Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama advierte a Pyongyang que retirará la ayuda si lanza un cohete

El presidente de EE UU está en Seúl para participar en la Cumbre de Seguridad Nuclear que se celebra a partir de mañana

Barack Obama mira hacia Corea del Norte en la zona desmilitarizada. Ampliar foto
Barack Obama mira hacia Corea del Norte en la zona desmilitarizada. AFP

Como sus predecesores en la Casa Blanca, Barack Obama se acercó este domingo a la franja desmilitarizada de 4 kilómetros que divide de parte a parte la península coreana como una cicatriz para observar, a través de unos prismáticos, la última frontera de la Guerra Fría. A menos de ocho meses de las elecciones presidenciales, la imagen podría haber reforzado su imagen de comandante en jefe que se preocupa por los casi 30.000 soldados norteamericanos estacionados en Corea desde el alto el fuego de 1953, pero hoy se trataba de algo más que un reclamo electoral.

El régimen de Pyongyang acaba de anunciar que a mediados de abril lanzará un satélite al espacio para conmemorar el centenario del nacimiento del padre de la patria y fundador de la dinastía, Kim Il-sung. Los países vecinos, y también EE UU, creen que el lanzamiento disfraza en realidad la prueba de un misil de largo alcance capaz de transportar cabezas atómicas.

Se trata de un jarro de agua fría después de que, el 29 de febrero, Washington y Pyongyang anunciaran un acuerdo por el que el segundo se comprometía a aceptar una moratoria de su programa nuclear a cambio de la entrega de 240.000 toneladas de alimentos.

En una rueda de prensa con el presidente surcoreano, Lee Myung Bak, Obama ha advertido de que será “muy difícil” mantener esta ayuda si Corea del Norte se empecina en incumplir sus compromisos y violar las resoluciones de Naciones Unidas. “No podemos recompensar el mal comportamiento”, subrayó, tras señalar que este camino llevará a Corea del Norte a un mayor aislamiento internacional y amenazar con nuevas sanciones.

La provocación de Corea del Norte no puede llegar en peor momento, en vísperas de la cumbre de seguridad nuclear que mañana y el martes reúne en Seúl a más de 50 mandatarios de todo el mundo y cuando Washington intenta persuadir a Israel de que aparque una hipotética operación militar contra las instalaciones atómicas iraníes y dé una última oportunidad a las presión diplomática. “Creo que aún hay margen de tiempo para una solución diplomática, pero se está agotando”, ha dicho el presidente estadounidense tras reunirse con el primer ministro turco, Recep Tayyipp Erdogan.

No está claro si el endurecimiento en la actitud de Corea del Norte responde a una apuesta para subir el precio de su desarme nuclear o a una lucha por el poder en el seno de la hermética dictadura comunista. Incluso el presidente de EE UU reconoció que no se sabe quién manda de verdad en Corea del Norte a los 100 días de la súbita muerte de King Jong-il y la entronización de su hijo, Kim Jong-un. Obama aprovechará la cita de Seúl para intentar convencer a su homólogo chino, Hu Jintao, de que ejerza toda su capacidad de influencia para que Pyongyang dé marcha atrás en esta nueva provocación.

También se despedirá del hasta ahora presidente ruso, Dmitri Medvedev, que será sustituido en mayo por Vladimir Putin. Con el primero ha mantenido Obama una relación amistosa, casi cordial, pero les siguen separando contenciosos como el de Irán, Siria o el escudo antimisiles de la OTAN. Y es que el sueño de un mundo sin armas nucleares, que Obama dibujó en abril de 2009 en Praga, parece hoy más lejano que nunca.