Arranca la Fórmula 1 en Bahréin entre llamadas al 'día de la ira' de la oposición

Grupos de activistas convocan el viernes de la ira para protestar contra la monarquía en el poder

El equipo Force India, envuelto en un incidente, limitará su participación en los entrenamientos

Mujeres se enfrentan a la policía en un suburbio de Manama. / MAZEN MAHDI (EFE)

Los monoplazas de la Fórmula 1 han echado a andar en el circuito de Bahréin pese a la inestabilidad que reina en el pequeño país árabe, las manifestaciones de la oposición a la monarquía celebradas esta semana y los llamamientos de los activistas a celebrar el día de la ira durante este viernes de la oración. Un año después de que el Gran Premio fuera cancelado por el levantamiento prodemocrático, la Fórmula 1 ha hecho oídos sordos a los grupos opositores que denuncian el intento del régimen de usar la competición para lavar su imagen, manchada por los informes de varias ONG sobre la represión contra la población civil.

Varios miles de bahreiníes se han enfrentado esta noche a la policía en Manama, la capital, cuando intentaban llegar a la antigua plaza de la Perla, demolida por las autoridades tras las protestas del año pasado. Testigos citados por las agencias de noticias aseguran que los antidisturbios han usado gases lacrimógenos y bombas de sonido para impedir que se desviaran de la ruta autorizada para la manifestación. Esta mañana y lejos del asfalto de la Fórmula 1, policía y población han chocado en varias poblaciones chiíes, según Al Yazira. El acceso a los periodistas que no forman la caravana de la Fórmula ha sufrido las restricciones de las autoridades de Bahréin. Reporteros de AFP, AP, Financial Times y el canal Sky News, entre otros, han denunciado el veto a su entrada en el país árabe.

La celebración el próximo domingo del Gran Premio ha intensificado las protestas en Bahréin. Mientras las autoridades intentaban utilizar la cita para proyectar estabilidad y tratar de recuperar su imagen internacional tras un año largo de disturbios, los opositores más radicales han encontrado una oportunidad para difundir sus reivindicaciones. La preocupación por la seguridad aumentó ayer cuando miembros del equipo Force India se vieron atrapados en medio de un incidente en el que los manifestantes lanzaron un cóctel Molotov y la policía disparó gases lacrimógenos y perdigones para dispersarles.

El equipo Force India, envuelto ayer en un incidente, limitará los entrenamientos por razones de seguridad

Nadie resultó herido y un comunicado del equipo reconoció que ellos no eran el objetivo de la protesta. Aún así, sus responsables autorizaron el regreso a Londres de dos de los integrantes del grupo que, significativamente, no estaban entre los que vivieron el incidente. El temor del Gobierno de Manama es que un altercado similar se le vaya de las manos, o que las protestas lleguen al circuito de Sakhir y arruinen la carrera. Ante este riesgo, el segundo al mando de Force India, Bob Fernley, ha señalado que limitarán su participación en los segundos entrenamientos libres.

El objetivo de la oposición está resumido en las pancartas que dan la bienvenida a los equipos de F1: “UniF1ed, one nation in celebration” (Unidos, un país en fiesta). Como medida preventiva, la policía ha detenido en la última semana a “unas 80 personas en varias poblaciones cercanas a Manama”, según denunció el miércoles la Asociación Juvenil de Derechos Humanos de Bahréin. Un comunicado oficial les acusaba ayer de participar en “manifestaciones ilegales y actos de vandalismo”. Pero de acuerdo con esa organización, la mayoría son líderes que han estado organizando las protestas casi diarias contra el Gobierno en las localidades chiíes.

Los chiíes, que suman dos tercios de la población del país, constituyen el grueso de los manifestantes que desde febrero de 2011 intentan acabar con el cuasi monopolio del poder de la familia real (suní) en esa isla Estado. Desde hace dos décadas, esa comunidad se queja de falta de acceso a los puestos políticos y militares clave. La monarquía reprimió sin contemplaciones el movimiento de protesta pacífica.

Pero a diferencia de otros países árabes, el elemento sectario ha convertido la crisis de Bahréin en un pulso entre las dos potencias regionales, Irán y Arabia Saudí. El resto de las monarquías del golfo Pérsico, y muy en particular la saudí, temen que una eventual revolución chií en la isla permita a Irán poner una pica en la península Arábiga. Arabia Saudí, que ha suprimido las manifestaciones de su propia minoría chií en la Provincia Oriental, se apresuró a enviar tropas a Manama para vigilar los centros neurálgicos y que las fuerzas bahreiníes pudieran aplastar la revuelta.

Los 35 muertos iniciales fueron un golpe tremendo para un país con apenas medio millón de nacionales. La presión exterior también contribuyó a que el rey Hamad nombrara una comisión de investigación, presidida por un relevante jurista egipcio, y aceptara nominalmente sus recomendaciones. Sin embargo, una serie de informes difundidos en los últimos días por varias organizaciones internacionales concluyen que “las autoridades no han puesto en práctica los puntos clave de la comisión investigadora” (Human Rights Watch) y “continúa la represión contra quienes se oponen a la familia real” (Amnistía Internacional). En cualquier caso, las reformas se han quedado cortas para las expectativas de los opositores y las protestas callejeras se han vuelto cada vez más violentas. Según Amnistía Internacional, el número de muertos se eleva ya a 60. Lo que es aún más grave, el estancamiento está radicalizando a los jóvenes tanto chiíes como suníes. Si los primeros se muestran inflexibles ante los tímidos gestos de la familia real, los segundos reclaman de ésta una respuesta más contundente contra quienes responsabilizan de haber arruinado el país, hasta el año pasado un importante centro de negocios que atraía a numerosos turistas de la región.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

El Partido Socialista se desentiende de Sócrates

El candidato, António Costa, pide a los militantes que no opinen sobre la detención

El Rayo Vallecano pagará a la mujer desahuciada de 85 años un alquiler

La plantilla del club se compromete a suministrar a la vecina del barrio una renta durante el resto de su vida

La protesta contra la ley del aborto arranca apoyada por cargos del PP

Las asociaciones convocantes reclaman a Rajoy que cumpla su programa electoral

Vivir en un cuadro

La arquitecta Teresa Sapey transforma los productos en serie en muebles

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana