La justicia condena a Mubarak a cadena perpetua por la muerte de manifestantes

El tribunal condena también al ex ministro de Interior por los mismos delitos

Absueltos de los delitos de corrupción Alaa y Gamal Mubarak, hijos del 'raís' depuesto

El expresidente sufre un deterioro de su salud durante su traslado a prisión

El expresidente egipcio Hosni Mubarak, de 84 años, ha sido declarado culpable de complicidad en la represión de los manifestantes durante la revolución, y condenado a cadena perpetua en un fallo histórico para Egipto y el mundo árabe. Los hijos del raís depuesto, Alaa y Gamal Mubarak, han sido absueltos de los cargos de corrupción de los que habían sido acusados, aunque por el momento permanecerán en la cárcel a la espera de que se resuelva otro caso. La Fiscalía General egipcia ha ordenado el traslado de Mubarak a la prisión de Tora, en el sur de El Cairo, adonde el expresidente ha llegado en un helicóptero. Durante el viaje y según ha informado la televisión egipcia, el condenado ha sufrido problemas de salud y ha sido ingresado en el hospital de la cárcel. Hasta ahora, Mubarak había aguardado su juicio en un hospital militar de las afueras de la capital. Sus abogados recurrirán las sentencia ante el tribunal de casación, para lo que cuentan con 60 días.

Seis de los colaboradores de Mubarak, acusados de ordenar la represión con armas de fuego de las manifestaciones durante los 18 días de la revolución, han sido absueltos.Todos ellos, junto a Alaa y Gamal Mubarak, han sido trasladados a Tora en un aparato diferente al de Mubarak

El exministro de Interior, Habib Al-Adly, escucha el veredicto. / AP

El ex ministro del Interior Habib el-Adly ha corrido la misma suerte que el expresidente egipcio y ha sido condenado a cadena perpetua por haber ordenado disparar contra los manifestantes durante la rebelión, lo que causó la muerte de más de 800 personas.

La noticia ha llegado en plena campaña de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, en la que se enfrentarán a mediados de junio Mohamed Morsi, el candidato de los Hermanos Musulmanes, y Ahmed Shafik, el último primer ministro de Mubarak. Según la mayoría de analistas, este contexto puede haber influido de forma muy directa en la decisión de los tres jueces que forman el tribunal, y que preside el magistrado.

Shafik está considerado el candidato preferido de la Junta Militar, que administra el país desde la renuncia de Mubarak. Con la finalidad de atraerse a los votantes laicos favorables a la revolución, Shafik ha prometido esta semana que "no hay vuelta atrás", en referencia a una posible restauración del antiguo régimen en caso de victoria. Si bien la sentencia es más suave de lo que la mayoría de revolucionarios hubiera deseado, puede dar credibilidad a la promesa de Shafik de pasar página.

Las pasiones de un juicio

Desde su inicio el pasado mes de agosto, el caso ha despertado pasiones entre los egipcios, pues el proceso se interpreta no solo como un juicio sobre los hechos que sucedieron durante la revolución, sino sobre el legado de uno de los gobernantes más longevos de la historia de Egipto. Al igual que su primera sesión, la última fue retransmitida en directo por la televisión pública egipcia, y millones de egipcios la siguieron enganchados a las pantallas de sus televisores.

Varios centenares de personas se congregaron ante la puerta principal de la Academia de Policía de El Cairo, situada a las afueras de la capital, para expresar sus sentimientos opuestos hacia la figura de Mubarak, que gobernó el país con puño de hierro durante más de tres décadas(1981-2011). Defensores y detractores, muchos de ellos familiares de las víctimas de la revolución, se encontraban separados por vallas, y por un fuerte dispositivo policial

En un primer momento, al escuchar el veredicto a Mubarak, los familiares de los mártires empezaron a saltar y abrazarse. Sin embargo, su alegría se esfumó al saber que el resto de los acusados fueron absueltos, y se iniciaron los gritos contra la corte. Peor se acogió el fallo a unos 100 metros, donde había una veintena de seguidores del último faraón, que sostenían sus pósters. "Es muy injusto. Nuestro presidente ha hecho tanto para el país", decía entre sollozos Salma Nasser, una joven estudiante.

"¡Falso! ¡El veredicto es falso!", gritaban los manifestantes en la plaza Tahrir, alternándolo con un nueva versión del cántico más popular durante la revuelta: "El pueblo quiere la ejecución de Mubarak"."No estoy contenta por el veredicto. Hay seis responsables de la policía que se han ido de rositas, y los hijos de de Mubarak también", relataba por su parte Suha Said, cuyo esposo murió el 28 de febrero, en una de las manifestaciones que se dirigían a Tahrir. "Es un veredicto con fines políticos, manipulador, y que demuestra que la justicia no es independiente".

Poco a poco la tensión fue escalando, hasta desbordarse en un enfrentamiento a pedradas entre los detractores del expresidente, y las fuerzas de policía, que se saldaron con cuatro personas arrestadas, y una docena de heridos. En la corte, defensores y detractores de Mubarak se enzarzaron en una pelea a puñetazos, mientras estos últimos gritaban: "El pueblo quiere la purga de la justicia".

Según fuentes del Ministerio del Interior, unos 5.000 policías y 2.000 soldados fueron desplegados para garantizar la seguridad del reciento y de sus aledaños, así como para escoltar el traslado del exraís a la academia desde el hospital militar donde se ha alojado durante los últimos meses.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

El 'alcalde vitalicio' de Washington

Marion Barry, que durante 16 años gobernó la capital de EE UU, muerte a los 78 años

Rousseff rectifica su programa económico tras su reelección

El Gobierno brasileño aplica propuestas electorales del candidato de la oposición conservadora al subir los tipos de interés y el precio de la gasolina

La corrupción de Petrobras sacude Brasil

Los arrepentidos revelan a la justicia el rastro de sobornos de la mayor empresa pública latinoamericana

México choca con el presidente de Uruguay por el caso Iguala

El presidente uruguayo retira sus acusaciones de "Estado fallido”, después de que el Gobierno mexicano convocase al embajador uruguayo

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana