REVUELTA CONTRA EL RÉGIMEN DE EL ASAD

Siria se instala en la guerra civil tras la matanza de Homs

Más de 260 víctimas mortales han sido recuperadas de los escombros

Obama asegura que el presidente sirio debe apartarse y permitir una transición democrática

Vecinos de Homs asisten al entierro de varias víctimas del ataque. La foto fue realizada por un particular, que la envió a la agencia para su distribución. / REUTERS

Siria ha dado el paso definitivo hacia la guerra civil. Homs es un campo de batalla con cientos de cadáveres. La ciudad, controlada por los rebeldes, sufrió el sábado de madrugada varias horas de bombardeo por parte del Ejército gubernamental. Las fuerzas rebeldes anuncian una inminente “ofensiva general” para vengar la matanza, la más sangrienta desde el inicio de la crisis. La gravedad de los acontecimientos añadió presión a las discusiones en el Consejo de Seguridad de la ONU.

El ministro francés de Asuntos Exteriores, Alain Juppé, habla de “crimen contra la humanidad”. Barack Obama exige la dimisión del presidente Bachar el Asad. Rusia, aliada del Gobierno sirio, mantiene que no se puede condenar solo a una de las partes en conflicto. Un delegado de Moscú viajará el martes a Damasco para intentar algún tipo de mediación, pero la dinámica bélica parece haber desbordado ya cualquier posibilidad de transición pactada.

El Gobierno de Bachar el Asad asegura que las imágenes difundidas por la oposición muestran víctimas de los rebeldes, no del Ejército, y niega haber ordenado el bombardeo de Homs. “Es propaganda para presionar al Consejo de Seguridad de la ONU”, dijo un portavoz en Damasco.

El bombardeo, sin embargo, se produjo. Resulta imposible verificar los detalles del ataque, por las trabas impuestas por el Gobierno al trabajo de los periodistas en territorio sirio. Pero distintas fuentes, de uno y otro bando, confirmaron por teléfono a este periódico que las fuerzas gubernamentales, desplegadas en torno a Homs, lanzaron durante la noche del viernes al sábado un durísimo ataque de artillería.

División sectaria

Homs ha caído desde hace semanas en una espiral de violencia sectaria. Los barrios suníes son patrullados por milicias vinculadas a los Hermanos Musulmanes y los barrios alauíes permanecen bajo control de los shabiha, una milicia armada por el Gobierno. Las continuas represalias entre unos y otros impide llevar la cuenta de los asesinatos y secuestros. El Ejército apenas se atreve a adentrarse en algunas zonas y se limita a mantener posiciones fortificadas. No hay comercio y los servicios públicos funcionan de forma muy limitada.

Existen diversas versiones sobre el desarrollo de los sucesos desde el viernes por la tarde. La oposición afirma que el bombardeo comenzó de forma imprevista y destruyó más de 30 edificios de viviendas llenos de familias. Más de 260 víctimas mortales han sido recuperadas de los escombros, según la oposición, y dos hospitales no dejan de recibir heridos.

Una fuente de Hezbolá en Beirut, simpatizante de Bachar el Asad pero habitualmente bien informada sobre la crisis siria, definió el bombardeo como “un hecho lamentable pero provocado por los propios rebeldes”. Esa fuente explicó que durante el viernes se sucedieron las operaciones de hostigamiento contra posiciones del Ejército dentro de Homs, y que las fuerzas rebeldes del llamado Ejército de la Siria Libre, compuesto principalmente por desertores, lograron secuestrar a más de una docena de soldados. Eso habría provocado, de acuerdo con esa versión, una “reacción furiosa e incontrolada” por parte de las tropas gubernamentales apostadas en las afueras.

Las fuerzas rebeldes del llamado Ejército de la Siria Libre lograron secuestrar a más de una docena de soldados

El cerco a Homs está dirigido por Maher el Asad, hermano menor del presidente y jefe de dos unidades de élite compuestas exclusivamente por alauíes, la Guardia Republicana y la Cuarta División Mecanizada. La fuerza creciente de los rebeldes, en Homs y en otras ciudades (incluyendo los suburbios de la capital), ha impulsado al Gobierno a recurrir también a tropas de reemplazo regulares, en su gran mayoría suníes y propensas a la deserción. En lugar de decantar la situación a favor de Bachar el Asad, el despliegue de efectivos adicionales parece haber contribuido a engrosar con nuevos desertores el Ejército de la Siria Libre. Una fuente de la oposición admitió que las bajas del Ejército gubernamental en Homs eran “muy elevadas” y anunció que los rebeldes preparaban “una contraofensiva inminente” para vengar el bombardeo y obligar a retroceder al Ejército. “Si el mundo no nos ayuda, tendremos que liberarnos solos”, añadió.

Tres décadas de la destrucción de Hama

El bombardeo de Homs coincide con el trigésimo aniversario de la destrucción de Hama por parte de Hafez el Asad, padre del actual presidente. El 2 de febrero de 1982, el Ejército sirio inició un bombardeo sobre Hama, escenario de una rebelión organizada por los Hermanos Musulmanes. Cuando cayó el último proyectil, el 28 de febrero, la ciudad era un cementerio en ruinas. Nunca se ha sabido con exactitud el número de muertos, ya que el régimen sirio procura borrar de la historia esos hechos, pero las estimaciones oscilan entre los 10.000 y los 20.000. La coincidencia en las fechas, unida a la brutalidad del bombardeo sobre Homs, marca un hito. La rebelión contra el presidente Bachar el Asad (mayoritariamente rechazado por la población suní, pero respaldado por las minorías alauí y cristiana) entra en una nueva fase.

Las reacciones en el exterior han sido inmediatas. Túnez, como ya hizo Libia, ha roto relaciones con el Gobierno de Damasco. Simpatizantes de la oposición intentaron asaltar las embajadas sirias en El Cairo, Londres y Ciudad de Kuwait, y se manifestaron frente a las embajadas en Washington, Berlín y Atenas.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Laboral Kutxa vuelve a caer por la mínima

EFE

Pierde en la cancha del Joventut después de malgastar una renta de 15 puntos

Matanzas, rito y banquete

Jornada primitiva y proceso comunitario, cerrado al clan, el sacrificio del cerdo es la última celebración tribal (fiesta y trabajo) de una sociedad que existió

Hamilton gana su segundo Mundial

El británico reedita el título de 2008 tras superar a su compañero de Mercedes, Nico Rosberg, en el Gran Premio de Abu Dabi

Un atentado en un partido de vóley mata a 45 personas en Afganistán

Permanecen heridas 70 espectadores por un ataque suicida en Paktika

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana