Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los apartados clave de la reforma sanitaria de Obama

La Casa Blanca defiende que la reforma ha aumentado un 8% el número de jóvenes con seguro médico gracias a las medidas que entraron en vigor en 2010.

La reforma sanitaria establece la creación de centros de salud para atender a residentes de zonas desatendidas.
La reforma sanitaria establece la creación de centros de salud para atender a residentes de zonas desatendidas. AFP

El Tribunal Supremo de Estados Unidos evalúa estos días la constitucionalidad de algunos de los apartados de la ley de reforma del sistema sanitario, aprobada hace dos años por el presidente Barack Obama. Estas son las secciones de la ley y su fecha de entrada en vigor.

2010

Condiciones médicas preexistentes

La posibilidad de rechazar a pacientes por condiciones médicas contraídas antes de contratar un seguro fue una de las mayores críticas lanzadas por Obama contra el sistema sanitario. La reforma prohibirá a partir de 2014 que las compañías aseguradoras rechazar a ninguna persona, cobrarle precios más caros o denegarle determinados servicios por su enfermedad. Hasta entonces, la creación de un plan de seguros médicos para pacientes con condiciones preexistentes ha cubierto desde julio de 2010 los gastos de más de 50.000 norteamericanos, según datos del Departamento de Salud.

En 2009, el 89% de los ciudadanos con una póliza de seguros pagada por ellos mismos y el 59% de los que lo obtenían a través de su trabajo contaban con algún tipo de limitación -bien por edad o por enfermedad- al número de servicios y cuidados cubiertos por la póliza. La ley de la reforma sanitaria prohibió dichas limitaciones en septiembre de 2010.

Tercera edad y discapacitados

Mas de 5.1 millones de ciudadanos mayores de 65 años y con discapacidades han ahorrado una media de 635 dólares en medicamentos con recetas desde 2010, según datos ofrecidos por la Casa Blanca. El sistema anterior establecía que las personas de la tercera edad debían pagar parte del coste de los medicamentos. Desde la entrada en vigor de este apartado de la legislación, el sistema Medicare ha ahorrado 3.2 millones de dólares a norteamericanos en la tercera edad.

Mujeres

Las mujeres estadounidenses, aún disponiendo de cobertura médica, debían pagar el coste de tratamientos anticonceptivos y pruebas médicas de prevención de enfermedades, por lo que sus gastos médicos eran un 68% más que los de los hombres. Entre el 29% y el 50% de sus gastos médicos que no cubría el seguro hasta la reforma correspondían a anticonceptivos. Desde septiembre de 2010, todos estos tratamientos y pruebas preventivas son gratuitas.

Jóvenes y estudiantes

La reforma sanitaria estableció que los jóvenes norteamericanos pueden quedar protegidos por el seguro médico de sus progenitores hasta la edad de 26 años, medida que entró en vigor en septiembre de 2010.

Según el Departamento de Sanidad, dos millones y medio de jóvenes -incluidos 1.3 millones de minorías étnicas- tenían cobertura médica en un momento en que la crisis económica les dificultaba encontrar un empleo -y el consiguiente seguro proporcionado por la empresa. La cifra supone que el 73% de los jóvenes norteamericanos tenían seguro médico en 2011, un incremento del 8.3% en comparación con el año anterior.

Ayudas a pequeñas empresas

El Departamento de Salud asegura que las pequeñas empresas norteamericanas pagaban un 18% más por los seguros médicos de sus empleados que las grandes corporaciones. Al entrar en vigor este apartado de la ley en enero de 2010, los empresarios reciben recortes de impuestos que igualan el coste con el de otras compañías para evitar despidos y no obligarles a contratar a trabajadores que ya dispongan de una póliza por otros medios

2011

Medicina preventiva

Hasta la aprobación de la reforma, las mamografías, anticonceptivos, consultas sobre planificación familiar, pruebas de enfermedades de transmisión sexual y otras medidas de prevención suponían un coste adicional para los pacientes en Estados Unidos, incluso si tenían una póliza médico. La ley exige a las aseguradoras la cobertura de estos costes, que pasan a ser gratuitos para el paciente. Según el Departamento de Salud, en 2011 la medida benefició a 54 millones de norteamericanos que ya disponían de un seguro privado, además de 32.5 ciudadanos mayores de 65 años y que se acogen al programa Medicare.

Según datos de la Fundación Kaiser, el 30% de los trabajadores norteamericanos con seguro médico a través de su empleo, vieron aumentar el número de servicios proporcionados por su póliza en 2011. Las cifras de la Oficina del Censo apuntan a que 173 millones de norteamericanos tienen un seguro privado, por lo que unos 54 millones tienen ahora una cobertura mejor que antes de la reforma.

Centros de Salud

La Administración Obama adoptó el modelo de centros de salud comunitarios -similar al español- para favorecer el acceso a cuidados médicos en zonas con pocos recursos. En 2011, la reforma destinó 11.000 millones de dólares para crear 350 centros a los que pueden acudir casi 50 millones de norteamericanos. El año anterior, cuando se aprobó la nueva ley, atendieron a 19,5 millones de personas, de los que la mitad pertenecían a minorías étnicas, el 40% no tenían seguro médico y un tercio eran menores de edad.

Otros 200 millones de dólares fueron destinados a centros de salud situados en colegios públicos para un período de 2010 a 2013 y se espera que pasen de atender a 790.000 pacientes en su primer año a 1,3 millones en los cursos escolares consecutivos.

2013 - 2014

Nuevo sistema de seguros médicos gestionados por los Estados

La reforma dejó en manos de los Gobiernos estatales la creación de un mercado de seguros médicos para ciudadanos y dueños pequeñas empresas. Sin embargo, puede que la mitad de Estados esperen al veredicto del Tribunal Supremo y los resultados de las próximas elecciones para empezar a desarrollar esta parte de la reforma. El Departamento de Salud deberá certificar en enero de 2013 que los Gobiernos estatales han empezado a crear este sistema o sustituirlo con uno federal, como también prevé la reforma, para que los norteamericanos puedan comprar un seguro médico a partir de 2014.

A partir de 2013, el Gobierno ampliará el presupuesto de aquellas aseguradoras que ofrezcan medicina preventiva a precios más baratos o de forma gratuita; subirá los sueldos de doctores de medicina familiar, unificará los costes de tratamiento a pacientes cuando hospitales, médicos y aseguradoras colaboren para dar una atención más efectiva y aumentará el presupuesto para cubrir a niños de familias sin recursos.

En 2014, si la empresa no proporciona un seguro médico al trabajador, éste podrá comprarlo de manera individual. De no adquirirlo, deberá pagar una multa cada año que no pague por una póliza. La ley establece que los ciudadanos tendrán acceso a las mismas pólizas que las que corresponden a los miembros del Congreso y podrán elegir el tipo de cobertura que más les conviene. Asimismo, todos aquellos ciudadanos que ganen menos del 133% del nivel de pobreza (unos 14.000 dólares o 10.000 euros al año) podrán entrar en el sistema social de seguros Medicaid, costeado por los Estados. También se eliminará en esta fecha los límites al gasto por paciente y por año, la discriminación de precios basada en género o condiciones preexistentes y se ofrecerán recortes para las pequeñas empresas que proporcionen un seguro a sus empleados.