Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hillary Clinton critica la discriminación que sufren los gitanos en Europa

Anuncia que EEUU se suma a la iniciativa europea de la "Década de la Integración Gitana"

La secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton posa con miembros de la comunidad gitana en la Embajada de EE UU en Sofía, Bulgaria.
La secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton posa con miembros de la comunidad gitana en la Embajada de EE UU en Sofía, Bulgaria. AFP

La secretaria de Estado Hillary Clinton criticó hoy en un encuentro en la Embajada norteamericana en Bulgaria la discriminación de la comunidad gitana en Europa, que calificó como uno de los “asuntos pendientes” del continente. Estados Unidos anuncia además que se suma a la iniciativa “Década de la Integración Gitana 2005-2015” como observador internacional.

“Durante demasiado tiempo, los gitanos han sido marginados y aislados, se les ha impedido contribuir con su talento y participar en las sociedades. Se trata de una cuestión crítica en materia de derechos humanos y afecta a millones de hombres, mujeres y niños en todo el continente”, declaró Clinton al comienzo de una reunión con jóvenes gitanos en Sofía.

La jefa de la diplomacia estadounidense se mostró “preocupada” por el aumento de la violencia y protestas en contra de los gitanos. “Cualquier sociedad que no educa a sus menores está cometiendo un error, y en demasiados lugares los jóvenes gitanos acuden a escuelas mediocres en las que muchas veces, además, están aislados”, dijo Clinton. “¿Cuál es el resultado? La comunidad gitana se siente separada, indiferente, y así continúa un ciclo que debemos romper”.

El Centro Europeo por los Derechos de los Gitanos ha documentado 49 ataques a la comunidad gitana, en los que han fallecido siete adultos y dos menores en los últimos tres años. El Centro destaca además el aumento de la violencia en Hungría, la República Checa y en Eslovaquia, en forma de ataques violentos, incendios, apuñalamientos y disparos contra personas de etnia gitana. “Estos países han experimentado un refuerzo de los grupos racistas y extremistas que difunden el odio y organizan marchas contra los gitanos en las mismas comunidades donde residen y son atacados y asesinados”, afirmó la organización en un comunicado.

La representante estadounidense añadió que defender los derechos de la comunidad gitana no es solo una obligación, sino también una cuestión económica. “Los países que no integren completamente a las mujeres ni a las minorías de cualquier tipo no tendrán el crecimiento económico ni el Producto Interior Bruto que realmente pueden alcanzar, y se enfrentarán a la pérdida de capital humano”.

La secretaria de Estado recordó en su intervención el viaje que hizo a Bulgaria en 1998, cuando su marido Bill Clinton ocupaba la Casa Blanca. Una visita al Centro del Amor, la Fe y la Esperanza, acompañada de menores de etnia gitana, inspiró su compromiso personal con la promoción y la protección de los derechos humanos de los gitanos en todo el mundo. “Ver cómo brillaba su espíritu y su inteligencia ante la adversidad que han experimentado en sus vidas fue uno de los momentos más especiales de mi viaje”, declaró. “Este es uno de mis compromisos y es parte de las prioridades en política exterior de esta Administración”.

Clinton aprovechó la visita a Sofía para anunciar que EEUU se une a la "Década de la Integración Gitana 2005-2015”, una iniciativa política liderada por los Gobiernos de la Unión Europea. El proyecto, que une a Ejecutivos y organizaciones no gubernamentales con líderes de la comunidad gitana, tiene como objetivo la integración de los gitanos en las sociedades europeas y la mejora de su calidad de vida.

“Me enorgullece anunciar que Estados Unidos se sumará a esta iniciativa como observador internacional. Se trata de un compromiso admirable por parte de los Gobiernos europeos y ayudará a mejorar las oportunidades de participación de los gitanos en las actividades políticas, sociales, económicas y culturales de sus comunidades”, concluyó la secretaria de Estado.