Los universitarios mexicanos se rebelan contra “la democracia de telenovela”

Miles de jóvenes protestan en el centro de la capital contra la manipulación informativa

Ver fotogalería
Imagen de la protesta de este miércoles en México.

Decía Keynes que "cuando esperamos que ocurra lo inevitable, surge lo imprevisto”. Y en México, lo inevitable era que en las elecciones presidenciales del próximo 1 de julio ganara el candidato del PRI, Enrique Peña Nieto. Pero surgió lo imprevisto, un actor a quien nadie había invitado y que no ha sido, como algunos temían, la violencia ni el crimen organizado. Un movimiento estudiantil de protesta ha emergido en pocas semanas de la nada, ha crecido vertiginosamente alimentado por las redes sociales y ha exhibido su fuerza este miércoles concentrando a miles de jóvenes manifestantes en el centro de la capital (15.000 según la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal). Es pronto para saber si cambiarán el rumbo de los comicios pero de momento han hecho trizas el guión previsto.

La cita era a las seis de la tarde en la Estela de Luz, un monumento construido en 2010 para celebrar el bicentenario de la independencia y un emblema para muchos de la ineficacia y de la corrupción, por su costo desmesurado. Allí, en un ambiente festivo, se presentó en sociedad el movimiento Yo Soy 132 (en referencia a los 131 alumnos que se significaron tras una protesta contra Peña Nieto en la Universidad Iberoamericana), y allí se congregaron los estudiantes de las universidades privadas, donde se encendió la mecha, y los de las públicas, que se han subido al carro de la rebeldía. Y también ciudadanos simplemente enojados, como Graciela Galán, de 61 años, desempleada desde hace cuatro, que exhibía emocionada una pancarta que decía: “Gracias jóvenes, solo ustedes pueden salvar México”.

Los participantes en la protesta explican por qué acudieron a la concentración BERNARDO MARÍN

En teoría la convocatoria no estaba dirigida contra nadie. El movimiento solo quería exigir “un proceso electoral transparante y claro, un voto consciente e informado y la democratización de los medios de comunicación”. Y de hecho la mayoría de las pancartas apuntaban directamente contra los medios, especial contra Televisa, la cadena de mayor audiencia cuya versión de los incidentes en la Ibero desbordaron la indignación de los jóvenes. “Abajo la democracia de telenovela” o “Infórmate, vota y apaga la caja idiota”, proclamaban. Pero muchos de los congregados dirigían sus dardos también contra Peña Nieto, como Karen, de 21 años, estudiante de la Universidad Tecnológica de Atizapán que declaraba contundente: “Yo estoy aquí para terminar con el PRI”. Más irónica, otra manifestante dedicaba al favorito de las elecciones esta reflexión en su letrero: “Ni mi ex es tan mentiroso”.

El ánimo común era de hartazgo, de indignación. Pero se percibía cierta división entre quienes querían convertir el acto en una demostración de repulsa contra el PRI, e incluso a favor de otros candidatos, y quienes apostaban por mantener el espíritu no partidista de la convocatoria. El escritor Paco Ignacio Taibo II se apuntó a los primeros: “Me suena tan raro lo de ser neutrales”, proclamó megáfono en mano y añadió: “Pero ¿de verdad hay alguien aquí que vaya a votar a Peña Nieto?”. Y no, no parecía que ese candidato tuviera muchas simpatías entre los congregados. Pero sus palabras fueron recibidas con reproches por aquellos que, como Luis, actor y director teatral, lamentaban que en el acto se estuviera “colando otra causa”. “Votaría por Cantinflas. No me creo que entre los cuatro candidatos esté el mexicano más capacitado para dirigir el país”, añadía escéptico.

¿Y las propuestas? Luis Bustamente y Arturo Cuevas, que portaban las camisetas negras de organizadores de la protesta, reconocían que el movimiento aún tenía por delante el reto de homologar las demandas y elaborar una agenda común. Pero algunas exigencias ya están claras: la primera, que el próximo debate electoral se retransmita en una televisión pública. También, impulsar Internet como un medio efectivamente universal. Y en tercer lugar, crear la figura del ombudsman, del defensor del público.

A la convocatoria se sumaron algunos padres y profesores. Y padres profesores, como Víctor Hugo Rosales, médico internista, a quien no le importaba pasar calor bajo la bata de la Universidad Nacional Autónoma de México, “porque quiero decir a todo el mundo que aquí estamos también los docentes”. Junto a él, quien lo había invitado, Víctor Hugo jr, su hijo y alumno de la prepa (curso de orientación para la universidad), contaba medio en broma que acudió el viernes a la manifestación de los estudiantes de las universidades privadas “para echarles una mano, porque tienen poca práctica en la protesta”. “Pero ahora estamos juntos, ya no hay diferencias", añadía.

La protesta no concluyó tras dispersarse los manifestantes del Paseo de la Reforma. Cientos de ellos se dirigieron luego a la sede de Televisa en Chapultepec, donde Peña Nieto iba a ser entrevistado por varios periodistas en el programa Tercer Grado. Entre un férreo control policial no se registraron incidentes. Las manifestaciones se extendieron además a otra docena de ciudades y promete tener continuidad: ya hay un acto convocado para el próximo miércoles en la Universidad Nacional Autónoma de México.

¿Tan inesperado ha sido este movimiento? Para algunos no. El poeta católico Javier Sicilia, voz de las víctimas de la violencia en México, presente en la concentración y casi aplastado por el cariño de los jóvenes, no parecía sorprendido. “Lo estábamos aguardando. Se hicieron esperar, pero nunca es tarde. Ellos son los que están luchando por el presente, es la revuelta de la inteligencia frente a la barbarie. No son menores de edad. Son nuestros mayores de edad y están peleando por lo que nosotros les hemos quitado, su presente. Es una lección maravillosa y aquí estamos para apoyarlos”.

Más información