Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
PERFIL

Capriles, el hombre que se enfrentará a Chávez

El gobernador, de 39 años, es de una familia de inmigrantes judíos que huyeron del nazismo

Exalcalde y expresidente del Congreso, fue vinculado a un asalto en el golpe de Estado de 2002

Ampliar foto
Henrique Capriles, político venezolano. AP

Henrique Capriles Radonski habla poco y habla despacio. Cuando lo hace, mueve las manos como si sostuviera un grano de arroz entre el pulgar y el índice derechos. “Yo he sido el alcalde de todos. Soy el gobernador de todos. Y quiero ser el presidente de todos los venezolanos, de los que piensan como yo y de los que piensen distinto a mí”, dijo Capriles el 4 de diciembre de 2011, con el grano de arroz imaginario entre los dedos, al despedirse del segundo debate televisado entre los precandidatos de la oposición. Este domingo, más del 60% de quienes votaron en las elecciones primarias organizadas por la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), han decidido que sea él el rival único que enfrentará a Chávez en las presidenciales del 7 de octubre, donde el comandante aspira a reelegirse a un tercer mandato consecutivo de seis años.

En noviembre de 2008, Henrique Capriles Radonski fue electo con el 52,5% de los votos como gobernador del Estado capitalino Miranda, el segundo más poblado del país. Le ganó la carrera a Diosdado Cabello: excapitán del Ejército, del círculo más cercano a Chávez, exvicepresidente de la República, expresidente encargado durante el golpe de Estado de abril de 2002, y gobernador de Miranda en aquel momento. Hasta esa fecha y desde el año 2000, Capriles había sido, durante dos periodos consecutivos, alcalde de Baruta: el segundo municipio más rico de los cinco que conforman el área metropolitana de Caracas. Y aún antes, en 1998, con 26 años, fue el presidente más joven que hasta entonces había tenido la Cámara de Diputados del antiguo Congreso bicameral de Venezuela.

Capriles comenzó en la política en 1998, a instancias de un primo que le invitó a ser candidato a diputado por el partido socialcristiano Copei. “Desde los 11 años me interesó la política. Siempre le decía a mi madre que cuando cumpliera 18 años me iba a inscribir en un partido. Pero nunca lo hice porque la política en Venezuela se fue desprestigiando muchísimo, había un proceso de desgaste y una total desconexión de los partidos con los venezolanos. Salvo mi primo, el único político de la familia soy yo”, ha dicho Capriles a EL PAÍS. En el año 2000, participó en la fundación de Primero Justicia: un partido que se autodefine como “humanista”, promotor de una “economía social de mercado. Primero Justicia y una coalición de centroizquierda conformada por los partidos Podemos, Patria Para Todos, Causa Radical y un sector del Movimiento al Socialismo –los dos primeros, ex aliados del chavismo— fueron los que apoyaron a Capriles en las primarias de este domingo.

Capriles Radonski proviene de dos familias de inmigrantes judíos que llegaron a Venezuela escapando del nazismo y que hicieron fortuna. Los Capriles están asociados a la banca, la construcción y los medios impresos. Y los Radonski son dueños del circuito de salas de cine más grande del país. Hijo de Enrique y Mónica, Henrique es el segundo de tres hermanos.

El 12 de abril de 2002, mientras duró el efecto del golpe de Estado que derrocó a Chávez durante 48 horas, un avispero de antichavistas se abalanzó sobre la sede de la Embajada de Cuba en Venezuela, en el municipio que gobernaba Capriles, por la sospecha de que allí se escondía un ministro de Chávez. Dos años después, el 11 de mayo de 2004, el alcalde fue detenido por la Dirección de Servicios de Inteligencia y Prevención de Venezuela (Disip), luego de ser señalado de participar como autor y cómplice del ataque a la embajada, con sede en la jurisdicción de su alcaldía. Mes y medio más tarde se le acusó formalmente de seis delitos y por ellos estuvo cuatro meses en la cárcel y fue juzgado y absuelto en cuatro oportunidades, por once jueces, durante los últimos siete años.

Henrique Capriles, como los otros cuatro dirigentes que se presentaron este domingo a las primarias de la oposición, ha prometido honrar hasta el final el pacto de la unidad que en 2008 suscribieron los 21 partidos que se oponen al Gobierno de Hugo Chávez. Desde el principio lo ha dicho: “Mi adversario lo tengo clarito: es Chávez, quien hoy tiene que cerrar su ciclo; es Chávez y ese liderazgo faraónico mesiánico que cree que está por encima del bien y del mal”.