El activista ciego chino Chen Guangcheng, camino de Estados Unidos

El disidente se refugió durante seis días en la embajada estadounidense en Pekín

Captura de pantalla que muestra a Chen Guangcheng en el aeropuerto de Pekín. / AP

El activista ciego chino Chen Guangcheng ha salido esta tarde en un vuelo de Pekín rumbo a Estados Unidos, acompañado de su esposa, su hijo y su hija. Las autoridades chinas les han facilitado pasaportes, y el avión ha despegado a las 17.53 (seis horas menos en la España peninsular).

La salida de Chen Guangcheng de China se produce como consecuencia del acuerdo alcanzado entre Washington y Pekín para poner fin al conflicto diplomático que enfrentó a los dos países después de que el disidente se refugiara durante seis días en la embajada estadounidense en Pekín. Chen llegó a la legación norteamericana en vísperas de la visita a China de la Secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, tras haber huido a finales del mes pasado del arresto domiciliario al que se encontraba sometido desde septiembre de 2010.

Chen no quería inicialmente irse de su país. Al principio, aceptó abandonar la embajada estadounidense a cambio de poder vivir en China sin que su familia fuera sometida a abusos. Posteriormente, cambió de idea y dijo que no se sentía seguro y que prefería irse a Estados Unidos, donde la Universidad de Nueva York le ha ofrecido una plaza para estudiar Derecho. Tras salir de la embajada el 2 de mayo, fue internado en el hospital Chaoyang, donde ha sido tratado de las heridas que se produjo en un pie durante la fuga. Se encontraba bajo vigilancia policial y con las visitas restringidas.
La decisión de que viajaría hoy mismo a Estados Unidos le ha pillado por sorpresa, ya que el miércoles pasado fue informado de que le darían el pasaporte en 15 días. Así lo confirma He Peirong, una activista que le ayudó a huir y le trajo en su coche hasta Pekín. “Chen me ha llamado esta mañana sobre las 9.30 (seis horas menos en la España peninsular). Nos hemos saludado, hemos hablado de los niños, del tiempo, de la comida y hemos bromeado un poco. En ese momento, no sabía que se iba hoy”, afirma He.
El activista fue informado poco antes de mediodía en el hospital, cuando le dijeron que hiciera el equipaje y se preparara para el viaje. Los pasaportes y los detalles del vuelo no le fueron comunicados hasta que llegó con su familia al aeropuerto.

Chen Guangcheng fue sentenciado a cuatro años de cárcel en 2006 por liderar a una multitud que interrumpió el tráfico y causó daños a propiedades. Sus defensores afirman que fue condenado por su activismo social. En 2005, causó la ira de los dirigentes provinciales cuando denunció que habían llevado a cabo un programa de esterilizaciones y abortos forzosos para cumplir con la política de hijo único.

Tras salir de la cárcel, fue sometido a un duro arresto domiciliario. Cámaras y decenas de guardas vigilaban su casa día y noche, e impedían el acceso y golpeaban a quienes pretendían visitarle. Durante este tiempo, él y su familia fueron objeto de continuas amenazas y palizas brutales.

Chen aceptó inicialmente salir de la embajada estadounidense a cambio de poder vivir en China sin que su familia fuera sometida a abusos. Posteriormente, cambió de idea y dijo que no se sentía seguro y que prefería irse a Estados Unidos, donde la Universidad de Nueva York le ha ofrecido una plaza para que estudie. Pekín accedió.

El activista ha denunciado la persecución de la que es objeto su familia en su provincia de Shandong desde que él huyó. Su hermano Chen Guangfu ha sido sometido a torturas y su sobrino, Chen Kegui, ha sido arrestado y ha sido acusado de asesinato por haber herido a varios funcionarios que entraron en su casa sin permiso y sin identificarse cuando descubrieron que Chen se había fugado.

Las autoridades han rechazado a los abogados que ha elegido la familia de Chen Kegui para defenderle. Estos aseguran que la policía les ha dicho que le han sido asignados dos abogados pertenecientes a un centro legal gestionado por el gobierno local.

Bob Fu, director de la organización no gubernamental ChinaAid, con sede en Estados Unidos, y amigo de Chen, ha emitido un comunicado en el que agradece a los gobiernos de Estados Unidos y China el haber hecho posible que el activista y su familia salgan del país.

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Avatar
Corresponsal de EL PAÍS en China

Últimas noticias

Ver todo el día

Una historia de amor y alzheimer abre temporada en el Poliorama

El País Barcelona

‘André y Dorine’ llega a Barcelona después de una larga gira nacional e internacional

La mujer que supo no cantar

Xavier Pujol Vilabertran

Impresionante versión de la mezzosoprano Sarah Connolly del ciclo de canciones ‘Amor y vida de mujer’ de Schumann

El peso del 3%

Las urnas del 27-S dirán si la corrupción pasa factura a CDC como se la ha pasado al PP

EL PAÍS RECOMIENDA

No, no tienes que beber ocho vasos de agua al día

El autor de un libro sobre mitos médicos explica por qué este se resiste a morir

Asesinato en directo y viral

Joan Faus Washington

El hombre que mató a dos periodistas de televisión en Virginia planificó todos los pasos para colmar su afán de gloria

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana