Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
STEINGRÍMUR J. SIGFÚSSON | Ministro de Economía

"Pagaremos casi toda la deuda a Reino Unido y Holanda"

"Islandia no tenía opción, los bancos eran demasiado grandes siquiera tratar de rescatarles", asegura el ministro de Economía de Islandia

Rebusca en el despacho de su ayudante. “Disculpa que no tenga responsable de prensa”. Ha encontrado lo que perseguía. Entre unos cuantos papeles saca una tarjeta. Es la de su asistente, por si pasara algo. Cosas de Islandia. Si entrar en el Parlamento es fácil, más lo es subir a la quinta planta del edificio en el que el ministro de Economía, Steingrímur J. Sigfússon (Gunnarsstadir, 1955), tiene su despacho. Fundador del Movimiento Izquierda-Verde, que coaliga ahora en el Gobierno con los socialdemócratas, Steingrímur —en Islandia todos se llaman por sus nombres— tiene una dura papeleta: rescatar una economía que se ha declarado en quiebra. “No había vivido algo así en mi vida, es una experiencia única”. Y tanto.

Pregunta. ¿Ha salido Islandia de la crisis?

Respuesta. No. Tenemos problemas que resolver relacionados con la legalidad de los préstamos concedidos, con la deuda de las familias y las empresas, con el paro, que roza el 7% y que nos gustaría reducir más rápido. Pero hemos logrado que la economía crezca: el año pasado un 3% y este año, un 2,5%. No se habla ya de una suspensión de pagos. Pero no se ha hecho sin sacrificios.

P. ¿Cuáles son los sacrificios?

R. Subimos los impuestos a las rentas altas y a las de capital. Introducimos también un gravamen medioambiental… Y recortamos el gasto, pero tratando de mantener el sistema de bienestar. Ha sido difícil, pero la gente ve ahora las recompensas.

P. ¿Y los resultados?

R. En 2011 logramos financiarnos en los mercados con mil millones de dólares. Fitch ha elevado la nota sobre la solvencia de Islandia y ya las tres agencias de calificación sitúan nuestra economía en grado de inversión.

P. El desempleo no cae al ritmo que sube la economía…

R. Llegamos a tener un 9 y 10%, así que hemos mejorado. Cuando sufres un batacazo así y te recuperas no ves efectos inmediatos. El empleo crece más rápido en el turismo, en la industria de tecnología e innovación, pero no en servicios o comercio.

P. ¿Pagará Islandia la deuda a Reino Unido y Holanda?

R. Se pagará el principal de la deuda adquirida por los bancos que se derrumbaron en 2008. Los pagos ya se están realizando.

P. ¿Cómo se está haciendo?

R. El principal se pagará a través de algunos de los activos que tenía Icesave [filial de Landsbanki, uno de los tres bancos quebrados]. Pero aún hay una disputa legal y tenemos que esperar a saber qué responsabilidades hay detrás de todo esto. La directiva europea no es clara y no se dice que haya una garantía estatal detrás de los seguros de estos depósitos.

P. Es grande el problema que tienen los islandeses con su deuda…

R. No diría que es el más grande, pero sí uno de los más difíciles de resolver. Con el crash y la devaluación, los préstamos ligados a moneda extranjera se dispararon. Hemos asistido a la gente endeudada y se han reestructurado y cancelado muchos préstamos. Pero aún hay muchos que se sienten injustamente amenazados.

P. ¿Islandia es un ejemplo?

R. Hay que tener cuidado con las comparaciones. Islandia no tenía opción, los bancos eran demasiado grandes siquiera tratar de rescatarles. Así que tomamos sus depósitos para levantar una nueva banca. La devaluación de la moneda también nos ha ayudado, ha hecho más competitivas nuestras industrias y exportaciones, motor de la recuperación, sobre todo el turismo y la pesca.

P. ¿Está más lejos hoy Islandia de la Unión Europea?

R. Es una cuestión peliaguda. Siempre supimos que sería controvertido, sobre todo en lo que se refiere a la negociación sobre pesca y agricultura, pero también por la conservación o no de nuestra propia moneda. La oposición es muy dura, según los sondeos. Parece menos posible hoy que se aprobase la adhesión. Tendremos que negociar y luego preguntar a los islandeses.