Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Japón despliega su sistema antimisiles contra Corea del Norte

Pyongyang anuncia el lanzamiento de un cohete para colocar un satélite en órbita para abril

EEUU y otros países ven la maniobra como el ensayo de un misil de largo alcance

Los enviados surcoreano y japonés a las negociaciones a seis bandas, en una reunión preparatoria de la cumbre de seguridad nuclear.
Los enviados surcoreano y japonés a las negociaciones a seis bandas, en una reunión preparatoria de la cumbre de seguridad nuclear. AFP

Japón ha dado orden al Ejército de que despliegue su sistema de defensa antimisiles con objeto de derribar el cohete que tiene previsto lanzar Corea del Norte a mediados de abril si pone en peligro su seguridad. Pyongyang ha dicho que el objetivo de la maniobra es poner en órbita un satélite, pero Estados Unidos, Corea del Sur y otros países la consideran un pretexto para ensayar un misil de largo alcance, en contra de las prohibiciones de la ONU.

“He ordenado a los responsables que preparen el despliegue de los PAC-3 y los barcos de guerra con Aegis”, ha dicho este viernes el ministro de Defensa japonés, Naoki Tanaka, en referencia a los misiles superficie-aire y a los destructores dotados de misiles, informa France Presse. Los primeros se prevé que sean colocados en el archipiélago de Okinawa, sobre el cual se cree que pasaría el cohete si finalmente es lanzado. Filipinas ha pedido ayuda a Estados Unidos para que vigile la operación.

Pyongyang ha asegurado en un aviso a la Organización Marítima Internacional, organismo dependiente de la ONU, que la primera etapa del cohete caerá en aguas internacionales entre China y Corea del Sur, y la segunda lo hará tan solo a 190 kilómetros al este del norte de Filipinas.

El anuncio del lanzamiento ha provocado la alarma en la región, y se ha producido pocos días antes de la cumbre sobre seguridad nuclear que tendrá lugar a principios de la semana que viene en Seúl. A la reunión acudirán, entre otros, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el de China, Hu Jintao. Entre los temas que serán discutidos, ocupará un lugar destacado el programa de armas atómicas norcoreano. Obama tiene previsto visitar este domingo la llamada Zona Desmilitarizada que separa las dos Coreas, en una de las fronteras con mayor despliegue armado del mundo.

Ban Ki-moon, secretario general de Naciones Unidas, ha asegurado que el disparo del cohete sería una “clara violación” de las resoluciones de la ONU, y frenará la donación de ayuda internacional y agravará la ya difícil situación humanitaria en Corea del Norte.

Estados Unidos dijo la semana pasada que duda de que pueda continuar con los planes de ayuda si Pyongyang lleva a cabo la maniobra. Washington ha prometido el envío de 240.000 toneladas de alimentos, en respuesta a la promesa del Norte de paralizar parcialmente su programa nuclear, suspender las pruebas de misiles y permitir el regreso de los inspectores atómicos de la ONU.

El lanzamiento del cohete balístico está previsto entre el 14 y el 16 de abril para conmemorar el 100 aniversario del nacimiento de Kim Il-sung, fundador de Corea del Norte y abuelo del actual líder, Kim Jong-un.

Los expertos creen que Pyongyang no tiene infraestructura avanzada para desarrollar, probar y seguir satélites, por lo que no hay razones para pensar que la maniobra prevista es otra cosa que el ensayo de un misil, que requiere menos precisión.

En 2009, el Norte lanzó un cohete, que sobrevoló Japón, supuestamente también para colocar un satélite en órbita. Tokio realizó igualmente en aquella ocasión preparativos de defensa, aunque no hizo ningún intento de derribarlo. El lanzamiento provocó la condena del Consejo de Seguridad de la ONU y el endurecimiento de las sanciones contra el régimen norcoreano.