TRIBUNA

“España, aparta de mí este cáliz”

En los últimos días, me vengo enterando que el gobierno español ha expulsado a decenas de mis compatriotas, directamente desde el aeropuerto de Barajas, argumentando que no tienen una supuesta "carta de invitación" necesaria para entrar a su país. Me parece, por decir lo menos, aberrante y humillante, en vista de los lazos que aparentemente nos unen.

Soy hijo y nieto de españoles, nacido en México y absolutamente mexicano gracias a la generosidad de esta tierra y de su gente. Mi mujer es mexicana y mis hermanos y sobrinas también lo son. Mis padres, en cuanto pudieron, pidieron la nacionalidad. Y lo somos todos, orgullosamente.

No tuve, tengo, ni tendré nunca un pasaporte español. Y por supuesto, jamás pediré que nadie me firme una "carta invitación", ni mostraré mi estado de cuenta, ni el recibo del hotel, ni mi boleto de regreso a México para que me dejen entrar a España. Así qué, no volveré mientras esas políticas unilaterales y absolutamente injustas y discriminatorias prevalezcan.

Alguien, argumentaba que todos los países de la Unión Europea la piden. He estado en Francia, Italia y Portugal y nunca me han exigido nada más que mi pasaporte.

En estos tristes tiempos de recesiones y desasosiego, en los que Grecia, la cuna de la civilización, está a punto de convertirse en la "tumba de la civilización" por seguir a rajatabla las políticas del Fondo Monetario Internacional, quiero, cariñosamente, decirle a los españoles (que no a su gobierno), que tengo grabadas, fielmente en la memoria, las palabras del gran poeta peruano César Vallejo escritas en 1937, en su texto "España, aparta de mí este cáliz" y que hoy por hoy, vienen a cuento:

"...sí la madre

España cae -digo, es un decir-

salid, niños del mundo; id a buscarla!..."

Y les digo también, que estaremos aquí para lo que se ofrezca. Nuestros lazos y nuestras sangres son indisolubles e indivisibles. Incluso, a pesar de nuestros gobiernos.

Sólo quiero recordar, sirva para lo que sirva, que finalizando la Guerra Civil Española, México acogió, sin reservas, a miles de refugiados que de ésta, hicieron su propia patria y así, salvaron la vida.

Cuando le preguntaron al General Lázaro Cárdenas, presidente de la república, a cuantos refugiados podría México recibir, contestó con un telegrama que hoy por hoy, me sigue pareciendo la síntesis de la solidaridad, la buena fe y el compromiso con un pueblo que sufría.

Dijo, escueta y maravillosamente: "¡Que vengan todos!"

Esa es la "Carta Invitación" con la que éste espléndido país respondió a sus hermanos de ultramar.

El gobierno español lo ha olvidado.

Yo no.

Y sigo diciendo, una y otra vez, ¡Gracias, México!

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana