todavía tienen que verificar otras regiones del país.

El frente siberiano también está azotando con dureza en Polonia, donde han muerto 8 personas en las últimas 24 horas, lo que asciende a 45 víctimas mortales. El balance aumenta a 75 muertes si se suman las de noviembre y diciembre.

En el sudeste de Polonia se registraron las temperaturas más bajas de Europa, tras alcanzar los 38,5 grados bajo cero.

En Serbia, los equipos de urgencia están trabajando para socorrer a miles de personas atrapadas en lugares montañosos del país balcánico, debido a que las carreteras están congeladas o cubiertas de nieve. La policía serbia ha asegurado que la gente de unas 6.500 aldeas bloqueadas pudieron almacenar suficiente comida y les ha pedido que se quedaran a la espera de que se rehabilite la circulación.

El temporal procedente del este de Europa se ha cobrado en Francia dos víctimas: un octogenario aquejado de Alzheimer al que se encontró en un camino forestal en Mosela y otro, con la misma enfermedad, hallado en Toulouse. En Italia, el número de fallecidos se eleva a seis, con las dos personas que murieron en Roma a lo largo de las últimas veinticuatro horas, una de ellas un hombre que fue arrollado por su coche mientras estaba colocándole las cadenas.

Más información