Colombia acoge con cautela el anuncio de las FARC de poner fin al secuestro

Ingrid Betancourt expresa “esperanza y reservas”

El presidente Juan Manuel Santos dice que el anuncio "no es suficiente"

Cifras de la ONG País Libre aseguran que aún hay unas 415 personas secuestradas, 10 de ellas militares y policías

Un hombre muestra fotos de los policías secuestrados por las FARC en una multitudinaria protesta realizada contra esa guerrilla el pasado 6 de diciembre. / RAUL ARBOLEDA (AFP)

La exrehén Ingrid Betancourt cree que el anuncio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de poner fin al secuestro extorsivo de civiles suscita “esperanza y reservas”. Símbolo internacional del sufrimiento por este atroz delito, la excandidata presidencia considera que la noticia es positiva siempre y cuando se haga efectiva.  Su cautela es compartida por muchos que ven en este anuncio un paso esencial en la búsqueda de una salida negociada al conflicto. Ahora anhelan que de las palabras se pase a los hechos, pues en ocasiones anteriores los comunicados de las FARC difieren notoriamente de sus acciones.

Para Betancourt, el anuncio de la liberación de los diez uniformados tocó su corazón ya que compartió con algunos de ellos parte de sus dramáticos años de cautiverio. “Son gente extraordinaria, seres humanos maravilloso”, dijo conmovida. “Durante mi secuestro, ocurrió que me enfermé mucho y tuvimos que hacer unas largas caminatas, de meses, ellos sin vacilar decidieron llevarme alzada en una improvisada camilla. Cuando llegábamos, rendidos, en las noches a un improvisado campamento y la comida escaseaba, ellos me daban su ración para que yo recobrara fuerzas. Esa es la enorme calidad de ese grupo de hombres. Por eso, me emociona tanto la posibilidad de volver a abrazarlos en libertad”, relató.

A falta de concretarse el anuncio con la liberación de los últimos secuestrados, la exrehén dio una alta valoración a la declaración de la guerrilla. “El anuncio es sin ninguna duda un signo del cambio en la estrategia de las FARC: la reflexión política parece volver al primer plano de su agenda. Pero un interés serio y sincero de su parte por la paz queda por demostrar”.

La guerrilla de la FARC anunció de manera sorpresiva el domingo que renunciaba a las “retenciones de personas”, una de las exigencias del Gobierno para pensar en sentarse a una mesa a conversar. La noticia fue bien recibida por el presidente Juan Manuel Santos: “Valoramos el anuncio de las FARC de renunciar al secuestro como un paso importante y necesario”. Sin embargo, matizó que la decisión del grupo rebelde no era “suficiente”.

En términos generales, el país recibió con cautela la noticia. Ariel Ávila, miembro de la Corporación Arco Iris, uno de los centros de pensamiento más prestigiosos por su seguimiento al conflicto armado, destacó que el anuncio de las FARC era “histórico”. “Desde su creación, las FARC siempre han secuestrado, es una práctica usual en esta organización. Que ahora digan que no lo van a hacer más es un giro importante”.

Sin embargo, algunos sectores temen que el grupo guerrillero, el más antiguo de América Latina,  sepulte el capítulo de los civiles que han estado cautivos. “Ellos llevan 30 años secuestrando y en muchos casos no devolvieron ni el cuerpo de la víctima”, dijo Olga Lucía Gómez, directora de País Libre, la organización que más trabaja en Colombia en la atención a los secuestrados y sus familias. Según datos de esa ONG, que resultan del cruce de las estadísticas de denuncias registradas por la Dirección Operativa para la Defensa de la Libertad Personal del Ministerio de Defensa de Colombia, y son el resultado de un estudio del secuestro entre 2002 y diciembre de 2011, las FARC tienen aún en su poder a 405 civiles, más 10 militares y policías.

"En los últimos cuatro años, las FARC han secuestrado a 378 civiles con el único fin de pedir dinero por su liberación.Tan solo el año pasado, la guerrilla retuvo a 77 civiles, entre ellos cuatro contratistas chinos de una petrolera, en el departamento del Caquetá”, dijo Gómez.

El temor de País Libre se extiende a otros sectores de la población que ven en el anuncio de las FARC una manera de lavar la imagen de cara a una negociación mientras que cada uno de sus frentes sigue, por su lado, secuestrando.

De hecho, el expresidente Álvaro Uribe -quien dio fuertes golpes a esa guerrilla durante su mandato- ha reaccionado con vehemencia: Las FARC anuncia "no más secuestros extorsivos" pero también en otro comunicado anunció que "continuará secuestrando policías y militares" por esta razón Iván Márquez (uno de sus comandantes) en vídeo exigió "una reforma constitucional que permita el canje permanente de prisioneros de guerra", reflexionó el exmandatario en su cuenta de Twitter.

Según Uribe, con el “anuncio engañoso” las FARC buscan seguir secuestrando policías y militares para después canjearlos por guerrilleros detenidos.

De cualquier manera, el recelo tras la impactante promesa de la guerrilla lo vive por conocimiento propio Ingrid Betancourt quien durante sus seis años de cautiverio se entusiasmó en varias ocasiones por los anuncios de las FARC de que pronto sería liberada y se le pondría fin a su sufrimiento. Eran engaños, hasta que fue liberada el 2 de julio de 2008 junto a tres contratistas estadounidenses mediante una audaz operación de rescate del Ejército.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana