Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Torturaron a los que no huyeron”

Activistas de Homs aseguran que tras el bombardeo de Bab Amro, el Ejército detuvo a los que permanecían atrapados en el barrio

Una imagen tomada de un vídeo de YouTube de un hombre en Homs. rn Ampliar foto
Una imagen tomada de un vídeo de YouTube de un hombre en Homs.

Abu Rami dejó hace un mes Bab Amro, el barrio más castigado de Homs. Pero siguió en contacto. “Muchos escaparon durante el bombardeo del Ejército”, explica Rami, de la Comisión General de la Revolución Siria, grupo que aúna a organizaciones de la oposición. “No hay civiles, los que no huyeron, fueron detenidos y torturados por los militares”, cuenta Rami en conversación telefónica.

A falta de fuentes de información independientes en la zona, este jueves fue la enviada de la ONU a Siria, Valerie Amos, la que ofreció alguna pincelada de lo visto en Bab Amro. “Está completamente destruido”, informó a Reuters. “Estoy preocupada, quiero saber dónde está la gente que vivía ahí”, declaró Amos durante una visita al país que pretende abrir un pasillo a la ayuda humanitaria.

La enviada de la ONU acompañó a una misión de la Media Luna Roja. Encontraron Bab Amro vacío. “No hay nada claro, los coches y los edificios fueron arrasados”, continúa Abu Rami. “Ha sido una masacre”. El activista asegura que a los proyectiles del Ejército les siguieron las ejecuciones sumarias. Human Rights Watch calcula que al menos 700 personas murieron durante un mes de ofensiva contra Homs.

Las huellas de la represión dejadas en los refugiados sirios pone en entredicho, más si cabe, la versión del régimen sobre la revuelta. “Hemos tratado a decenas de sirios con heridas de disparos propios de francotiradores y rastros de torturas”, dice Antoine Foucher, responsable de Médicos sin Fronteras en Jordania. “Es una violencia ciega y sin límites; me recuerda a la de Sarajevo”.

A la espera de los resultados de la gira de Amos, la ONU planea ya el envío de ayuda capaz de alimentar a 1,5 millones de personas durante 90 días.