Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Perú decreta el estado de emergencia en una provincia del sur por las protestas

Dos civiles mueren en los choques con la policía en el octavo día de revuelta contra una minera

Policía peruanos se enfrentan a la población.
Policía peruanos se enfrentan a la población. EFE

La imagen de los policías en cerros o en carreteras lanzando gas lacrimógeno y disparando a poblaciones contrarias a proyectos mineros es cada vez más frecuente en Perú. Esta vez, a la provincia de Espinar Cusco (sierra sur) no ha llegado el diálogo, sino cerca de 1.200 policías para resguardar la minera Xstrata-Tintaya. El saldo de dos muertos y al menos 13 civiles heridos ha llevado al gobierno a declarar esta noche el estado de emergencia durante 30 días en esa localidad.

Era el octavo día de protestas, lideradas por el Frente de Defensa de Espinar, para pedir la intervención del Gobierno central en sus quejas contra la minera. El Frente agrupa a dirigentes de comunidades afectadas por la contaminación causada por la extracción de cobre y a líderes que desde noviembre pedían a la empresa renegociar un acuerdo de responsabilidad social.

El sábado pasado, el Frente esperaba una comisión de viceministros enviada por el Gobierno, pero estando en Cusco -a siete horas del destino-, los funcionarios evaluaron que no había garantías suficientes en Espinar, por lo que no acudieron a la reunión.

Esta noche, el primer ministro, Oscar Valdes, ha afirmado en una conferencia de prensa que el Gobierno de Ollanta Humala “quiere una minería responsable” y que ha intentado infructuosamente el diálogo. Ha calificado la posición de los líderes locales como “radical”, como lo ha hecho con las autoridades de la región Cajamarca, que enfrenta un pleito similar.

Sin embargo, en declaraciones a Canal N, el presidente del Frente de Defensa de Espinar, Herbert Huamán, ha lamentado que la delegación de viceministros no llegase a la zona alegando que los comuneros tenían un interés político y que no les importaba frenar la contaminación. Los daños en las comunidades aledañas a la operación de Xstrata Tintaya han sido documentados en tres estudios: la presencia de metales pesados en el agua supera los límites permisibles y el ganado y los auquénidos tienen menos crías o sufren abortos.

Esta noche, el ministro de Energía y Minas, Jorge Merino, ha indicado en la misma conferencia de prensa que la operación de cobre debe concluir en el año 2015 y la ampliación del proyecto implica más de 1.500 millones de dólares de inversión.

Cuando los comuneros movilizados se han enterado al final de la tarde de que dos de los manifestantes heridos habían muerto, han secuestrado al fiscal Héctor Herrera y ha prendido fuego al vehículo en el que llegó a una de las tres zonas donde ocurrieron los enfrentamientos entre civiles y policías. Sin embargo, horas después, por gestiones de la directora de la Vicaría de la Solidaridad de Sicuani, Ruth Luque, el fiscal fue liberado, según ha declarado por teléfono esta noche, poco antes de que el Gobierno declarara el estado de emergencia en Espinar. Luque ha indicado que tenían reportes de 14 personas detenidas y que la Vicaría ahora intenta mediar entre el Gobierno y el Frente de Defensa de Espinar para que se produzca el diálogo.

El Gobierno de Ollanta Humala enfrenta esta semana dos delicados conflictos sociales causados por una normatividad medio-ambiental débil y un Estado con serias dificultades para fiscalizar el cumplimiento de los compromisos de las empresas mineras y de hidrocarburos. El de Espinar ha explotador este lunes con muertes y podía haberse evitado.

El jueves, en Cajamarca, región de la sierra norte, empieza una huelga indefinida contra el proyecto aurífero Conga, cuestionado por peritos extranjeros contratados por el Gobierno, quienes han sugerido mejoras al estudio de impacto ambiental. La institucionalidad ambiental es el nudo de las tensiones porque el Estado no logra presionar a las empresas para que cumplan con sus obligaciones.

La Vicaría de la Solidaridad de Sicuani ha denunciado que, mientras un grupo de sus trabajadores aguardaba anoche afuera del campamento de Tintaya-Marquiri, para saber la situación de los detenidos (dos menores de edad, entre ellos), un grupo de policías armados los obligaron a bajar de su camioneta, los golpearon y condujeron al campamento. Más tarde, la policía redactó un acta indicando que encontraron diez proyectiles en el auto. Jaime Borda y Romualdo Tito, los detenidos, se negaron a firmar el acta pues el vehículo estuvo a libre disposición de los efectivos. La secretaria ejecutiva de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, Rocío Silva Santisteban, ha calificado de absurdo que hayan 'sembrado' esas municiones.