Selecciona Edición
Iniciar sesión

Israel declara al escritor Günter Grass persona non grata por un poema crítico

El Ministerio del Interior afirma que el escritor alemán alienta el "odio contra Israel"

El autor alertó contra el potencial nuclear israelí y sus planes de guerra a Irán

El escritor Günter Grass, en su casa de la isla danesa de Mon.

No por tardía ha sido menos virulenta la reacción israelí a la publicación del poema del polémico poema de Günter Grass. El ministro del Interior israelí, El Yishai, declaró el domingo al Nobel de Literatura alemán persona no grata, lo que incluiría la prohibición de entrar en Israel. La medida sucede a una escalada verbal por parte de la clase política israelí, que ha criticado con extrema dureza la publicación del poema titulado “Lo que hay que decir”, en el que Grass considera a Israel y su supuesto arsenal nuclear un peligro para la paz mundial. El poema, publicado en varios diarios, incluido EL PAÍS, ha desatado una ola de críticas en Israel, pero también en Alemania, contra el escritor alemán, de 84 años.

“Los poemas de Grass son un intento de encender el fuego del odio hacia el Estado de Israel y la población israelí y de hacer avanzar las ideas de las que él era un socio público cuando vistió el uniforme de las SS”, declaró Yishai en un comunicado en el que luego añadía: “Si Günter quiere continuar haciendo publicidad de su obra falsa y distorsionada, le sugiero que lo haga en Irán, donde encontrará un público receptivo”. El autor de El tambor de hojalata confesó en 2006 que durante su adolescencia se alistó en las Waffen SS, cuerpo de élite de la maquinaria nazi, hecho al que el domingo se refirió Yishai.

No está claro que la posición del ultraortodoxo Yishai estuviera coordinada de antemano con el resto del Ejecutivo de Benjamín Netanyahu; pero lo cierto es que anoche nadie le había afeado la conducta al ministro, que con su medida corre el peligro de trasladar el debate a los límites de la libertad de expresión y de sepultar la ola de simpatía que Israel ha cosechado tras la publicación del poema.

El ministro de Exteriores israelí, Avigdor Lieberman, del partido ultranacionalista Yisrael Beitenu, también socio del Ejecutivo, volvió el domingo a arremeter contra Grass, al que consideró un oportunista. Consideró el poema en cuestión la expresión “del egoísmo de los así llamados intelectuales occidentales, capaces de sacrificar al pueblo judío en el altar de los locos antisemitas por segunda vez, con tal de vender unos cuantos libros más o logar reconocimiento”, dijo Lieberman durante un encuentro con el primer ministro italiano Mario Monti en Israel. El ministro evocó además el Holocausto nazi al indicar que “en el pasado hemos visto cómo pequeñas semillas de odio antisemita pueden convertirse en un gran fuego capaz de dañar a toda la humanidad”. Dos días antes, el propio Netanyahu consideró “vergonzosa la comparación [de Grass] entre Israel e Irán”.

El historiador israelí Tom Segev criticó en una entrevista con el semanario alemán Der Spiegel la decisión del Gobierno israelí. “Esta es una decisión absolutamente cínica y ridícula por parte del ministro de Interior. Lo verdaderamente terrible es que sitúa a Israel en la proximidad de regímenes fanáticos, como por ejemplo Irán, países a los que no queremos pertenecer en absoluto”. Segev agregó que ”preguntar a la gente sobre su opinión política antes de entrar a un país es censura”.

En las páginas del izquierdista Haaretz, Gideon Levy consideró que Grass ”exageró innecesariamente y de manera que perjudicó su propia posición”, pero también escribió en su columna que “por supuesto que hay antisemitas en Alemania y que la exigencia de que Alemania nunca olvide está justificada. Pero una situación en la que cualquier alemán que se atreva a criticar a Israel sea automáticamente considerado antisemita es intolerable”.

Uno de los antecedentes más recientes a la prohibición de Grass de entrar en Israel lo protagonizó hace dos años el lingüista y conocido intelectual crítico de Israel Noam Chomsky. Las autoridades israelíes le prohibieron entrar a través de la frontera con Jordania y no pudo asistir a un encuentro en el que tenía programado participar en la universidad palestina de Bir Zeit, en Cisjordania.

Israel sostiene que Irán desarrolla un programa nuclear que nada tiene que ver con fines pacíficos. El actual primer ministro Netanyahu desconfía de la eficacia de las sanciones impuestas hasta el momento por la comunidad internacional contra Irán al tiempo que crece la preocupación mundial ante un posible ataque unilateral Israelí contra el régimen de Teherán.